Polémicas y poderosas: las redes y su influencia en las autoridades

Por: Patricia Vicente
Publicado: 21/04/2017 07:00
Polémicas y poderosas: las redes y su influencia en las autoridades
Twitter Fata Delgado

En las últimas semanas distintos tuits de figuras y jerarcas tuvieron consecuencias inesperadas. Experto analiza el poder de las redes.

El decano de Economía y su tuit sobre el Coffe Shop y la discriminación a perros y mexicanos. Un consejero de Primaria y la apreciación de que instituciones como Los Pinos deben estar prohibidas. El “Fata” Delgado y su reclamo porque no le dieron el Solís. Y el intendente, Daniel Martínez, respondiendo al artista, del que es amigo personal, ofreciendo solucionar el tema.

Simples tuits de figuras o autoridades que, seguramente, no imaginaron la trascendencia que iban a tener. Todos publicados en las últimas semanas y todos con consecuencias que excedieron a la red social del pajarito: cedulones de la Intendencia, intimaciones del Ministerio de Trabajo y la novedad de que el “Fata” presentará su propuesta para hacer su show en el Solís.

¿Cómo influyen las redes sociales en las decisiones públicas? ECOS consultó al psicólogo y especialista en el tema Roberto Balaguer, quien afirmó que “lo que cada vez más queda claro es que las redes sociales conllevan un poder muy grande”. Además, resaltó que las autoridades deben ser conscientes de que cuando hablan a través Twitter lo están haciendo en un ámbito público.

“Existe la idea de que se puede delimitar la opinión personal de la representatividad institucional. Pero es muy difícil, las personas tomarán esa voz como oficial, porque son personas públicas y Twitter es un ámbito público, no una conversación entre amigos”, agregó.

Como ejemplo de ello, Balaguer recordó el cartel que apareció en Malvín diciendo que allí también discriminaban mexicanos buscando que la Intendencia respondiera a un reclamo de un grupo de vecinos. También mencionó las respuestas que recibió el intendente Martínez al ofrecerle a Delgado su ayuda para abordar el tema del Solís. “Tengo el temita del alumbrado público que cada pocos días se rompe. Tb el contenedor de basura desbordado. Nunca me respondés a mí....”, fue una de ellas.

“Casos como estos tienen mucho de uruguayo”, dijo el especialista. “La idea de que acá nos conocemos todos deriva en ese nivel de informalidad en las comunicaciones y termina en que los demás ciudadanos esperen el mismo trato y se pregunten si esa es la manera en que se van a manejar todos los temas o si solo es así porque se trata de una persona pública”, explicó.

Y esto puede ser perjudicial, porque “parte de la ciudadanía entiende que el manejo no es equitativo”.

Para Balaguer el caso del Coffee Shop “quedará como el paradigma de los riesgos de no tomarse el tiempo para reflexionar, pensar y encauzar estas conversaciones por las vías formales”.

“A quién contestarle, cuándo, por qué a uno y no a otro, por qué un tema sí y otro no. Son cosas que se deben empezar a delinear, porque si no se actúa impulsivamente y luego hay que responder con hechos, ya sean políticos o institucionales”, afirmó.

#FataalSolís, reunión y el riesgo de actuar para agradar al colectivo

El pasado lunes el tuit de Fabián “Fata” Delgado desató la polémica en las redes sociales: “Yo pedí el Teatro Solís, me dieron un boleo, pero viene Babasónicos y a la orden!! Uruguay nomá!! Y no tengo nada contra Babasónicos ojo”. Por qué se lo habían negado y cómo se define qué artistas pueden actuar en la principal sala teatral del país fue uno de los temas del día.

Consultado por ECOS en ese momento, el artista dijo que por la respuesta que recibió entendió que su perfil no era el adecuado. La directora del teatro, Daniela Bouret, aclaró ese día que no se negó el Teatro Solís, porque “las salas no se niegan, se programan” y destacó la calidad artística de Delgado. Horas más tarde, Martínez apareció en escena y sorprendió con su mensaje.

Finalmente, 48 horas y miles de tuits acumulados bajo el hashtag #FataalSolís después, Delgado y Bouret se reunieron y acordaron que el artista enviará una propuesta para presentarse en el teatro en 2018.

Pese a que no está confirmado el show, el cantante está seguro de que estará “a la altura de las circunstancias” y las redes sociales ya celebran.

Tomando este caso como ejemplo, Balaguer sostuvo que uno de los riesgos que conllevan las redes sociales para las autoridades públicas hoy en día es que, en muchos casos “se pierde el norte de hacer las cosas que hay que hacer, por hacer las cosas que la gente quiere”.

Dijo que puede ocurrir que las decisiones que se tomen sean mejores porque toman en cuenta más opiniones y visiones diferentes, pero que a la vez se corre el riesgo de dejar de decidir en función de objetivos y pasar a hacerlo para agradar a todos. "Y esa es la mejor manera de terminar no agradándole a nadie", afirmó.

Para el psicólogo un caso como el de #FataalSolís deja la sensación de que “al ir por las vías formales había una opinión y por la vía informal (de protesta en las redes sociales) se logró cambiar”.