Analizan proyecto que acelera y simplifica el trámite de divorcio

Publicado: 9/11/2018 06:20
Analizan proyecto que acelera y simplifica el trámite de divorcio

En determinados casos, la disolución del vínculo matrimonial sería en un par de meses, en dos simples audiencias y sin recurrir a abogados.

La Comisión de Constitución y Códigos comenzó esta semana a analizar un proyecto de ley que promueve la habilitación del "Divorcio Convencional Administrativo".

La iniciativa, presentada por el diputado nacionalista Alejo Umpiérrez (Todos), tiene la firma de de representantes blancos, colorados, del Partido Independiente y del Frente Amplio.

La idea plantea generar un mecanismo de disolución del vínculo matrimonial que evite, en determinados casos, la judicialización del proceso.

"Es notorio que la tramitación en vía judicial exige todo un trámite administrativo y un tiempo burocrático que, de acuerdo a la peripecia de cada juzgado, puede llevar tres, seis meses, un año y que requiere además todo un costo profesional y tributario adicional para el ciudadano", advirtió Umpiérrez al presentar la iniciativa.

Así el proyecto, dijo, parte de una concepción cuasi contractualistas. "De la misma forma en que establecemos el vínculo matrimonial, lo disolvemos", explicó.

La iniciativa está dirigida a situaciones expresas. Para que proceda el divorcio administrativo no hay que tener hijos menores de edad o mayores con discapacidad, ni estar el cónyuge cursando un embarazo. Para eso se deberá presentar un certificado médico acreditando la ausencia de estado de gravidez.

En el caso de existir hijos menores, para optar por esta vía se deberá presentar el convenio respectivo sobre pensiones, visita, tenencia y guardia debidamente homologado por la Justicia.

El proyecto prevé dos etapas. En la primera, el matrimonio se presenta en forma voluntaria ante el Registro Civil, donde se levanta un acta de solicitud dejando constancia de su voluntad de divorciarse y que cumplen con las obligaciones estipuladas.

Ante la posibilidad de un eventual arrepentimiento o de una "bronca espontánea", se prevé una audiencia final de ratificación, a los sesenta días.

En el caso de inasistencia justificada, podría convocarse a una nueva audiencia en el plazo de quince días. Si alguna de las partes no comparece, el trámite se archivará.

Además, si luego se comprueba que alguno de los cónyuges mintió sobre el cumplimiento de las exigencias, el divorcio no tendrá efecto.

La exposición de motivos da cuenta de lo que ha sido la evolución histórica del divorcio en el Uruguay. Desde el inicial al por mutuo consentimiento y por la sola voluntad de la mujer, hasta llegar a las últimas actualizaciones.

Aprobada en 2013, la ley de Matrimonio Igualitario consagró una nueva causal por cambio de identidad de género, además de proponer el divorcio por la voluntad de cualquiera de los integrantes de la pareja.

"Entendemos que el matrimonio es una comunidad afectiva que solo tiene sentido mantenerla mientras exista la voluntad de ambos cónyuges", sostuvo Umpiérrez. "Mantener artificialmente su existencia no tiene sentido".

En su visión, lo que tiene razón de ser es hacer más sencilla la vida del ciudadano y no enredarlo en "marañas burocráticas, papeleos, intervenciones profesionales, honorarios, tributos ni gastos".