Gobierno argentino descarta volver a caer en un cese de pagos

Mundo

30/08/2018 12:56

Gobierno argentino descarta volver a caer en un cese de pagos

EFE

La actual crisis económica reavivó los temores de repetir lo de 2001, con un caos social y un presidente huyendo en helicóptero.

El gobierno argentino reconoció este jueves que "no hay una solución mágica" para la crisis desatada por la abrupta depreciación del peso y descartó que el país recurra, como ya hizo en otras ocasiones, a suspender el pago de la deuda o a aferrarse a la emisión de dinero.

"No hay una solución mágica que esté a mano. Durante nuestra historia en estas situaciones se recurrió a no pagar nuestra deuda, cosa que es absolutamente imposible hoy, o a emitir plata como para generar una ficción, que es absolutamente imposible", aseveró el jefe del Gabinete de Ministros, Marcos Peña, en declaraciones a Radio Mitre.

En los últimos días, con el agravamiento de la devaluación del peso ante el dólar y las advertencias de la oposición por la alta emisión de deuda externa, en diversos medios de comunicación se hicieron conjeturas con que el gobierno optara por la opción del "default" (cese de pagos), algo que Peña negó que vaya a suceder.

No obstante, se hicieron comparaciones con la grave crisis que azotó al país en 2001, que acabó en un corralito bancario (restricciones a los ciudadanos para retirar dinero de los bancos), la renuncia y posterior marcha del presidente Fernando de la Rúa en un helicóptero y la declaración de la suspensión de la deuda.

"No creemos que estemos ante un fracaso económico, ni mucho menos. La Argentina va a salir fortalecida de este proceso porque estamos tomando todas las medidas necesarias para resolver los ajustes estructurales de nuestra economía", sentenció Peña.

El jefe del gabinete se mostró convencido de que se ha de encarar un problema que se viene "esquivando hace muchas décadas", que es la necesidad de que el país viva de lo suyo sin depender de la financiación externa "a partir de un equilibrio fiscal".

"Estamos confiando en que estamos encarando los temas con mucho realismo en un contexto de minoría parlamentaria que nos exige diálogo y la convicción de no cambiar las reglas de juego y salir de estas crisis con las mismas reglas que entramos", aseveró Peña.

"Cada vez que hubo crisis se recurrió a manotazos y soluciones mágicas que fueron pulverizando la credibilidad de Argentina", subrayó.

Cuando hay un "momento de tensión" en los mercados, continuó, en Argentina "aparece toda su historia de incumplimiento e incapacidad de resolver sus problemas estructurales y hay demanda de mayores precisiones".

Este miércoles, el presidente Mauricio Macri anunció que pidió al Fondo Monetario Internacional (FMI) acelerar el cobro de un nuevo desembolso del crédito de 50.000 millones de dólares concedido al país en junio pasado -durante la primera gran devaluación-, con el fin de eliminar "incertidumbre" en los mercados y afrontar el nuevo desplome de la moneda de los últimos días.

Sin embargo, ese anuncio, que a la par pretendía dar confianza y calmar los mercados, no calmó las turbulencias.

Peña aclaró que Macri anunció un acuerdo político, una intención y la vocación de trabajar en esa definición, que se va a traducir en las próximas semanas con el documento con los detalles técnicos.

Poco después, desde Washington, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, reiteró su confianza en el compromiso del Gobierno de reconducir su economía.

En este sentido, el portavoz del gobierno señaló este jueves que Macri y Lagarde charlaron por teléfono y fue "una conversación muy cordial de dos personas que están trabajando en equipo".

"Nuestros problemas y soluciones dependen de nosotros. Y el FMI nos da un respaldo y acompañamiento y a habido siempre un excelente diálogo, independientemente de las discusiones puntuales", agregó.

El único tramo del crédito del FMI desembolsado hasta el momento, 15.000 millones de dólares, llegó en junio, y la mitad de ese monto se destinó a respaldo presupuestario.

Los 35.000 millones de dólares restantes estarían disponibles a lo largo de la duración del acuerdo, supeditados a exámenes trimestrales del organismo.

El gobierno prevé ahora, para "garantizar el programa financiero de 2019", recibir este año aproximadamente 21.000 y en los próximos tres años los otros 29.000.

EFE