Colombia y Uruguay suben la temperatura de la eliminatoria

Deportes

11/10/2016 08:48

Colombia y Uruguay suben la temperatura de la eliminatoria

twitter @uruguay

El fanatismo por los celestes también llega a Barranquilla. Suárez firma autógrafos y Godín saluda a los hinchas en la puerta del hotel.

La celeste quiere cambiar la historia en Barranquilla. Colombia apuesta a sacar el máximo provecho al calor y la humedad.

Daniel Rodríguez

Para la selección uruguaya las eliminatorias equivalen a sufrimiento y calculadora, por lo que el camino a Rusia 2018 representa una excepción. Con medio torneo por disputar, la celeste tiene gran parte de la tarea hecha, pero el mensaje del cuerpo técnico y los jugadores no admite el exceso de confianza.

Gran parte de este plantel pasó por la experiencia de arrancar muy bien y ver como se complicó la clasificación después de seis partidos sin ganar, lo que les recuerda la necesidad de estar enfocado en el objetivo y mantener el rendimiento, de cara a una segunda rueda donde el margen de error se achica y la tensión aumenta.

Pero la prudencia no anula los méritos acumulados y la realidad es que Uruguay impone respeto y eso se nota en este choque con Colombia. Hace cuatro años, equipo a equipo los colombianos se sabían superiores. Esta vez la percepción es otra y eso lleva a poner el acento en el peso que tendrán las condiciones reinantes en la tarde de Barranquilla.

Varios jugadores colombianos reconocieron que el calor y la humedad son factores que pueden incidir para desgastar a Uruguay. La alusión al calor y la humedad es permanente y está en el recuerdo de los tres antecedentes favorables a Colombia en el Metropolitano, en las preguntas a los técnicos y en los análisis previos.

Aún con esos factores en juego, también hay que señalar que en esta eliminatoria Uruguay supo ganar por primera vez en la altura de La Paz y levantarle un 0-2 a Brasil en la calurosa Recife. Esos partidos más los cinco partidos disputados en Montevideo, con puntaje perfecto, 14 goles a favor y cero en contra, pusieron al equipo en lo más alto de la tabla. Cada partido es diferente y lo esencial será lo que hagan ambos equipos en el campo, pero en esta eliminatoria los celestes se sienten en condiciones de llevarse algo de Colombia.
Falcao rodeado de uruguayos en el Colombia 4 - Uruguay 0 de 2012
Falcao rodeado de uruguayos en el Colombia 4 - Uruguay 0 de 2012

En la última conferencia el entrenador uruguayo no quiso adelantar la formación ni confirmar que Matías Vecino será quien ingrese por Lodeiro. Sin embargo aseguró que el equipo no variará mucho en relación al que jugó frente a Paraguay y Venezuela. Tabárez no es afecto a cambios drásticos, por lo que no habría más variantes que el ingreso del volante de la Fiorentina para jugar junto a Arévalo Ríos en el centro del campo, con un esquema de 4-4-2 que ya se aplicó en otros partidos. Muslera, Corujo, Coates, Godín, Silva, Sánchez, Arévalo Ríos, Vecino, C.Rodríguez, Suárez y Cavani serán los once de Uruguay.

Con la ratificación del equipo con Suárez y Cavani como titulares, queda claro que Tabarez no especula ni con el resultado ni con el riesgo de perderlos ante Ecuador si son amonestados. Uruguay va con lo mejor que tiene y le impone a los colombianos el desafío de enfrentar a dos de los mejores delanteros del mundo.

Por su parte el equipo de Peckerman también viene haciendo una buena eliminatoria. Está a solo tres puntos de Uruguay y viene de ganarle en la hora a Paraguay en Asunción. Para esta doble etapa el armado del plantel quedó condicionado por las lesiones de varios titulares como Medina, Torres y James Rodríguez.

La ausencia de este último desató algunas críticas hacia el jugador y provocó cuestionamientos al entrenador por la forma en que manejó la posible presencia del jugador del Madrid hasta último momento. Frente a Paraguay arrancó con Ospina en el arco, Arias, Mina, Oscar Murillo y Díaz en el fondo y delante tres volantes de contención que fueron Aguilar, Sánchez y Wilmar Barrios. Más adelantados estuvieron Cuadrado por derecha y Muriel por izquierda, con Bacca como punta.

En Barranquilla la principal variante pasará por el ingreso de Macnelly Torres por Barrios, por lo que dejaría a Sánchez y Aguilar en la tarea de contención y marca, sumando a un volante creativo. Según informa El Espectador de Colombia, a esto se puede sumar el ingreso desde el vamos de Edwin Cardona, el hombre gol ante Paraguay sobre la hora, quien ingresaría por Cuadrado, en duda por molestias físicas.
José Peckerman, DT de Colombia
José Peckerman, DT de Colombia

Con ese esquema Peckerman podría soltar a Muriel más arriba como punta en caso que necesite más presencia en el área.

A partir de su estilo de juego, y considerando la incidencia del clima, los colombianos apuntan a tener la pelota y hacerla circular para desgastar a los jugadores uruguayos.

Es de esperar que el equipo colombiano vaya a presionar en la salida y abra la cancha con la presencia de los laterales en ataque, fundamentalmente por el lado izquierdo con Faryd Díaz. Sin James y Cuadrado pierde cambio de ritmo, además de la interesante cuota goleadora que tiene con su selección del volante del Madrid.

Menos veloces, Macnelly Torres ofrece panorama y Cardona habilidad en el uno contra uno, lo que puede generar faltas en el último cuarto de cancha, además de joyitas como la definición en el gol ante los paraguayos. En el ataque Bacca no logra la eficacia que tiene en el Milán con su selección y ante la ausencia de Falcao y Teo Gutiérrez, las alternativas en el plantel pasan por Roger Martínez y Orlando Berrío.

Tras cumplir la mejor actuación histórica en un mundial en 2014, la ilusión de potenciar a ese equipo con la vuelta de Falcao se esfumó entre una discreta Copa América en Chile y un duro arranque de eliminatoria que incluyó la caída 3 a 0 ante Uruguay en Montevideo y la derrota a manos de Argentina en la propia Barranquilla.

El modelo 2016 de las eliminatorias le ganó a Bolivia y Paraguay afuera, venció a Ecuador y Venezuela en casa y solo perdió en la visita a Brasil. Peckerman reconstruyó el equipo respetando el concepto de juego, pero con mayor grado de pragmatismo. Si es necesario esta Colombia pone tres volante de marca como ante Paraguay o se retrasa en el campo para sostener el resultado si el rival controla la pelota, como ocurrió ante Venezuela.

Desde lo táctico, Uruguay seguramente se retrase en el campo con respecto a lo hecho frente a Paraguay y Venezuela, con la premisa de “limitar al rival” al decir de Tabárez y apelar a la transición rápida de defensa a ataque en contragolpe. Si el partido se da así, seguramente Cavani sea el punta que juegue de espaldas al arco para recibir y descargar y Suárez vaya al mano a mano con los defensas con espacios abiertos.

En defensa serán claves las ayudas de los volantes para achicar espacios delante de la línea de cuatro y apoyar a los laterales para evitar el 1-2 por las bandas. En el juego por alto, Yerry Mina será de cuidado en las jugadas de pelota quieta, rubro que Colombia también deberá cuidar cuando le toque defender, ya que Uruguay aprovecha esta vía como pocos.

Otro detalle para la defensa será cuidar los movimientos de Bacca. En el partido anterior, Rondón no se dejó anticipar y le complicó la vida a Coates, algo que puede repetir el delantero colombiano.

Ambos equipos asumirán los roles que por características les quedan más cómodos. Será un partido de contrastes, Con Colombia proponiendo y manejando la pelota; Uruguay cerrado y contragolpeando.

En el espeso aire caribeño se percibe la sensación de partido típicamente sudamericano.

Colombia apuesta a su fútbol, pero también al calor aplastante, por aquello de que en esta parte del mundo fútbol cada detalle cuenta y juega. Uruguay sabe lo que se sufre y lo que cuesta. Pero también sabe que lo que se goza dar vuelta la historia.