Argentina: perpetua a Nahir refleja otra grieta en Argentina

Publicado: 3/07/2018 16:12
Argentina: perpetua a Nahir refleja otra grieta en Argentina

Los antifeministas festejaron ruidosamente el fallo. Los feministas, en cambio, criticaron la celeridad de este proceso y su mediatización.

Nahir Galarza se convirtió este martes en la mujer más joven condenada a cadena perpetua en la historia de la Justicia argentina. Esta chica de 19 años fue sentenciada por matar intencionalmente a su novio, Fernando Pastorizzo, de dos balazos. Se probó que hubo intención y que eran una pareja estable, lo que resultó agravante. Por el contrario, lo que no pudo probarse en el proceso es que la joven fuera víctima de violencia de género, lo que hubiera desembocado en una pena menor.

Sin embargo, la celeridad del proceso -el homicidio ocurrió en la madrugada 29 de diciembre pasado en Gualeguaychú, Entre Ríos-, que solo duró tres semanas y la dureza de la condena también fueron motivo de disputas. En un país donde la llamada "grieta", excede a lo político-partidario, militantes feministas y voces antifeministas lograron lo imposible: ubicarse en posiciones antagónicas en un caso en el cuál nadie discutía su culpabilidad.

Agustín Laje, polémico escritor y politólogo argentino, muy crítico con la ideología de género, el feminismo y la izquierda latinoamericana, no ocultó su satisfacción por el fallo. Incluso se permitió ser mordaz con quienes en su momento defendieron a Galarza, que los hubo, y que la calificaron como una víctima del patriarcado.

En la otra vereda se ubicó Malena Pichot, comediante y una de las militantes feministas más notorias en Argentina. En ella puede resumirse la perspectiva del otro lado de la grieta: no cuestionan la condena, pero resaltan su celeridad en un país donde desde 2015 se ha producido un femicidio cada 30 horas, donde no todos los imputados han sido condenados y donde nació el movimiento Ni Una Menos.

Poner "Nahir Galarza" en el buscador de Twitter es bucear en hasta qué punto este homicidio -en el que, paradójicamente, la condena no es criticada, vale reiterar- está dividiendo las aguas.

Quienes han cuestionado todo lo que rodeó al caso -previo destaque de que la condena no merece reparos- señalan que la asesina fue expuesta excesivamente en los medios de comunicación, incluyendo costumbres (como los "amigos con derecho" que se le atribuían), fotos sensuales y anotaciones en su diario íntimo. También cuestionaban que el episodio fuera presentado como "el caso Nahir Galarza" cuando, por lo general, los homicidios de mucho impacto son identificados por la víctima y no por el victimario. Además, señalaron varios casos de muertes de mujeres por femicidio, ya no resueltos con tamaña celeridad sino siquiera iniciados.

Uno de ellos, el de una chica llamada Natalia Melmann, asesinada hacía 17 años en la costa atlántica argentina, recién este martes recibía sentencia.

Quienes le han caído con especial saña a Nahir Galarza, recuerdan que la joven mintió ante la Justicia -llegó a decir que los disparos, los dos, habían sido accidentales- y que una reciente reforma del código procesal en Entre Ríos generaba esta celeridad. De hecho, en octubre del año pasado un hombre de nombre Sebastián Wagner también fue condenado en esa provincia a perpetua por la violación y homicidio de una chica de 21 años ocurrido en abril.

"Ni uno menos", rezaban algunos de los carteles que una multitud en apoyo a la familia Pastorizzo portaban en las afueras de los tribunales de Gualeguaychú. Esto generó una oleada de comentarios airados en Twitter. Aproximadamente los mismos que generó un club de fans de Nahir Galarza en Facebook, que contaba con casi diez mil seguidores. "Todos juzgan a Nahir sin saber todo lo que ella tuvo que pasar. El horror de sufrir violencia, amenazas y maltrato por parte de la persona que dice amarte", se publicó ahí el 7 de junio.

Sin embargo, nunca pudo probarse a nivel judicial que él la hubiera violentado en algún momento.