Seis razones para encontrar al campeón de la Libertadores

Por: Daniel Rodríguez

Deportes

17/07/2016 07:26

Seis razones para encontrar al campeón de la Libertadores
Librado Azcona y Miguel Borja. Figuras de los finalistas de la Copa Libertadores/Facebook Oficial de los clubes.

A días de la definición entre Atlético Nacional e Independiente del Valle, analizamos las fortalezas y debilidades de los finalistas.

El mejor equipo ante la sorpresa. La Copa Libertadores 2016 tendrá una final inédita, protagonizada por dos equipos muy diferentes en su propuesta, su integración y su recorrido a lo largo del certamen.

Por un lado estará Atlético Nacional, el equipo de mejor despliegue futbolístico y señalado como uno de los favoritos para ser campeón, condición que fue ratificando a lo largo de la copa. Por el otro estará Independiente del Valle, la sorpresa y absoluta revelación de la Libertadores. El equipo ecuatoriano llega haciendo historia, tras eliminar al último campeón River y también dejar afuera a Boca en la mismísima Bombonera.

Otro dato importante es que ambos lograron mantener a los planteles prácticamente intactos tras el parate por la Copa América Centenario, lo que permitió mantener la regularidad en el rendimiento, según lo mostrado por los ahora finalistas en la instancia semifinal.

Será la primera final de Libertadores entre equipos del Pacífico y también la primera desde 1991 sin argentinos o brasileños en la definición. Atlético Nacional va por su segunda Libertadores tras ganar la de 1989. Independiente va por la primera. Para Colombia y Ecuador será la segunda vez que un equipo de su país obtiene el título.

¿Cuales son las claves de la final? ¿Las fortalezas? ¿Debilidades? Pasen y vean los motivos de cada uno para soñar con la gloria...
Atlético Nacional es el equipo con mejor rendimiento en la Libertadores/Facebook oficial
Atlético Nacional es el equipo con mejor rendimiento en la Libertadores/Facebook oficial

El favorito: Atlético Nacional

1-fútbol de posesión y ataque

Desde la fase de grupos, Atlético Nacional exhibió regularidad y eficacia en base a su propuesta. Reynaldo Rueda armó un equipo dominante en la tenencia de balón, con generación de circuitos de ataque por las bandas, a partir de los arranques de Bocanegra y Farid Díaz en los laterales. La primera línea del medio -Mejía y Pérez, jugadores de selección- fueron fundamentales hasta ahora en la construcción del juego y en la disciplina táctica de un equipo que logra mantenerse "corto" cuando ejerce la presión en campo contrario. A esto se suma el talento exhibido por jugadores como Guerra, Macnelly Torres, Berríos, Marlos Moreno o Ibarbo, que aportaron variantes con el desequilibrio individual.

Los números de los colombianos impresionan: de doce partidos ganó nueve, empató dos y solo perdió ante Rosario Central en la ida de cuartos de final. Fue el mejor equipo de la primera fase, en donde solo empató un juego de seis. De los 23 goles que anotó, 14 fueron en el segundo tiempo y ocho de estos en los últimos 15 minutos, momento de definición de los partidos.

2-Perdió a Ibarbo pero ganó a Borja

Víctor Ibarbo fue el jugador estrella que sumó Atlético para encarar la Libertadores. El problema para los albiverdes fue la interrupción de la copa a causa de la Copa América. Tras fichar con Panathinaikos, su lugar fue ocupado por Miguel Borja, quien logró un notable rendimiento en los partidos de semifinal ante San Pablo, anotando los cuatro goles que sirvieron para clasificar al equipo a la final y quedando como el goleador del equipo con tan solo dos partidos. Esto además demuestra que el "verdolaga" tiene gol por varías vías, ya que por debajo hay cuatro jugadores que marcaron tres tantos cada uno en la Libertadores.

3-El peso de Medellín

Ganó cinco de los seis juegos que disputo en el Atanasio Girardot. Solo empató con Huracán en el grupo cuando ya estaba clasificado. Al ser el mejor equipo de la ronda de grupos, se aseguró definir todas las series en casa, algo que aprovechó sobre todo ante Central, a quien tenía que ganarle obligatoriamente.

Ante Independiente volverá a contar con la ventaja de definir en casa en los noventa, en alargue o penales. Sin embargo en esta llave final no pesarán más los goles anotados en calidad de visitante.

El punto más controversial de la marcha de Atlético por la copa tiene que ver precisamente por los partidos disputados en casa. Ante Huracán en octavos hubo problemas con personas encargadas de la seguridad, tras las justificadas críticas de los argentinos por la actuación del árbitro Argote. Frente a Rosario Central hubo una injustificada provocación de los colombianos hacia sus rivales tras el 3 a 1 que los clasificó a semifinales. A esto hay que sumar el mal desempeño del juez chileno Polic en el juego ante San Pablo, donde no marcó un penal a favor de los brasileños y fue cuestionado por la forma en que expulsó a Lugano.

El retador: Independiente del Valle
Independiente hizo historia eliminando a River y a Boca de la misma Copa/Facebook Copa Libertadores.
Independiente hizo historia eliminando a River y a Boca de la misma Copa/Facebook Copa Libertadores.

1-El factor sorpresa

Desde la fase previa, donde eliminó a Guaraní anotando un gol en Asunción, el equipo de Pablo Repetto se encargó de amargarle la vida a los equipos supuestamente favoritos.

En el grupo 5 clasificó segundo detrás de Atlético Mineiro y dejó atrás a Colo Colo. Para superar a los chilenos, con un plantel mucho más cotizado, resultó fundamental no perder ninguno de los juegos ante el "Cacique" y hacerse fuerte de local ante el "Galo", ganándole 3 a 2 en casa. Con campañas casi idénticas, la diferencia la hizo la victoria ante los brasileños, algo que Colo Colo no pudo lograr.

Sin embargo fue a partir de octavos que Independiente se convirtió definitivamente en la gran sorpresa del certamen. Con todo a favor, sacó en fila a River Plate, Pumas y Boca, coronando su llegada a la final con un memorable triunfo en La Bombonera por 3 a 2. Ante el Atlético parte con la misma premisa y lo que está en juego es el premio mayor...

2-Un equipo fuerte, solidario y sólido

El rendimiento defensivo es la base del buen rendimiento del equipo, aunque el hecho de haber tomado 11 goles entre la fase de grupo y la eliminatoria lleve a pensar lo contrario. La cuestión es que Independiente hace pesar mucho cada gol a favor y en momento críticos supo sostener el resultado, como ocurrió en las revanchas ante los argentinos y los Pumas de la UNAM.

Otro factor tiene que ver con el notable rendimiento de su arquero Librado Azcona. Decisivo ante el asedio de River en la revancha de octavos y héroe en el desempate ante Pumas al atajar un penal en el desempate. Frente a Boca volvió a brillar en los dos partidos, en base a reflejos y ubicación.

Delante de Azcona hay una defensa muy firme en el juego aéreo, con el zaguero Mina como la figura central. En el medio campo Rizotto es clave en el orden del equipo y para marcar los tiempos en la salida o repliegue, lo que se completa con el talento de Sornoza como armador del juego y anotador -lleva seis goles anotados-. En ofensiva, José Angulo y Cabezas son las otras figuras destacadas, con 6 y 3 goles marcados respectivamente.

En Independiente todos corren, marcan y se brindan a las necesidades del equipo. No tiene el virtuosismo que muestra Nacional, pero cuenta con armas para preocupar a los colombianos, como el juego vertical y de salida rápida para aprovechar posibles espacios para la contra. Vaya si Boca lo sufrió cuando salió a presionarlo en el comienzo de la segunda parte de la revancha.

Otro punto fuerte es el juego aéreo y las jugadas de pelota quieta; si bien Atlético tiene jugadores con buena altura en defensa, mostró algunos problemas en ese rubro ante San Pablo.

3-Como local también está invicto

Desde octavos, Independiente debió oficiar de local en Quito, donde no perdió la eficacia mostrada en el pequeño estadio Rumiñahui de Sangolquí. Jugó todas las definiciones primero como local y sostuvo los resultados como visitante, pese a tomar goles frente a Pumas y Boca.

El cambio reglamentario para las finales puede ser inclusive un factor favorable para Independiente, en la medida que mantenga un partido cerrado y logre dejar el arco en cero en Quito. Llegar a Medellín con un resultado a favor y sin el factor del gol en contra, puede ser un factor de presión adicional para Atlético, cosa que los colombianos pudieron superar "en la hora" ante Rosario Central. La cuestión es que estará en disputa nada menos que la final, lo que achica el margen de error y aumenta la motivación.