Australia I Extrabajadora de reformatorio denuncia abusos a menores

Mundo

30/07/2016 09:25

Australia I Extrabajadora de reformatorio denuncia abusos a menores
EFE, Neda Vanovac/ El ministro Jefe del Territorio del Norte australiano, adam Giles (c), acompañado por el comisionado de Correccionales, Mark Payne (izq), y el comisionado de la Policía, Reece Kershaw..

El caso se conoce después de publicarse casos de malos tratos a adolescentes en un centro juvenil. Movilizaciones repudiaron los hechos

Una extrabajadora de un reformatorio del estado de Queensland, en el noreste de Australia, denunció hoy abusos a menores, días después de que un canal mostrara imágenes de malos tratos a adolescentes en un centro juvenil del norte del país, informan medios locales.

Shayleen Solomon, que trabajó durante seis años en el centro de detención juvenil Cleveland, en la ciudad de Townsville, describió abusos físicos y emocionales llevados a cabo por los guardias contra jóvenes internos.

Un grupo de 15 guardas redujo de manera violenta a un adolescente de 15 años solo por insultarles, declaró Solomon al programa Lateline de la televisión australiana ABC.

El joven comenzó a golpearse la cabeza contra el suelo hasta sangrar mientras imploraba que terminara el castigo físico, comentó la extrabajadora sobre unos hechos ocurridos en 2012.

El primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, pidió a principios de semana la apertura de una investigación en el centro juvenil Don Dale, en la norteña ciudad de Darwin, después de que un reportaje de la ABC mostrara con vídeos y fotografías las torturas a jóvenes realizadas por los guardias del recinto.
EFE/Four Corners. Imagen difundida por la televisión australiana para denunciar los malos tratos.
EFE/Four Corners. Imagen difundida por la televisión australiana para denunciar los malos tratos.

Un adolescente con el cuello atado al respaldo de una silla y la cabeza cubierta por una capucha o el uso de gas lacrimógeno contra menores en sus celdas son algunos de los abusos expuestos en el programa.

Cientos de personas salieron a las calles en las ciudades de Melbourne, Sídney y Brisbane para reclamar a las autoridades que rindan cuentas sobre el escándalo surgido a raíz de las imágenes.

"Si pudiéramos observar que se toman acciones justas y reales, creo que disiparía la preocupación", señaló Jenny Munro, una de las manifestantes, al portal de noticias de la ABC.

Ella y otros ciudadanos australianos quisieron expresar su frustración al incidir que de momento ningún guardia involucrado ha sido arrestado o detenidos por los sucesos.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas pidió ayer a Australia que investigue para asegurarse de que no haya más casos, que se identifique a quienes perpetraron los abusos para ser juzgados y que se compense y se conceda ayuda psicológica a los menores perjudicados.

El relator especial de la ONU contra la Tortura, Juan Méndez, afirmó el jueves que los incidentes de supuesto maltrato en el reformatorio de Darwin "podrían equivaler a la tortura o a un trato inhumano degradante y cruel bajo cualquier circunstancia".

Los aborígenes de entre 10 y 17 años de edad representan el 59 % de la población carcelaria en Australia, un país de 23 millones de habitantes, de los cuales unos 450.000 son aborígenes, según datos de Amnistía Internacional.

Los aborígenes australianos han sido víctimas de constante maltrato desde la colonización, además de haber sido desposeídos de sus tierras y discriminados sistemáticamente.

Unos 100.000 menores aborígenes, calificados como "la generación robada", fueron separados de sus familias entre 1910 y 1970 y entregados para su educación a familias o instituciones de blancos.

EFE