Maldición alemana: faltan goles en partidos decisivos

Por: Daniel Rodríguez
Publicado: 8/07/2016 08:14
Maldición alemana: faltan goles en partidos decisivos
@UEFAEURO

De 2002 a 2016 Alemania estuvo en la definición en siete de ocho torneos grandes, sumando Mundiales y Euro. Solo pudo ser campeón en uno.

"El fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, que lo saben jugar los brasileños y en el que siempre ganan los alemanes." Esa frase atribuida al ex delantero inglés Gary Lineker define el permanente protagonismo de los alemanes en los torneos internacionales.

La reciente eliminación de la Euro 2016 a manos de Francia agrega un nuevo capítulo a una historia reciente marcada por la sensación de "morir en la orilla" en las instancias decisivas. Hoy Alemania luce el escudo de campeón del mundo tras consagrarse en Brasil, lo que representa la excepción a la regla en este siglo XXI.

La historia de una potencia

La selección alemana ganó en la historia 4 mundiales FIFA de mayores (1954, 1974, 1990 y 2014) y tres ediciones de la Eurocopa (1972, 1980 y 1996), siendo el más laureado junto a España. También llegó a la final de los mundiales de 1966, 1982, 1986 y 2002. En la Euro fue vice-campeón en 1976, 1992 y 2008.

¿Algo más? Sí. Participó en 18 de las 20 Copas del Mundo de FIFA, salvo en 1930 cuando declinó participar y en 1950 cuando la federación estaba suspendida por razones políticas, como sanción hacia el país a causa de la Segunda Guerra Mundial. A nivel europea solo quedó afuera de la Fase Final de la Euro 1968. Como síntesis cabe agregar que la selección alemana está segunda en el historial de los mundiales entre 1930 y 2014, solo superada por Brasil. En Europa ocupa el primer lugar histórico considerando las 15 Euros, incluyendo la actual que se disputa en Francia.

Estos presencia casi permanente en los grandes torneos internacionales tiene épocas muy destacadas: En los 30 años entre el mundial 66 y la Euro 96 estuvo casi siempre entre los cuatro primeros de cada torneo, salvo en 1968, 1978, 1984 y 1994. La segunda era de predominancia de Alemania lleva 14 años, si se toma como punto de partido el mundial 2002. Salvo en la Euro de 2004, cuando quedó fuera en primera fase, la selección germana siempre llegó a las definiciones de los torneos grandes. Sin embargo su cosecha de títulos es muy escasa, si se compara con lo ocurrido décadas atrás.

Una explicación a esta falta de resultados en la "recta final" de los torneos -desde luego que no es la única- tiene que ver con la falta de gol del equipo en esas instancias definitorias. Tomando en cuenta los siete campeonatos "grandes", Alemania cayó en los partidos decisivos como semifinales o finales sin marcar goles en 5 de esos siete juegos. Algo difícil de entender en una selección que generalmente está entre las más anotadoras en cada torneo. Y para colmo hay que agregar que entre 2002 y 2014 Miroslav Klose anotó 16 goles y se convirtió en el goleador histórico de los mundiales, al tiempo que Thomas Müller amenaza con desbancarlo tras marcar 10 goles en las copas de 2010 y 2014, con solo 26 años de edad.

Sobran méritos pero faltan goles

En Japón/Corea 2002, Alemania sorprendió llegando a la final con un equipo sin grandes figuras, en el comienzo de un profundo proceso de renovación. Cayó 2 a 0 ante el Brasil de Ronaldo. Fue la sexta final de su historia y la primera en la que terminó el partido sin marcar al menos un gol. En el mundial, "Die Mannschaft" fue el segundo equipo más goleador, con 14 tantos en 7 partidos.

Cuatro años después, Alemania fue a ganar su cuarto título en casa. La ilusión del equipo de Klinsmann duró hasta la semifinal, cuando perdió ante Italia 2 a 0 en alargue. Los locales terminaron terceros, siendo el equipo más anotador con 14 goles en 7 juegos.

Dos años después, Alemania volvía a una final de Eurocopa, pero terminó cayendo 1 a 0 ante España, que inauguraba su mejor ciclo histórico. Alemania se fue de la Euro con 10 goles a favor en seis partidos, dos menos que los ibéricos.

En semifinales de Sudáfrica 2010, se reeditó la final de la Euro, con idéntico resultado. Alemania perdió 1 a 0 con España, tras haber anotado 8 goles en octavos y cuartos ante Inglaterra y Argentina (4 a 2 y 4 a 0). Los germanos terminaron terceros al vencer a Uruguay, siendo la selección más anotadora: 16 goles en 7 partidos.

En la Euro 2012 de Polonia/Ucrania, Alemania quedó afuera de la final tras perder 2 a 1 ante Italia. En materia anotadora, los alemanes (10 goles) solo fueron superados por España, que marcó 12 goles. Otra vez no alcanzó, aunque después de cuatro intentos hubo un gol en el juego decisivo.

Para Alemania la sexta fue la vencida en 2014, cuando logró ganar el título tras derrotar a Argentina 1 a 0 en la final, con el gol de Götze en los últimos instantes de la final disputada en Maracaná. Esto después de haber conmovido al mundo entero con la goleada propinada a Brasil en Belo Horizonte en semifinales, partido que se cerró con el histórico 7 a 1. Otra vez Alemania fue el equipo más goleador (18 goles en 7 partidos), con la diferencia que esta vez los goles aparecieron en los partidos definitorios.

Casi dos años después de alcanzar la gloria en Brasil, Alemania volvió a quedarse con las manos vacías en una definición europea. En este 2016 no tuvo suerte con el anfitrión y cayó 2 a 0 ante Francia en Marsella. Un mínimo consuelo estadístico es que en esta Euro quedaron lejos de ser el equipo más efectivo, con solo 7 goles en 6 encuentros.

Una primera conclusión de este siglo futbolero para la selección alemana es que completó 6 de 7 definiciones en torneos grandes con derrota y en cinco de esos juegos se fue sin anotar. Algo tan cierto como que los alemanes "siempre están" en las definiciones; será cuestión de afinar la puntería frente al arco rival en los momentos calientes, para confirmar en los resultados algo que se está vislumbrando en el juego: Una nueva era de hegemonía Alemana en el fútbol internacional. Veremos que pasa en Rusia.