La rueda popular: haciendo rodar sueños compartiendo bicicletas

Por: Nadia Ameghino
Publicado: 10/08/2016 08:21
La rueda popular: haciendo rodar sueños compartiendo bicicletas
Fb. Rueda Popular.
El proyecto entregó más de 650 bicis en los últimos cuatro años.

Un grupo de jóvenes toma las que están fuera de circulación o no se usan, las reciclan y las donan a chicos carenciados.

El uso de la bicicleta como medio de transporte público hace años viene creciendo en todo el mundo. La bicicleta ya no es sólo un objeto de paseo de fin de semana, sino la forma más rápida de moverse diariamente por la ciudad.

Guillermo Gambetta el impulsor de la Rueda Popular, nos recibió en su nuevo local de Palermo para contarnos sobre este innovador proyecto solidario.

-¿Cómo nace y en qué consiste la Rueda Popular?

-La Rueda Popular nace como idea, de transformar lo que antes era hobby: restaurar bicis antiguas, y llevarlo a un trabajo diario. Hace 4 años arrancamos con un cambio de vida en lo personal y fue así que creé el taller de bicicletas populares.

Nos dedicamos a la restauración de bicis antiguas y mecánica. Todo lo que siempre hice de hobby lo empecé a hacer como trabajo de todos los días ya que tenía ganas que los chicos pudieran tener la misma experiencia que pude tener yo: tener una bici. A partir de ahí empecé a pensar lo que hoy es la Rueda Popular.

Básicamente trataba de ser el canal de recibir esas bicicletas que por ahí no se usaban, que muchas veces la gente las tiene sin usar en la casa. El inicio fue en 2013, casi obligado porque un cliente cuando le conté esto que tenía ganas de hacer, vino un día y me trajo una bici y me dijo “tomá, para que arranque la Rueda Popular”.

-¿Quiénes integran este proyecto?

-Mi novia Mai Ferreyra, que arrancó casi conmigo, arregla y repara también. Y después se sumó un amigo Daniel Nareso y su hijo Evaristo de 15 años quien se enganchó al ver las entregas de bicicletas, hecho que lo movilizó bastante. Y después siempre hay gente alrededor con ganas de sumarse que colabora, como mi amigo Diego que puso su camioneta cuando fuimos a Río Negro.

-¿Cómo son las etapas hasta que entrega una bici?

-El mayor trabajo es contagiar a esa gente que tiene una bici y no la usa, que tenga la voluntad de donarla antes que se deteriore para nosotros repararla.

Como siempre decimos que las bicis tienen que estar un 50% completas, como todo lo que donás que sea algo que todavía se puede utilizar. Nos ha pasado en muchos casos de bicis que están muertas, y por más voluntad que le pongamos no sirve.

-¿Cómo seleccionan a las personas que reciben las bicis donadas?

-En el momento que nos donan una bici sacamos una foto de la persona que vino, se acercó y la donó. La subimos a las redes sociales, que eso es lo que más contagia gente. Nos escriben quienes saben de un lugar o persona que necesite una y mandan vía mail su pedido contando su historia.

Nosotros seguimos cada historia, respondemos cada mensaje y en base a eso vamos interactuando con la gente para ver donde hay una verdadera necesidad.

Tenemos tres prioridades decisivas al momento de elegir las personas para donar: los niños para que tengan su primera bicicleta, niños y adolescentes que la usen para asistir al colegio y adultos que la usen como medio de transporte.

-¿Hasta ahora cuántas bicis llevan entregadas?

-Más de 650 que fueron entregadas de a una.

-¿Funcionan solo en Buenos Aires o hay sucursales al interior del país?

- El año pasado viajamos por primera vez a Río Negro, a un barrio en plena formación en General Roca que se llama Fiske Menuco, donde a través de un profe de una escuelita de fútbol que funciona ahí nos contactó y llevamos 20 bicicletas.

Otro viaje fue a la provincia de Corrientes, a una escuela rural muy humilde en Saladas, paraje La Mansión. Nos habían hecho el pedido que necesitaban 3 bicis para los egresados pero aprovechamos para llevar 20 , las sorteamos y donamos el resto entre los chicos de ahí.

-¿Cómo se sustentan económicamente?

-Lo financiamos plenamente nosotros, no recibimos ayuda de nadie más que la buena voluntad de gente que dona la bici. Un porcentaje de todos los trabajos que se hacen acá va destinado para financiar el proyecto de la Rueda Popular. En el local tenemos la "latita del aire" en la que quienes vienen a inflar la bici dejan una colaboración.

-¿Cómo se puede colaborar con el proyecto?

-Puede ser desde desde comprar un timbre de una bicicleta en nuestro taller que si, lo compras en cualquier lado te sale $100 pero acá lo pagás $200 y $100 van para la Rueda Popular.

La idea es que quienes colaboren siempre se lleven algo. También está la opción de quien quiera colaborar con el proyecto, registrarlo con un número de socio y que sea un participante activo al cual también se lo puede invitar cuando vayamos a hacer una entrega.

Después de 3 años, pudimos abrir el local acá y tenemos un galpón que ampliaremos para tener un taller independiente y empezar a dar ahí talleres abiertos para enseñar mecánica de bicicletas, y la misma gente que venga a aprender sea la que repare las que luego serán donadas.

-¿Qué otros planes a futuro tienen?

-El domingo 21 de agosto por el día del niño vamos a hacer una merienda en la puerta del local y entregaremos 20 bicicletas entre toda la gente que ya nos mandó mails.

-¿Cuáles son las razones del incremento del uso de bicicletas como medio de transporte?

-La construcción de bicisendas ayudó mucho a que la gente se largue y empiece usarla como un medio de transporte.

También la complicación de tránsito en Buenos Aires hace que tardes menos tiempo en bici que en auto, y ganes tiempo también si utilizás el transporte público porque te evitás el tiempo de espera del colectivo y podés reducir el costo del viático. Aunque se incrementó el uso de bici, pero no la compra porque la gente está rescatando la bici que tiene en la casa.