Arismendi afirma que, pese al aumento del desempleo, bajó la pobreza

Publicado: 22/09/2018 07:40
Arismendi afirma que, pese al aumento del desempleo, bajó la pobreza

El Ministerio de Desarrollo Social citó un estudio para demostrar que, en los estratos más bajos, el nivel de empleo aumentó.

“Hay gente que no está muy informada y que dice que a los pobres se les dan los planes del Mides. Lo cierto es que la pobreza bajó y no lo decimos solamente nosotros”.

Así se pronunció la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, cuando, al concurrir al Parlamento para exponer el proyecto de Rendición de Cuentas, relató que en su ministerio intentaron responder una pregunta concreta. “¿A dónde fueron a parar los pobres? "

“Las primeras dos opciones que se nos podrían ocurrir son las siguientes: por un lado, podríamos afirmar que se fueron del país, pero los datos no dicen eso; no se fueron a ninguna parte; por otro lado, podemos pensar que se murieron y quizás alguno de ellos haya muerto”, sostuvo.

La conclusión, dijo, fue que ingresaron al mundo del trabajo. “¿Por qué? Porque existen consejos salariales, nuevas leyes, etcétera. Por ejemplo, si las domésticas y los rurales hoy tienen trabajo ya no viven en la pobreza, en la pobreza extrema o en la exclusión”, afirmó.

Parte de la respuesta, sostuvo, está en el cúmulo de herramientas que su cartera ha ido desarrollando.

Arismendi citó un trabajo del Instituto de Economía y de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la República y de la Comisión Económica para América Latina (Cepal).

La hipótesis a estudiar giraba en torno a por qué siguió bajando la pobreza pese a que aumentó el desempleo y se perdieron “algunos” puestos de trabajo. Según el Mides la lógica indicaría que, si se pierden puestos laborales, habría más personas en la franja de actuación de la cartera, algo que los datos indican que no sucedió.

La conclusión es que, si se mantiene el tipo de trabajo que se desarrolla en los sectores más excluidos, el nivel de pobreza continúa bajando.

El informe fue explicado a los legisladores por el director nacional de Evaluación y Monitoreo, Juan Pablo Labat.

“La pobreza bajó porque el aumento de los ingresos de los hogares es superior al incremento de la inflación”, señaló. Según dijo, existe un corrimiento pequeño en ingresos relativos, lo que determina que haya una ganancia en la capacidad de compra relativa en el proceso.

“Esto tiene que ver con la existencia de pautas de ajuste en el mercado de trabajo que sostienen el poder de compra y, además, favorecen el ingreso de los integrantes de los hogares de poder adquisitivo más bajo”, dijo.

Eso se logró, sostuvo, gracias a políticas que determinan el aumento general del salario mínimo nacional un poco por arriba del índice medio de salarios, lo que explica una parte de la reducción de la pobreza.

Para Labat, la dinámica propia del mercado de trabajo también intervino. Hace tiempo se detectó que la tasa de desocupación estaba creciendo más en los estratos no pobres que en los pobres.

“Sospechábamos la posibilidad que hubiera nuevos arreglos en el mercado de trabajo y que los sectores que tienen ingresos más bajos pudieran acceder a más cantidad de puestos de trabajo en el mercado”, afirmó.

Lo que se constató es que un porcentaje de la reducción de la pobreza se explica porque el desempleo en los estratos más bajos de distribución no ha aumentado y, en algunos casos, se ha reducido. “Por lo tanto, hay más acceso a los puestos de trabajo”, afirmó.

Según Labat, en la mitad más baja se detectan por lo menos 10 mil puestos de trabajo nuevos.

En estos factores, sostuvo el director, se explica el 80% de la reducción de la pobreza experimentada en los últimos años.

El Mides carece de estudios longitudinales que puedan demostrar este fenómeno en el largo plazo, ya que las dinámicas de la parte más baja de la distribución del ingreso entre los hogares más pobres, donde pesa mucho la informalidad, no se pueden seguir a través de recursos administrativos como por ejemplo, el de la seguridad social.

Somos fantásticos

Según Arismendi, la pobreza bajó también según las universidades privadas, los organismos internacionales y quienes miran al país con distintos objetivos.

“Algunos nos estudian para invertir, otros para prestarnos dinero y después cobrar intereses. Por lo tanto, no hablo solamente de aquellos que nos estudian para realizar un estudio académico. Ni de nosotros, que podríamos analizarnos para decir lo fantástico que trabajamos”, dijo.