Diego Forlán: “El fútbol es para los más pícaros y los más vivos”

Publicado: 18/01/2016 20:59 | Actualizado:
Diego Forlán: “El fútbol es para los más pícaros y los más vivos”
En las redes sociales, el futbolista promociona "DF10", film que se estrena próximamente y recorre su carrera.

Quiere que su hijo sea deportista para jugar con él y que adquiera los valores del deportista. Pero que sea crack o no, lo tiene sin cuidado

Entrevista de Leonardo Haberkorn

Hay lista de espera para entrevistar a Diego Forlán y no todos tienen suerte. El goleador dosifica los pedidos que acepta. Las entrevistas no pueden afectar sus obligaciones con Peñarol, ni le pueden quitar tiempo con su familia. Por lo general, recibe a la los periodistas en Los Aromos los días que hay práctica en doble horario, entre el entrenamiento matutino y el vespertino. Son veinte minutos, no más. En el minuto 21 aparece el secretario de prensa de Peñarol para, con su sola presencia, indicar que el tiempo se agotó.

Forlán, además, no quiere saturar con su presencia en los medios: “Llega un momento en que la gente se cansa. Y uno se queda sin nada que decir. Me pasa a mí: cuando veo a alguien que sale todos los días termino cansándome y cambio de canal”.

-¿Ya se sabe el sexo que tendrá tu hijo?

-Sí, va a ser varón.

-¿Estás contento?

-Sí, feliz. Pero iba a estar igual si era nena.

-De algún modo, aunque no sea en línea directa, sos la tercera generación consecutiva en tu familia en la que hay un crack en el fútbol: tu abuelo materno, tu padre y tú. Ahora que se sabe que el niño será varón, ¿soñás con que sea la cuarta generación de crack?

-Me encantaría, pero, sinceramente, no es algo que me preocupe ni en lo que haya pensado. Lo que me encantaría es que haga deporte. Si hace fútbol, bienvenido sea. Y si hace otra cosa, también. Lo que quiero es que sea feliz, que yo pueda transmitirle valores y disfrutar de nuestra relación. También es cierto que me encantan los deportes, y es algo que hoy vivo y disfruto mucho con mi viejo y con mi hermano. Eso que compartimos con el deporte es muy lindo. Entonces me gustaría que mi hijo jugara al tenis, al golf, al fútbol, para poder jugar con él cuando vaya creciendo, para compartir esos momentos en el día a día, como yo los comparto hasta hoy con mi viejo, y también con mi hermano. Después si mi hijo se va a dedicar como profesional, me tiene sin cuidado. Eso se verá. Que haga lo que tenga ganas de hacer.

-En una entrevista dijiste que te gustaría transmitirle a tu hijo los valores que tu familia te transmitió a ti. ¿Cuáles fueron esos valores?

-El respeto. El valor de la educación. Predicar con el ejemplo. Yo hasta hoy sigo viendo en mis padres los valores con los cuales se manejan.

-¿Y el deporte que valores te enseñó?

-Por eso también me gustaría que mi hijo hiciera deporte. Porque el deporte enseña cosas: el valor de la competencia, enseña a ganar y a perder. Te enseña a saber asumir las frustraciones, a llevar una vida sana, a compartir con un grupo y saber que hay cosas que no las podés decidir solo. El asumir que a veces uno quiere jugar, pero hay otro que es mejor que uno. Esas cosas luego son la vida real.

-Es decir que considerás al deporte y al fútbol una buena educación para la vida.

-Sin duda. A mí me la ha dado. Claro que hay que saber recoger esas lecciones. Hay gente que, con deporte o de la forma que sea que se lo expliques, las cosas no le entran en la cabeza.

-Al escritor Albert Camus, que jugaba al fútbol como golero amateur, se le atribuye haber dicho que todo lo que aprendió sobre la moral y las obligaciones de los hombres lo aprendió en el fútbol.

-Estoy de acuerdo. Creo también que es fundamental el rol de los padres, que te acompañen, que estén presentes. Hoy en día, con esto de que la vida es tan cara, y que los padres están todo el día trabajando, se ha perdido un poco. Pero el deporte es un complemento excelente.

-El otro día, hace poco, en un partido de tenis, entre el estadounidense Jack Sock y el australiano Lleyton Hewitt, el juez dio malo un saque de Hewitt y éste aceptó el fallo. Sock, para sorpresa del árbitro, le avisó que el saque había sido bueno. Además, le aconsejó a Hewitt que pidiera la revisión de la jugada, porque le aseguró que la pelota había picado dentro de la cancha y no fuera como había visto el juez. Hewitt se reía, desconcertado, pero finalmente le hizo caso y pidió que la jugada fuera revisada. Efectivamente, la pelota había sido buena y Sock perdió el tanto, y luego el partido. Usted, si se tira en el área y el juez cobra penal, ¿se lo advertiría al árbitro?

- (Piensa) … … Es difícil… …creo que hay una diferencia entre una bola de esas en tenis y un penal en el fútbol. Yo se lo diría al juez en una falta en otro lugar de la cancha, pero el penal es algo más definitivo… A ver… es difícil… Si viniera el juez y me preguntara ‘vos te tiraste’, se le diría, o podría llegar a decírselo. No me ha pasado, porque no me tiro, no soy de los jugadores que se tira. Si realmente me agarra una jugada así, y se armara un borbollón, y viene el juez y me pide que le diga la verdad y me pregunta si me tiré, ahí le digo la verdad. Ahora si no me pregunta nada, la dejo pasar. No iría al juez a decirle: “che, mirá que me tiré”. Es la misma diferencia que hay entre el rugby y el fútbol, de la que todo el mundo hablaba hace unos meses, cuando se jugó el Mundial de rugby. Todo el mundo estaba fascinado por el “fair play” del rugby, pero el fútbol es diferente. Yo, tratando de decirlo de la manera más buena, digo que el fútbol es para los más pícaros y los más vivos. Hay otros que lo dicen de otra manera. Pero siempre fue así. Siempre fue un deporte donde se buscó engañar más al árbitro en las situaciones del juego.

-¿Es el fútbol o más bien es el profesionalismo?

-¡Es difícil! Yo creo que es el fútbol, que ha sido así históricamente. Obviamente el profesionalismo también lleva a eso. Pero creo que es algo del fútbol, porque hoy en día el rugby lleva muchos años de ser profesional y se sigue manteniéndo de la misma manera que antes. Creo que influye que es un deporte que viene de otras bases, con otro origen: es un deporte más de practicarlo en el colegio, entre amigos. El fútbol es más competencia entre barrios, países, culturas.

-Leí en una entrevista que te llamó la atención el modo en que los japoneses buscan inculcarle la noción de sacrificio a los muchachos que se inician en el fútbol profesional.

-Un jugador que se inicia, sea o no sea de la ciudad del club, tiene que vivir tres años en una pensión. Es para hacerles sentir que están lejos de la familia, que tienen que trabajar, tienen ese modo de inculcarles la noción del sacrificio.

-¿No falta algo de eso en Uruguay?

-Las cosas las tenés o no las tenés. Tiene que salir de cada uno. Yo salí de Carrasco, fui a un colegio privado, y toda mi vida he hecho grandes sacrificios por el fútbol. El haber tenido una buena educación, una buena alimentación y todo lo bueno que necesita un niño, no cambió mi forma de ser. Va en cada uno.

DATO

Próximamente se estrena "DF10", película sobre la carrera de Diego Forlán. Ver el trailer oficial AQUÍ