Al menos ocho muertos en tiroteo en un centro comercial de Munich

Publicado: 22/07/2016 14:00
Al menos ocho muertos en tiroteo en un centro comercial de Munich
EFE/Matthias Balk

Se investiga si un noveno cadáver hallado en la zona corresponde a uno de los atacantes.

Las autoridades alemanas activaron este viernes la alerta antiterrorista en Múnich, tras un tiroteo en un centro comercial de la capital que dejó al menos ocho muertos, mientras se investiga si un noveno cadáver hallado en la zona corresponde a uno de los atacantes.

El ministro alemán de la Cancillería, Peter Altmaier, hizo hincapié en que se investiga en todas direcciones, sin descartar ni un ataque ultraderechista ni un atentado yihadista, pese a no existir hasta ahora indicios en esa dirección.



Un portavoz policial explicó por su parte que el tiroteo es abordado por la policía como un atentado terrorista porque los testigos informaron de que el ataque, registrado en torno a las 17.50 horas (15.50 horas GMT), fue perpetrado por tres personas con armas largas.

La activación de la alerta antiterrorista implica, además, la capacidad de poder disponer de los efectivos de todos los cuerpos policiales, incluido el cuerpo de elite GSG-9, creado en 1972 tras el baño de sangre en que derivó la toma de rehenes de los Juegos Olímpicos de Múnich.

Según testigos citados por la policía, los atacantes abandonaron el centro comercial tras el tiroteo, lo que desató un gran operativo en la ciudad, con todo el transporte público bloqueado.



Horas después las fuerzas de seguridad informaron del hallazgo de un cadáver a un kilómetro del lugar de los hechos que podría pertenecer a uno de los atacantes y que portaba una mochila que fue analizada por los artificieros.

A través de Twitter, la policía, que colgó sus mensajes en alemán, inglés, francés y turco, apremió inmediatamente después del suceso a los ciudadanos a que abandonaran los espacios públicos de Múnich y no salieran de casa mientras intentaba dar caza a los agresores.

Asimismo reclamó repetidamente no colgar en internet fotos ni vídeos de los operativos policiales, puesto que podrían ser de ayuda para los atacantes o atacante en fuga.

El servicio de metro quedó suspendido de inmediato tras el ataque, lo mismo que el resto de transportes públicos.

Para facilitar el operativo policial se pidió asimismo a los automovilistas que abandonasen las autopistas en dirección a Múnich, la estación central de ferrocarril quedó evacuada y se suspendió el tráfico ferroviario hacia ella.

La policía muniquesa estableció, además, un número de teléfono (0800 7766350) para atender las llamadas de los familiares de posibles víctimas o personas desaparecidos tras el tiroteo.

En medio de la situación de absoluta confusión y escasa información, sí se desmintió que se estuviera produciendo un segundo tiroteo en el corazón de la ciudad, la Marianplatz, el lugar más frecuentado y turístico de Múnich.

El centro comercial Olympia se encuentra en una zona residencial algo apartada del centro, a dos paradas de metro del Estadio Olímpico, pero es un sitio concurrido, con un total de 135 establecimientos.



En medio de esta situación de crisis, en un país donde se ha extendido la sensación de que va a ser el siguiente objetivo del terrorismo islámico -tras los ataques reiterados en Francia o Bélgica-, el presidente alemán, Joachim Gauck, se mostró "horrorizado" por el ataque.

La voz del Gobierno federal, hasta ahora, fue la del ministro Altmaier, en distintas intervenciones desde las televisiones públicas.

Según confirmaron a Efe fuentes del Ejecutivo de la canciller, Angela Merkel, el gabinete de emergencia del Gobierno se reunirá mañana en la Cancillería.

El tiroteo de Múnich se produce en una semana donde ya Baviera vivió una situación de alerta, tras el ataque en un tren regional de un refugiado de 17 años, armado con un hacha y un cuchillo, que dejó cinco heridos hasta ser abatido por la policía.

El joven había colgado un vídeo en que se declaraba "soldado del califato" y el acto fue reivindicado como propio por Estado Islámico (EI), aunque hasta ahora no hay indicios de que el ataque hubiera sido ordenado por esa organización terrorista.

EFE