A Jean-Marie Le Pen le dan "pena" los fracasos de su hija Marine

Publicado: 21/02/2018 11:02
A Jean-Marie Le Pen le dan "pena" los fracasos de su hija Marine
EFE (Archivo)

El líder histórico de la extrema derecha francesa no se guarda nada en su primer volumen de memorias. Y varios dardos apuntan a su hija.

Jean-Marie Le Pen dice que su hija Marine, líder de la extrema derecha francesa, le da pena por la sucesión de fracasos que acumula y por la actitud que mantiene hacia él, al que ha excluido del partido que fundó, el Frente Nacional (FN).

En su primer volumen de memorias, que se publica el próximo 1 de marzo y del que el diario "Le Parisien" avanza este miércoles algunos extractos, Le Pen padre, de 89 años, lanza varias puyas a la presidenta del FN, con la que está en un conflicto abierto a poco más de dos semanas del congreso de la formación que se celebra el 10 y el 11 de marzo.

Señala los resultados a su juicio "decepcionantes" de Marine en las elecciones presidenciales y legislativas del año pasado, la escisión que se ha producido con el que hasta septiembre fue su lugarteniente, Florian Philippot, y augura un congreso "tempestuoso".

"Ya está bastante castigada con todo eso -añade- para que la ataque más. El sentimiento que me domina cuando pienso en esto es que me da pena".

No se priva, en cualquier caso, de señalar que al tratar de hacerlo pasar por anticuado "se ha salpicado en la maniobra con su fracaso y, lo que es más grave, también el Frente Nacional".

En este primer volumen de memorias, que se refiere a su vida hasta 1972, se reafirma en la posición de defensa del mariscal Philippe Pétain y de su régimen colaboracionista con los nazis, que le valió, precisamente la exclusión del FN en 2015.

Explica que si Pétain pactó con el dictador alemán Adolf Hitler para mantener un gobierno francés fue porque estaba "obligado" tras la derrota militar en 1940, e insiste en que "el mariscal tenía la aplastante responsabilidad de acomodarse para permitir que 40 millones de compatriotas sobrevivieran".

Además, recuerda que en un principio "la opinión mayoritaria" de los franceses en ese momento era que hacía falta "una espada y un escudo contra los alemanes", una idea que él mismo compartió mucho tiempo.

Su admiración por Pétain contrasta, precisamente, con su animadversión hacia el que se considera en Francia el símbolo de la lucha contra la ocupación nazi, el general Charles de Gaulle, padre además de la actual V República.

A su parecer, De Gaulle es "una horrible sufrimiento para Francia". No sólo dice que "no tenía una cabeza de héroe", sino que, sobre todo, le reprocha su gestión del final de la guerra de Argelia, al haber concedido en 1961 la independencia a esa colonia francesa.

EFE