Copa Sudamericana I Peñarol empató con Sportivo Luqueño como vistante

Por: Brahian Kuchman
Publicado: 9/08/2016 21:52
Copa Sudamericana I Peñarol empató con Sportivo Luqueño como vistante
EFE. El partido revancha se jugará el próximo martes en el Campeón del Siglo.

El aurinegro igualó 0 a 0 ante el equipo guaraní en el encuentro de ida por la primera fase del campeonato. Resta el partido revancha

Después de varias experiencias de prueba, finalmente llegó la competencia oficial para Peñarol que se presentó en Paraguay para disputar por la Copa Sudamericana, el primer encuentro de la llave ante Sportivo Luqueño.

Justamente, aquellas experiencias internacionales en lo previo, le permitieron a su entrenador Jorge Da Silva ratificar un esquema, una forma y un estilo. Esta idea que expuso el “Polilla” ante el equipo guaraní con la intención de ser protagonista, priorizando más ofender que preservar, sin importar las condiciones, ya se advertía y esperaba.

La propuesta ofensiva se afianzó en el inicio. El tenue nivel futbolístico expuesto por el rival, obligó a Peñarol en los primeros minutos a inquietar en tres cuartas cancha.

La velocidad de los extremos Nicolás Dibble por derecha y Luis Urruti por la zurda exigían en campo rival con la intención de avanzar por las bandas exponiendo ritmo y dinámica. Mientras que los atacantes Miguel Murillo y Gabriel Ávalos también colaboraban presionando sin balón, pero fueron escasos sus aportes al momento de generar.

Sin embargo, la fórmula aurinegra permaneció solo al comienzo. Con el correr de los minutos, el equipo se replegó y el local aprovechó, Luqueño se arriesgó un poco más y equiparó el cotejo pero ambos sin poder profundizar.

Apenas sí, un centro de Tomás Costa que logra peinar Ávalos, sin poder anotar. Un remate de Dibble en el área que despeja el arquero Aquino. Mientras que el local inquietó algo más, generó situaciones, y en su mayoría gestados por la zurda de Vladimir Marín.

Diversos centros y tiros libres lanzados por el colombiano que incomodaron al arquero Gastón Guruceaga, de gran partido. No obstante, faltando un minuto para el descanso, el joven golero salva magníficamente a Peñarol tras un gran remate de Villamayor.

El complemento comenzó igual, con el equipo local inquietando y alguna situación más que generó, pero abusando constantemente de los centros y pelotazos de Marín y de su potente zurda.
Con los cambios y el balance logrado en el complemento, quedó la sensación que la clave estaba en poblar mejor la mitad de cancha

Cuando ingresan Nicolás Albarracín por Urruti y Nahitan Nández por Murillo, Da Silva modificó el sistema, y ahí es cuando Peñarol procura una mayor consistencia y equilibrio en mitad de cancha. El equipo tomó protagonismo por primera vez en el partido.

No obstante, a los 75’ Dibble con gran asistencia dejó solo al ingresado Albarracín quién no pudo concretar en el mano a mano frente a Aquino, en la primera clara que tuvo la visita.

Los últimos minutos también fueron para el aurinegro aprovechando un mejor balance en el medio campo que al inicio, intentó avanzar en bloque por el centro pero sin poder abrir el marcador. Peñarol selló un importante 0 a 0 de visita y deja la llave abierta para definir el próximo martes en Montevideo.

Con las variantes y el balance logrado en el complemento, quedó la sensación que la clave estaba en el equilibrio y conseguir poblar mejor la mitad de cancha, ganar en esa zona para poder generar desde allí. Quizás Peñarol exigió demasiado a sus extremos, el jugar e insistir constantemente por las bandas desgastó a un equipo que le faltó volumen de juego y avanzar en bloque, como sí lo hizo en el final.