Identifican restos de embarazadas asesinadas en dictadura argentina

Publicado: 15/08/2017 19:26
Identifican restos de embarazadas asesinadas en dictadura argentina

"A pesar del dolor de este final terrible, es reparador conocer, al menos, la verdad sobre su destino", dijeron Abuelas de Plaza de Mayo.

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) logró identificar los restos de dos mujeres embarazadas asesinadas por la dictadura (1976-1983), informó hoy la asociación Abuelas de Plaza de Mayo.

Se trata de Ramona Benítez de Amarilla, desaparecida el 16 de mayo de 1976, y de Susana Elena Ossola de Urra, secuestrada el 22 de mayo de 1976, ambas embarazadas de tres meses.

"A pesar del dolor de este final terrible, es reparador conocer, al menos, la verdad sobre su destino", dijeron en un comunicado las Abuelas de Plaza de Mayo, quienes buscan a niños apropiados ilegalmente durante el régimen de facto.

Ramona Benítez y su pareja, Fernando Amarilla, militaban en la organización guerrillera de Montoneros.

El 16 de mayo de 1976, fueron secuestrados en la vía pública de la localidad bonaerense de Remedios de Escalada, y la joven estaba embarazada de tres meses.

El EAAF, a través de sus huellas, pudo identificar a Ramona como la mujer que fue hallada asesinada el 29 de mayo de 1976 en la localidad bonaerense de Morón.

En tanto, Susana Elena Ossola y su pareja, el chileno Oscar Urra Ferrarese, militaban en la guerrilla del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y fueron secuestrados el 22 de mayo de 1976 en la vía pública, en la localidad bonaerense de San Miguel, cuando la joven estaba embarazada de tres meses.

Según relata el comunicado, Susana fue asesinada y su cuerpo apareció junto a los de otras dos mujeres y nueve hombres el 1 de julio de 1976 en la localidad bonaerense de San Isidro.

Sus restos fueron llevados al cementerio de Boulogne y recientemente el EAAF pudo constatar su identidad.

"Desde la desaparición de nuestros hijos e hijas, las Abuelas de Plaza de Mayo buscamos a nuestros nietos y nietas con la esperanza de abrazarlos, de devolverles su historia familiar y legarles una vida en la verdad. Estos casos remarcan la virulencia de los genocidas, que acribillaron a mujeres aun con su hijo en el vientre", dijo la organización.

"Lamentablemente, por la etapa de gestación y la fecha en que fueron asesinadas Ramona y Susana, estamos en condiciones de cerrar dos nuevas historias: son así 124 los casos resueltos", añadieron las Abuelas.

EFE