Uruguay, pieza clave en el pago de coimas de Odebrecht en Argentina

Publicado: 17/05/2018 15:22
Uruguay, pieza clave en el pago de coimas de Odebrecht en Argentina

En el centro de la investigación aparecen varios vuelos a Montevideo realizados por "Corcho" Rodríguez, el "facilitador" de la operativa.

Uruguay aparece como pieza clave en el entramado de sobornos que, según se investiga, la constructora brasileña Odebrecht pagó en Argentina a funcionarios del gobierno de Cristina Fernández para hacerse de millonarios contratos de obra pública.

La Fiscalía encargada del caso puso en el centro de la causa los vuelos que el empresario Jorge "Corcho" Rodríguez, famoso por haber sido pareja de Susana Giménez e indagado hoy como el "facilitador" de los negocios en este entramado de corrupción, realizó a Montevideo. Todo ocurría después de que las firmas off shore utilizadas por los brasileños para el pago de sobornos realizara depósitos a una sociedad anónima uruguaya desde la cual, se sospecha, los fondos eran retirados para distribuir entre los funcionarios involucrados.

La investigación cruzó datos de una serie de comunicaciones entre Rodríguez, los responsables de Odebrecht y varios jerarcas, y los vuelos que partían desde el Aeropuerto de San Fernando, que el empresario hacía en los días posteriores a los depósitos.

La constructora brasileña admitió haber utilizado este mismo mecanismo en otros países para canalizar el pago de coimas a cambio de obtener contratos.

Según la fiscalía que investiga el caso, Odebrecht transfirió, entre 2011 y 2014, casi US$ 11 millones y poco más de 684 mil euros a la firma Sabrimol Trading, una sociedad anónima domiciliada en Montevideo que, según la investigación, pertenece al empresario, más allá que a su frente figuren sus contadores.

La conexión está dada porque uno de ellos, Carlos Dentone, afirmó al fiscal, vía correo electrónico, que Rodríguez era el verdadero propietario. Además de que Bralex SA, otra empresa sí reconocida por "Corcho", designó dos mandatarios en Sabrimol y recibió de esta última transferencias de dinero.

En cada fecha clave de aumento de precios o adendas al presupuesto original de las obras contratadas, Rodríguez se comunicaba con el empresario kirchnerista José López o con José Olazagasti, secretario del entonces ministro de Planificación, Julio De Vido, que a su vez era puesto al corriente.

Según los registros, el jerarca devolvía el llamado siguiendo, a la inversa, la misma cadena, que finalizaba con una nueva llamada: Rodríguez les hablaba a los directivos de la constructora.

Así, el 2 de julio de 2012, dos días después de un depósito hecho en Sabrimol, Rodríguez llegó a Uruguay en un vuelo privado por el día.

Entre setiembnre y diciembre de ese año Sabrimol recibió de las off shore de Odebrecht US$ 1,8 millones en varias transferencias. Curiosamente, "Corcho" volvió a Uruguay siete días después. Una secuencia similar se sucedió, según la investigación, el 15 de noviembre de 2013.

Odebrecht reconoció el pago de sobornos en la Argentina para poder acceder a distintas obras. Hasta ahora la empresa admitió coimas por US$ 35 millones, aunque ahora se sospecha que la suma es mucho más grande.