Despido ALUR: "Haber sido secretaria de Sendic no puede ser un pecado"

Publicado: 13/03/2018 18:01
Despido ALUR: "Haber sido secretaria de Sendic no puede ser un pecado"
ECOS
Fernando Pereira (Pit-Cnt) y cardenal Daniel Sturla durante la visita al campamento.

El presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira, y el cardenal Daniel Sturla visitaron la carpa donde se lleva adelante la huelga de hambre.

“No se puede considerar como un pecado capital haber sido secretaria de Sendic”, dijo Fernando Pereira, presidente del Pit-Cnt. Según él, esa fue una condicionante para que Luiggina fuera despedida de ALUR.

Pereira reconoció que la reestructura empresarial fue el motivo formal por la que se efectuó el despido, pero dijo que "no se puede despedir a una mujer en período de lactancia porque eso atenta contra los principios que el Estado defiende sobre maternidad y lactancia”.

Si bien la ley prohíbe que una mujer sea despedida en los 180 días posteriores al parto, la “letra chica” aclara que se la empresa paga una retribución especial lo puede hacer. “Esta semana nos reuniremos con InMujeres para ver si podemos modificar esa parte de la ley”, dijo el sindicalista.

También aclaró que Luiggina no se desempeñaba en un cargo de confianza sino que era secretaria. “Ganaba 50 mil pesos. En Uruguay los cargos de confianza ganan mucho más que eso”, expresó e indicó que ella concursó para conseguir el puesto.

A su vez, criticó el casi nulo apoyo que han tenido los damnificados desde el Sindicato de Trabajadores de ALUR. “Ellos tendrán sus motivos, pero yo lo lamento mucho”.

El cardenal Daniel Sturla también visitó el campamento frente a Torre Ejecutiva donde Pablo Ferreira hace 13 días que comenzó una huelga de hambre.

Por un lapso de 30 minutos, Sturla se reunió con Pablo y Luiggina D´Agosto, su pareja y por quien hace la huelga de hambre luego de haber sido despedidoa de ALUR. La reunión fue dentro de la carpa ubicada en Plaza Independencia, frente a la Torre Ejecutiva, debido a que Pablo se sentía débil como para salir.

“Lo encontré muy angustiado y con dificultades físicas”, dijo el cardenal y expresó su deseo de que la situación se termine pronto.

Explicó que estuvo allí porque se lo habían solicitado, pero que su única intención era interiorizarse en el tema. “Tenemos que conversar con otras personas interesadas y poder ayudar a que esa familia vuelva a estar junta, dijo.

Para Sturla la única solución es que se reinserte laboralmente a Luiggina, sea en el mismo puesto o en otro lugar. Por su parte, Pereira dijo: “Hay que devolverle el trabajo a la compañera. Sea en ALUR o en cualquier otro lado”.

La central gremial no descarta el paro como medida de movilización por esta situación.