Zidane dijo que a "Cristiano no le pasa nada"; Bale brilló

Publicado: 6/11/2016 11:37
Zidane dijo que a "Cristiano no le pasa nada"; Bale brilló
Facebook Real Madrid

El técnico madridista destacó la importancia del triunfo ante el Leganés (3-0), en una Liga que aseguró está igualada.

Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid, restó importancia al mal partido de Cristiano Ronaldo, que no tiró a puerta ante el Leganés y encadena cinco partidos sin marcar en el Santiago Bernabéu, y aseguró que "no le pasa nada" y que "está tranquilo".

"A Cristiano no le pasa nada, lo único es que siempre queremos que marque, pero el otro día metió tres en Vitoria. Sé que a lo mejor se ven cosas en el campo porque siempre quiere meter gol pero no pasa nada, no le veo preocupado, le veo metido y bien. Es cierto que le gusta meter gol y más en el Bernabéu, pero está tranquilo", manifestó en rueda de prensa.

El técnico madridista destacó la importancia del triunfo ante el Leganés (3-0), en una Liga que aseguró está igualada. "No creo que mi trabajo sea poco reconocido pero esto es el Real Madrid y sabemos el trabajo que estamos haciendo. La liga hoy no la vas a ganar con 100 puntos seguro y cada vez es más difícil ganar un partido fácil".

"La primera parte ha sido complicada para nosotros, luego cuando marcas es un partido distinto y controlamos la segunda parte. Estoy pensando siempre en el equipo y estoy contento por el trabajo de todos, no de uno en particular. Hay uno que marca la diferencia (Bale), pero lo que me mola es el equipo", añadió.

Celebró Zidane el regreso de Luka Modric y aseguró que Casemiro se va acercando a su vuelta. "Casemiro ha vuelto al trabajo de campo, está corriendo pero aún no ha tocado balón. Es cuestión de días y lo importante es que ha vuelto a pisar el césped. Estoy contento por la vuelta de Luka. Falta Sergio, nuestro capitán, y luego Pepe. Ojalá que no haya sorpresas ahora que los jugadores se van con la selección".

El partido

Un doblete de Gareth Bale puso el brillo a un Real Madrid sin la constancia deseada por Zidane, irregular en su juego ante un Leganés ordenado que se estrenó en el Santiago Bernabéu en un encuentro que cerró Álvaro Morata (3-0) y en el que los de Zidane no encajaron diez partidos después.

Pidió constancia Zidane a sus jugadores, obligados a levantarse tras el traspié europeo en Varsovia ante el modesto Legia. Ser constante es una de las grandes dificultades de la vida. Sin duda es su reto en un Real Madrid que se desenchufa en pleno partido o que salta sin la motivación que el fútbol de hoy en día exige.

Se esperaba salida en tromba del Real Madrid y nada más lejos de la realidad. Dormido, como si la hora extraña de fútbol matinal en el Santiago Bernabéu le afectase. Estático, ni un desmarque en los tres de arriba entre los que aparecía Morata en su oportunidad ganada a pulso junto a Bale y Cristiano. Parte de culpa tenía el planteamiento de Asier Garitano.

Asumiendo su modestia y con la lección aprendida de jugar de tú a tú al Barcelona, el Leganés plantó un 4-5-1, con líneas juntas, que desactivó el juego del Real Madrid, tapó espacios y no existió la conexión entre el centro de campo y los tres de arriba de Zidane. Entró duro, cortó el bajo ritmo de juego, dejó ayudas defensivas dos contra en uno en banda.

Todo unido provocó que el Real Madrid tan solo llegase en cinco ocasiones a área rival en el primer acto. Lo increíble al descanso fue que se marchase ganando 2-0, ambos de Bale, a un pase con visión de privilegiado de Isco desde la banda izquierda y adelantándose el galés a todos en boca de gol, tras una falta lateral de Kroos y cabezazo de Varane.

Isco era la gran víctima del planteamiento del Leganés. Sin líneas de pase erró más que nunca. Sin hueco para pasar acabó disparando a las nubes dos acciones pero apareció para ver el pase que muy pocos jugadores tienen la capacidad de ver para desatascar el duelo. Cristiano se desesperaba sin poder ejercer su poder en el juego y se enganchaba con Mateu Lahoz tras recibir una dura entrada que no recibió castigo. El infractor se fue limpio y el portugués con amarilla y discusión con el árbitro.

Había pedido el Leganés un penalti sobre Szymanowski en una puja con Varane, pero le faltaban argumentos ofensivos como para generar nerviosismo en el coliseo madridista. La vez que más cerca estuvo fue a un centro de espaldas a puerta de Gabriel tras falta lateral, al que no llegó por milímetros Insua en el segundo palo.

Morata buscaba el premio a su esfuerzo pero era frenado en continuas faltas. La primera llegada madridista había llegado con un testarazo suyo sin espacio que se perdió cerca del travesaño de Serantes. Sin fútbol del Real Madrid, solo errores en salida de balón del Leganés provocaban cierto desequilibrio.

Tras la reanudación, los hombres de Zidane liberados de la presión del marcador pusieron más voluntad por agradar. Arrancaron jugando con un punto mayor de velocidad y lo aprovechó Bale para hacerse lucir a Serantes en dos paradas. La primera al disparo cruzado en carrera del galés y segundos después respondiendo con reflejos a un cabezazo.

Al Leganés le faltaban argumentos para protagonizar una reacción. Defendió bien y busco la velocidad de Szymanowski para intentar marcar el tanto del honor al contragolpe. En una acción que pilló a la defensa blanca, chutó cuando le encimaba Carvajal para que Keylor se luciese el primer día que dejó su portería a cero en la temporada.

En área visitante todos los remates eran de Bale, con Cristiano en una línea de irregularidad inédita, sin presencia en el juego y con pocas acciones de remate que no fuesen a balón parado. Aún así, generoso para dejar una falta a James, consciente del duro momento que atraviesa su compañero.

Reapareció Modric, vital para el juego madridista, y Morata cerró con un buen gol un derbi madrileño de estreno en la elite, añadiendo un argumento más a su favor en el pulso con Benzema. Su desmarque encontró el pase de James al espacio y lo resolvió con gran definición, con un derechazo al lado donde no esperaba Serantes para mantener en el liderato al Real Madrid y abrir hueco con el Atlético de Madrid.

EFE