Del matambre de Godín a la canción política que revolucionó el Mundial

Por: Danilo Costas
Publicado: 28/06/2018 12:55 | Actualizado:
Video: NTVG Youtube

"Cielo de un solo color" suena en cada estadio donde juega Uruguay, fue elogiada por Billboard y el plantel celeste la adoptó en 2010.

La marcha de Uruguay en el Mundial de Rusia tiene una banda sonora que persigue al equipo por las distintas ciudades y que cobra vida en las miles de gargantas celestes que viajaron para apoyar al equipo.

“Cielo de un solo color”, del disco Aunque cueste ver el sol, el tercero de la banda uruguaya No Te Va a Gustar, se transformó en una canción de aguante celeste durante la Copa del Mundo y esconde algunas historias que ECOS rescató de la intimidad de la banda.

El tema original, escrito entre 2001 y 2002 por Emiliano Brancciari y el exintegrante de la banda Mateo Moreno, poco tenía que ver con el fútbol más allá de la jerga futbolera.

Con ritmo pegadizo y frases tales como “hay algo que sigue vivo, nos renueva la ilusión” y “celeste regálame un sol”, la pieza se adaptaba perfecto a la metafórica futbolera, pero hablaba de la brutal crisis económica que azotó al país entre 2001 y 2002.

“La canción toma mayor trascendencia porque cuando la banda hizo el tema el fútbol no tenía nada que ver. Se tomaron algunas palabras del lenguaje del fútbol para explicar las ideas, pero era una canción de corte político por todo lo que vivió el país durante la crisis”, dice a ECOS el músico Denis Ramos, uno de los históricos integrantes de la banda.

“Cielo de un solo color se escribió con otro sentido por más que está compuesta con un lenguaje que la jerga futbolera puede entender y abrazar. El mensaje que se transmitió sobre la esperanza de que el país se pudiera recuperar de la crisis también se emparentó con el fútbol y por la pasión que los uruguayos sienten por eso”, agrega a este portal el trompetista Martín Gil, otros de los fundadores de la banda.

El tema se metió en el ADN de la gente y aumentó su popularidad cuando, durante el Mundial de 2010, el plantel de Óscar Washington Tabárez la asumió como propia.

La canción en cuestión sonaba siempre en el ómnibus que trasladaba al equipo a los distintos estadios de Sudáfrica 2010.

Luego de ese Mundial, con el pico de orgullo por las nubes luego del cuarto puesto, la banda cantó en la inauguración de la Fundación Celeste y el vínculo entre los jugadores y los músicos quedó sellado.

Incluso fueron ellos quienes, ante el pedido de FIFA de que cada asociación eligiera una canción para pasar en los estadios antes y después de cada partido, votaron por “Cielo de un solo color”.

“Nos quedó una muy buena relación con los jugadores luego del Mundial de Sudáfrica y ellos siempre nos mandan audios o videos cantando el tema. Para nosotros es una locura y nos llena de orgullo que ellos se sientan identificados con la letra. Hasta el día de hoy compartimos algún asado”, agrega Ramos.

El vínculo fue incluso más allá y varios integrantes del plantel celeste, con el capitán Diego Godín a la cabeza, aportaron sus palmas en la grabación de “El Equilibrista”, uno de los cortes del disco “Por lo menos hoy”.

Al final de la canción, entre palmas, silbidos y felicitaciones, se escucha la voz de Godín que dice “el matambre estaba quemado”.

“Hay una relación muy linda con Diego (Godín), el Cebolla (Cristian Rodríguez) y el Mota (Walter Gargano), pero se ve que se nos quemó el asado”, agrega Ramos a las risas.

La banda llegó el martes de una gira por México y se toparon con su canción inundando los estadios y las redes sociales.

“Llegamos de México donde estábamos siguiendo el mundial por los celulares y por alguna red social, con amigos que nos mandaban audios o videos. Pero sin duda cuando llegamos a Uruguay nos dimos cuenta de la magnitud”, sostiene Gil.

Para el manager de la banda, Nicolás Fervenza, lo mejor de esta identificación con el tema es que se trató de algo genuino. “Estamos muy felices con lo que pasa con el tema y porque además fue genuino en la recepción de los jugadores y de la gente. Está buenísimo siempre poder participar y es algo que va más allá del fútbol. Todo lo que genere alegría para nosotros es disfrutable”.

En esa campaña de difundir la canción, los murguistas y productores de Del Sol FM, Maximiliano Pérez y Rafael Cotelo, tuvieron mucho que ver.

La emisora, durante su cobertura en Rusia, apeló a la frase “Hay algo que sigue vivo” como un hilo conductor.

Destacada por Billboard

La prestigiosa publicación estadounidense le dedicó un artículo a la canción donde destaca la potencia del tema y el vínculo que tiene con sus hinchas.

“La hermosa canción del grupo de rock uruguayo No Te Va Gustar ha acompañado la racha ganadora del equipo. Aunque puede que la Celeste no sea la selección más famosa para los hinchas futboleros del mundo, han hecho sentir sobradamente su presencia en la Copa del Mundo, dándole una paliza a Rusia para quedar primeros en el grupo A”, escribió Billboard.

“El rock uruguayo puede parecer a veces poco importante en comparación con el de Argentina o México, pero en lo que respecta a canciones del Mundial, la que cantan los uruguayos en los estadios es la ganadora”, agregó la publicación.

La canción de No Te Va a Gustar desplazó de las preferencias a la clásica “Cuando juega Uruguay” de Jaime Roos y “Descolgando el cielo”, una pieza compuesta por Eduardo Lombardo que arrasó durante 2011, el año en que Uruguay se coronó campeón de la Copa América celebrada en Argentina.