Gobierno y comunistas filipinos negocian fin a 48 años de guerra

Publicado: 21/08/2016 09:30
Gobierno y comunistas filipinos negocian fin a 48 años de guerra
EFE, Mark R. Cristino.
Organizaciones comunistas se movilizaron en la ciudad de Manila este fin de semana.

Este lunes re reunirán para llegar a un acuerdo. El conflicto terminó con la vida de unas 30.000 personas.

El Gobierno y los rebeldes comunistas de Filipinas reanudan mañana en Oslo su negociación de paz para poner fin al conflicto armado que les enfrenta desde hace casi medio siglo y ha causado la muerte de más de 30.000 personas.

La cita ha sido precedida de la declaración por ambas partes de un alto el fuego y la excarcelación por el Gobierno de importantes dirigentes comunistas como gestos para facilitar el entendimiento en un proceso que se retoma después de tres años de bloqueo.

"El alto el fuego continuará el tiempo que sea necesario para garantizar la paz y el éxito de las negociaciones", que en principio durarán hasta el sábado, afirmó en declaraciones a la prensa Jesús Dureza, consejero del presidente filipino, Rodrigo Duterte.
22 rebeldes fueron liberados como señal para iniciar el diálogo

El alto el fuego se anunció después de que el Gobierno de Duterte excarcelara el viernes a dos líderes comunistas, Benito y Wilma Tiamzon, a fin de que participen en las conversaciones de Oslo, aunque volverán a prisión una vez concluya la ronda negociadora.

Hasta 22 rebeldes comunistas filipinos han salido de las prisiones para crear, según fuentes gubernamentales, "un clima positivo y de confianza" y demostrar la disposición del ejecutivo de Duterte a encontrar el camino de la paz con los rebeldes.

La principal razón de que en 2013 fracasara la anterior ronda negociadora fue la negativa del entonces presidente Benigno Aquino a excarcelar a negociadores comunistas, lo que condujo a la interrupción del proceso de paz.
Canciller noruego será el mediador en esta instancia

Formalmente, el interlocutor del Gobierno en Oslo será el Frente Democrático Nacional de Filipinas (NDFP), plataforma controlada, no obstante, de manera mayoritaria por el Partido Comunista, fundado en 1968 y cuyo líder, José María Sison, permanece exiliado en Holanda.

Sison ha valorado positivamente las excarcelaciones decretadas por Duterte, y ha expresado su optimismo sobre el proceso negociador, que cuenta con la mediación de Noruega, cuyo ministro de Exteriores, Borge Brende, intervendrá en la jornada inaugural.

Las reanudación de las conversaciones de paz han estado precedidas en junio de encuentros exploratorios de representantes de las dos partes para tratar de fijar un programa de negociación.
El Nuevo Ejército del Pueblo, tiene unos 6.000 guerrilleros. Llegó a tener 26.000

Ese programa incluye la declaración de un alto el fuego permanente, una amnistía para los presos comunistas y la creación de mecanismos que apuntalen el fin de las hostilidades.

Aunque llegó a tener 26.000 efectivos durante la década de 1980, el brazo armado del Partido Comunista, el Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), conserva unos 6.000 combatientes, y mantiene presencia en zonas rurales de las islas de Luzón, Bisayas y Mindanao, donde se financia a través de la extorsión a empresarios locales.

La reanudación del proceso de paz con los rebeldes comunistas ha sido una de las prioridades de Duterte desde su triunfo en las elecciones del pasado mayo aunque no se trata de la única guerrilla a la que debe hacer frente el nuevo presidente filipino.

Más reciente que la rebelión comunista, el grupo yihadista Abu Sayyaf, principalmente implantado en el sur del país, supone en la actualidad el principal desafío armado al que se enfrenta Duterte.

Creado en 1991 por un puñado de excombatientes de la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética, Abu Sayyaf es autor de los atentados más sangrientos registrados en los últimos años en Filipinas, incluida la decapitación de rehenes extranjeros.

En contraste con los comunistas, el Gobierno de Manila no contempla en el caso de los yihadistas ningún proceso negociador.

EFE