Buenos Aires reconoce a Roger Waters por labor humanitaria en Malvinas

Publicado: 9/11/2018 07:50
Video: EFE

"Esas islas estaban millones de años antes de las expediciones imperiales de las monarquías europeas", dijo el fundador de Pink Floyd.

La ciudad de Buenos Aires nombró Huésped de Honor al músico Roger Waters por su intermediación ante el gobierno británico para poder llevar a cabo la identificación de soldados argentinos caídos en la guerra de las Malvinas (1982) que permanecían enterrados de manera anónima.

La Legislatura de la capital argentina también distinguió a la periodista Gabriela Cociffi y el veterano de la guerra Julio Aro, que impulsaron del lado argentino la reivindicación para recuperar los cuerpos, así como al coronel británico Geoffrey Cardozo, que organizó la construcción del cementerio de Darwin, en el que fueron enterrados los combatientes y cuya colaboración fue clave.

El año pasado los gobiernos de Argentina y el Reino Unido -que se enfrentaron por el control de las islas en un conflicto que se saldó con 649 argentinos, 255 británicos y 3 isleños muertos- llegaron a un acuerdo que permitió a la Cruz Roja trabajar para exhumar y tratar de poner nombre a los 123 combatientes no identificados que quedaban en las Malvinas, lo que hasta ahora se logró con 102.

En un discurso en el que se mostró "totalmente emocionado", Roger Waters contó que su "pequeñísimo rol" en la "gesta conjunta" comenzó cuando Gabriela Cociffi le expuso la petición de los familiares de las víctimas, lo que le llevó a intentar juntar a las partes y a "echar abajo todas las resistencias que había del otro lado del Atlántico".

El fundador de Pink Floyd, "en representación de todos los seres queridos" de los soldados, escribió cartas a varias autoridades, entre ellas al Foreign Office y a la gobernadora de las Malvinas, a quien le relató que su padre y su abuelo habían muerto en la guerra, y el dolor que pasaron su madre y su abuela, que "nunca encontraron un lugar para ir a rezar y calmar su enorme dolor".

Después de que el excombatiente argentino Julio Aro hablase del "amor" presente en la sala, el guitarrista quiso resaltar también en la ocasión había especialmente un "poderoso sentimiento antiguerra".

También afirmó que se habían "malinterpretado" unas declaraciones sobre Argentina y sus derechos sobre las Malvinas, y zanjó: "Esas islas son parte de la Tierra, ese frágil y pequeño globo que llamamos hogar, y que esperamos dejar relaticamente intacto a nuestros hijos y nietos".

"Esas islas estaban millones de años antes de las expediciones imperiales de las monarquías europeas", prosiguió Waters, y aseveró que no debería ser derramada "ni una sola gota de sangre de cualquiera de nuestros hijos por las aspiraciones imperiales de monarcas muertos hace largo tiempo".

El veterano de la guerra Julio Aro dijo estar "eternamente agradecido" al músico, al que describió como "una persona que es mucho más grande como ser humano que como artista".

También recibieron el diploma Alejandra González, miembro de la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas, el presidente del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), Luis Fondebrider, el Centro de terapias psicológicas Fernando Ulloa y el secretario argentino de Derechos Humanos, Claudio Avruj.

En el acto, los músicos argentinos Alejandro Lerner y Raúl Porchetto tocaron sus canciones "La isla de la buena memoria" y "Reina madre", que hablan acerca de jóvenes destinados a luchar en la guerra.

Argentina reclama la soberanía de las Malvinas desde 1833, cuando fueron tomadas por el imperio británico, y el 2 de abril de 1982 la cúpula militar de la dictadura que gobernaba el país sudamericano desencadenó con un desembarco en las islas una guerra en la que fueron derrotados 74 días más tarde.

EFE