Adriana da Silva: "Todos los actores deben hacer de todo"

Por: Leonel García
Publicado: 26/06/2017 13:11 | Actualizado:
Adriana da Silva: "Todos los actores deben hacer de todo"
Afiche de "Los Monstruos", con Adriana da Silva y Hugo Giachino

La actriz dice que gracias a Héctor Lescano ensaya "Los Monstruos" en la Embajada de Uruguay en Argentina.

Desde hace un año, la actriz Adriana da Silva está yendo y viniendo a Buenos Aires a ensayar. Lo hace pensando en un musical, algo así como una especialidad de la casa, “Los Monstruos”, multipremiada obra del dramaturgo y director argentino Emiliano Dionisi, que estrenará junto con Hugo Giachino el martes 25 de julio en la sala Hugo Balzo. Al menos ahorra en sala de ensayo, ya que el embajador uruguayo en Argentina, Héctor Lescano, les presta las instalaciones de la sede diplomática para practicar.

A Adriana, los 48 años (cumplidos el viernes 23) la agarran casi sin tiempo libre, con cuatro obras a la vez. A la inminente “Los Monstruos” le suma el ya promocionado proyecto para setiembre de “Falladas”, del también argentino José María Muscari, la continuación de “Perras” ahora en Paraguay y la también próxima “Como vos y yo”, estas dos últimas embebidas de la problemática adolescente. En todo caso, para ella, que tiene casi tres décadas de teatro sobre los hombres, es señal de los buenos tiempos actuales para la cartelera cultural.

“La movida cultural está bien variada. Ya no conseguís una sala por dos o tres meses como antes. Hoy podrás conseguir por diez funciones. Eso quiere decir que el compromiso de las salas es brutal”, le cuenta Adriana a ECOS. De hecho, para “Los Monstruos” solo consiguió seis fechas, seis martes. Esa es otra señal positiva: “Ahora se está dando, como en Argentina, que hay funciones todos los días, ¡antes era impensable un martes o un miércoles!”.

No es por falta de salas, asegura. “Ahora, además, hay mucho circuito alternativo de espacios nuevos. Hay proyectos que no esperan una sala convencional, lugares que se aggiornaron. Si no, se está frito. Hay mucha
gente joven haciendo cursos de teatro…”.

La sala Hugo Balzo, del Sodre, cumple los requisitos necesarios para “Los Monstruos”: buena acústica, indispensable para un musical, y espacio para los elementos de robótica necesarios. La actriz subraya que estas seis primeras funciones son la primera etapa de este proyecto, al que luego se piensa lanzar a la ruta, a otra sala, al Interior o adonde sea. Y junto con Giachino están embarcados en la agobiante tarea de ser, además de protagonistas, productores. Esto es: además de estar arriba del escenario, estar debajo de él, adelante, atrás, a los costados…

“No te puedo decir el estrés que ha sido. Es mucha cosa, ensamblar las
canciones, la actuación y todo lo de producción: vestuario, auspiciantes,
prensa, la sala… Es una empresa grande y estamos en la recta final. Además,
era necesario ensayar en Buenos Aires porque el director estaba allá. Hace un año que estamos yendo, cada 15 o 20 días. Si fuera en tu ciudad, estarías dos horas, todos los días y en un mes y medio sacás el espectáculo. Pero acá los ensayos están tan separados que cuesta más. Dio una gran mano Héctor Lescano, que nos dejó ensayar en la Embajada uruguaya. Eso fue buenísimo, era como estar en casa, ¡hasta el perro era uruguayo!”, dijo la actriz.

“Los Monstruos” está muy alejada del preconcepto de entretenimiento ligero que se les suele atribuir a los musicales. Es la historia de dos padres, Sandra y Claudio, que se conocen a través de sus hijos, Lola y Patricio. Ambos tienen problemas, ambos están tratando de convencer a directores de distintos colegios que acepten a sus hijos. Lola no habla y Patricio es obeso e hiperactivo. Sandra viene de una relación desgastada y a Claudio lo abandonó la mujer. A Claudio lo exaspera su hijo, porque le recuerda demasiado a su ex esposa. Sandra se da cuenta del motivo por el cual su niña dejó de hablar. Lo que al principio genera risa luego resulta ser un drama. La monstruosidad comienza a aflorar. “¿Viste ese Photoshop social que quieren hacer algunos padres, de que mi hijo es fantástico?”, cuenta la actriz y productora.

La obra, subraya, vale la pena el esfuerzo por –hasta ahora- seis funciones. “¿Sabés qué pasa? En este momento de mi vida, siendo madre, con la trayectoria que tengo, tenía ganas de hacer un texto así, comprometido hasta la médula y trabajado en los detalles. Y Hugo también”.

Tiempo muy ocupado

Además de estar en la recta final con “Los Monstruos”, Adriana prepara “Como vos y yo”, un espectáculo en base a los libros de Cecilia Curbelo, autora enfocada al público adolescente. “Es la historia de Belén, sobre las cosas que hacen los jóvenes para encajar en nuevos grupos sociales y a los peligros que ella enfrenta”. Se entrenará en el Teatro del Anglo el 13 y 14 de julio “para público” y luego hará giras por liceos.

Adriana, madre de una adolescente, conoce bien los temas relacionados. Su hija mayor, Julieta (14), ahora trabaja con ella en “Perras”. Con esta obra, estrenada el año pasado, llegarán a Paraguay a principios de agosto, invitados por una organización dedicada al bullying.

Y como si el día no tuviera solo 24 horas ni la semana siete días, también está ensayando “Falladas”, con el estreno previsto para setiembre.

“Una vez a la semana viene un asistente de Muscari a ensayar con nosotras. Es un grupete bárbaro con compañeras de varias épocas. Con Paola Bianco ya estuve en un musical y con Catalina Ferrand también. Luciana Acuña fue alumna mía en el Teatro del Centro, ¡por dos clases! Y con Patricia Wolf, aunque no creas, lo que hicimos juntas fue un secretariado bilingüe, ¡yo egresé y ella no, ja!”.

En el caso de “Los Monstruos”, es un nuevo capítulo de la actriz en un terreno donde pisa fuerte, el de los musicales. Su primer mojón fue en “Cine, radio, actualidad” (1992), al que sumó nombres como “Víctor, Victoria”, “La jaula de las locas” y “Cabaret”. “Yo estudié comedia musical y me encanta. Es un género completo: te obliga a cantar y a seguir actuando. Es apasionante, un desafío, yo creo que todos los actores deberían hacer de todo”, dice quien también supo cortar boletos y acomodar público en el Teatro Circular. “Y el día que no me veas haciendo todo eso, es porque me verás con un bastón”.

Adriana da Silva, eternamente ligada al anterior “Buen día Uruguay”, el magazine de Canal 4 en el que estuvo desde 1998 hasta 2012, asegura que no extraña la televisión. “Sin ánimo de que suele falso, ¡realmente no tengo tiempo! Estoy todo el día enganchada con esto. Como estoy en el tema de la producción, me levanto, dejo a mi hijas en la escuela (la menor, Clara, tiene ocho años) y me siento frente a la computadora trabajando en todos los frentes. Con el tema de los auspiciantes, los actores, los liceos… realmente no tengo tiempo. Y además, trato de no cerrarme a la nostalgia, no quedarme detenida en el tiempo, sería no avanzar”.

Su contacto con la realidad se limita a los informativos de la mañana. La tarde las tiene ocupadas entre el ser actriz, productora y madre. Sin embargo, tiene claro que lo que sería Uruguay de ser una sala de ensayo: “Sería una tragicomedia. El otro día me enteré que le iban a hacer un homenaje al Goyo Álvarez… a ver, ¿me están jorobando?, ¿es un chiste?”.

- Y si fuera un musical, ¿cuál sería?

- Creo que “La jaula de las locas”. Pero con un tema como ese encajaría bien en “Los Monstruos”.