Gobierno argentino ve necesario cambio estructural ante turbulencias

Mundo

30/08/2018 12:13

Gobierno argentino ve necesario cambio estructural ante turbulencias

EFE

El Ejecutivo trata de mantener la calma, de generar tranquilidad y de buscar reducir el riesgo financiero. El BCRA aumentó tasa de interés.

El jefe del Gabinete de ministros de Argentina, Marcos Peña, aseguró este jueves que, ante las "nuevas turbulencias" económicas que experimenta el país, es necesario "cambiar de raíz" problemas estructurales como la elevada informalidad laboral y la corrupción.

"Ahora ocurrieron nuevas turbulencias que nos recuerdan que somos parte del mundo, aunque sigamos teniendo a veces cantos de sirena para que pensemos que podemos resolver las cosas aislándonos", manifestó Peña en el evento Council of the Americas 2018, celebrado en un hotel de Buenos Aires.

A su juicio, la situación actual de inestabilidad, marcada por la fuerte devaluación que llevó el miércoles al peso a caer un 8,15 % frente al dólar hasta venderse a una cifra récord 34,5, se debe a factores como la crisis en Turquía o Brasil.

Esto se unió recientemente a un pasado que apareció "como un grito fuerte" al hacerse pública una causa en la que se investigan supuestos sobornos de empresarios a funcionarios ocurridos durante los gobiernos del kirchnerismo, apuntó en el foro, impulsado por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) junto a la Americas Society/Council of the Americas.

Todo ello "generó más dudas y más turbulencias de vuelta" y "el mundo y los mercados nos exigen más cuestiones concretas", dijo Peña.

Para él, además, se ha puesto en evidencia la "realidad de los problemas estructurales" que hay que "cambiar de raíz" y que va mucho más allá de un gobierno.

"Argentina sigue viviendo en un altísimo nivel de informalidad" y todavía hay quien tiene que entender que la corrupción es una "cachetada" para los argentinos, afirmó.

El jefe de Gabinete aseguró que, por ese motivo, el presidente Mauricio Macri comunicó este miércoles que solicitó al Fondo Monetario Internacional (FMI) que adelante parte de los fondos del préstamo de 50.000 millones de dólares que le otorgó en junio pasado.

"Estamos trabajando la instrumentación para (...) reducir ese riesgo financiero, lo cual va a llevar necesariamente a que sigamos discutiendo reducir el déficit fiscal", apuntó antes de manifestar que "esa tensión estructural probablemente sea la más compleja de resolver".

Este jueves, además, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) decidió volver a aumentar la tasa de interés, del 45 al 60 %, en respuesta a la "coyuntura cambiaria actual", marcada por la abrupta depreciación del peso, y "ante el riesgo de que implique un mayor impacto sobre la inflación".

Herencia

Por otro lado, Peña señaló que cuando el frente Cambiemos llegó al poder en diciembre de 2015, Argentina "se había acostumbrado a ser una economía cerrada, débil, corrupta" y a una "sociedad fragmentada, desigual", habituada "a buscar en los fracasos del pasado las justificaciones de los fracasos del presente".

Según dijo, su gobierno nunca entendió lo que pasó en la década pasada, durante el kirchnerismo, como "el causal de nuestros males", sino como la "expresión grotesca de síntomas" que arrastraba el país desde hacía mucho tiempo y que requieren un "cambio profundo".

En el mismo evento, el ministro de Producción, Dante Sica, coincidió con Peña en que es necesario "romper ese círculo vicioso" y "barreras" como la vulnerabilidad institucional que hacen que el país experimente un "crecimiento mediocre".

"Tenemos que tener claramente un programa que tienda a la estabilidad macroeconómica. Una economía que tienda a tener instituciones que funcionen mucho más libremente" y ayuden a reducir el déficit fiscal, apuntó.

Asimismo, señaló que, para lograr una mayor competitividad y un crecimiento sostenido, además de corregir la volatilidad macroeconómica, "tanto o más importante son las reformas estructurales" para garantizar que Argentina no regrese al mismo punto cada cuatro o cinco años.

En la inauguración del evento, el presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Jorge di Fiori, se mostró convencido de que los efectos de las reformas que ha puesto en marcha el Ejecutivo de Macri "se van a mostrar" el próximo año,.

"Entretanto estamos transitando una tormenta perfecta", pero "el barco mantiene su rumbo y el capitán está al mando con un destino seguro", afirmó.

En esa línea, señaló que si se reconstruyen los "principios éticos" del país, "estaremos reconquistando la calidad institucional".

"La Argentina que anhelamos es posible solamente si respondemos todos con coraje e intendencia a los desafíos que tenemos por delante", sentenció.

EFE