Boudou al banquillo de los acusados este martes por caso Ciccone

Publicado: 2/10/2017 14:11
Boudou al banquillo de los acusados este martes por caso Ciccone
Foto: Centro de Información Judicial, Argentina.

Se le acusa de presunta corrupción en la compra de la imprenta de papel moneda. Es su segundo juicio desde que dejó el cargo.

Amado Boudou, vicepresidente de Argentina entre 2011 y 2015, deberá acudir este martes a los tribunales para el comienzo del juicio oral y público en el que se le acusa de presunta corrupción en la compra de la imprenta de papel moneda Ciccone.

El también exministro de Economía (2009-2011) durante el gobierno de Cristina Fernández está procesado junto a otras cinco personas por los delitos de cohecho y negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública.

Este será el segundo juicio contra Boudou desde que dejó el cargo. En el primero, que se celebró en julio pasado, se le imputaba haber falseado documentos para la venta de un vehículo, pero acabó sobreseído.

En las audiencias que comienzan mañana en el Tribunal Oral Federal N° 4 de Buenos Aires, se juzga, además de a Boudou, a José María Núñez Carmona, Alejandro Paul Vandenbroele, Nicolás Tadeo Ciccone, Rafael Resnick Brenner y César Guido Forcieri.

Fue en mayo pasado cuando el juez Ariel Lijo, que estuvo a cargo de la investigación de la denominada causa Ciccone, había dado por cerrada la etapa de instrucción del caso y pidió la elevación a juicio.

El magistrado dio por acreditado que Boudou, junto a Núñez Carmona, su socio, habían adquirido la empresa quebrada Ciccone Calcográfica -dedicada a la impresión de papel moneda y luego denominada Compañía Sudamericana de Valores- mientras Boudou era ministro de Economía.

Según la investigación, la compra se realizó a través de la sociedad The Old Fund y de Vandenbroele -supuesto testaferro de Boudou- con el objetivo de contratar con el Estado nacional la impresión de billetes y documentación oficial.

En 2010, un juzgado del fuero comercial declaró la quiebra de Ciccone a petición del Fisco argentino por deudas impositivas.

La Justicia levantó la quiebra tres meses después, a petición de la propia empresa, tras haber negociado un plan de pagos con el Fisco, y la empresa quedó en manos de The Old Fund, cuyo responsable era Vandenbroele.

El juez cree que Boudou, aprovechando su condición de funcionario público, y Núñez Carmona habían acordado con Nicolás y Héctor Ciccone y Guillermo Reinwick -dueños de la imprenta- la cesión del 70 % de la empresa Ciccone Calcográfica a cambio de la realización de los actos necesarios para que la firma pudiera volver a operar y contratar con la Administración pública.

Según la investigación, Boudou habría injerido directamente presenciando las reuniones para la adquisición, y, junto a Resnick Brenner -por entonces jefe de asesores del Fisco- y Forcieri -jefe de Gabinete de Asesores del Ministerio de Economía- en el trámite de un plan de pagos al Fisco.

El exministro también habría intervenido para el levantamiento de la quiebra de la empresa, con el fin de obtener el certificado fiscal para contratar con el Estado nacional.

No obstante, se cree que esa finalidad se vio satisfecha una vez que Boudou se convirtió en vicepresidente en, al menos, una oportunidad, con la Casa de la Moneda.

Mientras avanza esta causa, el pasado jueves un juez dispuso el envío a juicio oral de otro expediente en el que se investiga al exjerarca por presuntas irregularidades en la compra, en 2009, cuando era ministro de Economía, de 19 automóviles de alta gama destinados a esa cartera.

EFE