Diez presos en Chile por incendios que dejaron once muertos

Publicado: 30/01/2017 20:17
Diez presos en Chile por incendios que dejaron once muertos
EFE

La Justicia está investigando a presuntos pirómanos por haber iniciado los peores fuegos que recuerda el país.

Más de un centenar de incendios forestales continuaban este lunes ardiendo en Chile, mientras la Justicia investiga a presuntos pirómanos por provocar los siniestros y el gobierno reiteraba sus propósito de ayudar a los afectados.

La principal atención estaba puesta este lunes en la provincia de Ñuble, a 400 kilómetros al sur de Santiago, donde varios centenares de personas debieron ser evacuadas en la comuna de Portezuelo ante el avance de las llamas hacia sectores poblados.

Se trata de los sectores de Quitento, Los Maquis y Porvenir, donde las viviendas quedaron expuestas la noche de este domingo al fuego, avivado por vientos de 50 kilómetros por hora que superaron los esfuerzos por contenerlo.

"La orden que ha emanado de la fuerza militar es evacuar porque la situación se torna insostenible. La prioridad del Gobierno es resguardar la vida humana, y eso estamos haciendo", dijo a radio Cooperativa el gobernador de la provincia de Ñuble, Álvaro Miguieles.

René Schuffeneger, alcalde de Portezuelo, indicó más tarde que se desconocía si las casas evacuadas se quemaron o no, porque el área "presenta situaciones geográficas especiales. Tenemos que adentrarnos para ver si efectivamente las casas se quemaron", dijo.

En tanto, nueve bomberos llegados a la zona desde la región de Tarapacá, en el norte de Chile, resultaron heridos cerca de Portezuelo al volcar su vehículo mientras se dirigían a combatir el incendio.

Los heridos fueron trasladados al hospital de Chillán, donde se informó que ninguno estaba en riesgo vital, aunque en el mismo establecimiento falleció hoy Paola Salinas, directora de la II compañía de Bomberos de la localidad de San Carlos, a causa de un aneurisma que le sobrevino en su casa, tras haber estado 48 horas continuadas combatiendo los incendios en la zona.

En La Moneda, tras reunirse con el fiscal nacional, Jorge Abbott, y el presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmestch, la presidenta Michelle Bachelet afirmó que la identificación y persecución de las personas que han provocado incendios forestales es una prioridad para el Gobierno.

"Investigar, perseguir y aplicar todo el rigor de la ley a quienes resulten responsables de estos hechos repudiables es una tarea prioritaria en estos momentos", precisó la mandataria, que indicó que hay diez personas en prisión preventiva por su presunta participación en incendios, mientras que otros sospechosos cumplen otras medidas cautelares.

Matizó que los incendios que tienen su origen en el factor humano pueden ser intencionales o provocados por actitudes imprudentes, aunque es necesario aclarar todos los casos y aseguró que ha ordenado a las Fuerzas Armadas y policías desplegados en las zonas afectadas por la catástrofe que realicen "patrullajes preventivos especiales" para incrementar la seguridad.

El fiscal nacional, Jorge Abbott, por su parte, aseguró que hasta ahora no hay pruebas que permitan afirmar que los incendios constituyen un "ataque terrorista", como han sostenido algunos grupos políticos.

Bachelet, por otra parte, dijo que hoy se levantó el estado de excepción constitucional de catástrofe en la Región de Valparaíso y que se reasignaron las fuerzas militares a las regiones afectadas en el sur"

Preguntada si en lo financiero recurrirá al llamado "dos por ciento constitucional" del presupuesto que se reserva para tareas de reconstrucción, Bachelet dijo que por ahora "tenemos recursos".

"El 2 por ciento es una posibilidad, hay otras como bonos soberanos. Más allá de que el 2 por ciento sea siempre una posibilidad, no hay problemas de recursos en este momento. Tenemos los recursos, los vamos a usar y eso es lo más importante", aseguró.

El más reciente informe de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) señaló que este lunes había 124 incendios a nivel nacional, de los que 58 estaban en fase de combate, 55 bajo control y 11 se consideraban extinguidos, con una superficie afectada de 366.519,7 hectáreas.

Se contabilizaban, además, 3.782 damnificados, 1.108 personas albergadas, 1.012 viviendas destruidas y un total de 11 fallecidos.

Los incendios son combatidos por unos 7.000 bomberos, brigadistas de Conaf, efectivos militares, policías, personal municipal y contingentes de empresas privadas, apoyados por 39 aeronaves, entre aviones y helicópteros.

Este lunes se unieron a esa tarea dos aviones Hércules brasileños destinados a la región de Biobío y un Ilyushin-76 ruso con capacidad para más de 42.000 litros de agua, cuya base de operaciones se estableció en la región de La Araucanía.

A los combatientes chilenos se han sumado desde el fin de semana 112 brigadistas argentinos desplegados en la región Metropolitana de Santiago; 65 bomberos franceses enviados a la región de O'Higgins, 51 portugueses y 60 peruanos trabajan en el Maule y en Biobío combaten el fuego 35 brigadistas colombianos y 59 españoles, y 80 venezolanos.

En La Araucanía, en tanto, trabajan 58 brigadistas mexicanos, añadieron las autoridades.

EFE