Riccetto volvió, agradeció y Bocca contó su pequeña mentira piadosa

Por: Patricia Vicente
Publicado: 1/06/2017 16:23
Riccetto volvió, agradeció y Bocca contó su pequeña mentira piadosa
ECOS

La uruguaya retornó al país con su destacado galardón y el director del Ballet del Sodre complementó con una divertida anécdota.

Julio Bocca la nominó, el jurado la consideró candidata y ella, humilde, pensó que no ganaba. “Iba con cero expectativa. No porque no me sintiera al nivel, sino porque el uruguayo es muy de perfil bajo y yo soy así también. Cuando me enteré de la nominación pensé: Julio me quiere mucho, cree mucho en mí, pero este es un jurado sumamente internacional, qué idea van a tener de lo que hace María Riccetto en Uruguay, que estamos tan lejos”.

Así fue el proceso previo a que María Noel Riccetto se consagrara como la mejor bailarina en el concurso Benois de la Danse 2017. Y así lo contó ella misma al volver a Uruguay y tras ser recibida en Torre Ejecutiva por el presidente en ejercicio, Raúl Sendic. “No me lo esperaba”, afirmó en conferencia de prensa tras ese encuentro.

Pero lo ganó y como definió Julio Bocca, director artístico del Ballet Nacional del Sodre, Riccetto pasó “a la historia de las grandes figuras de la danza”. El argentino, que este jueves está cumpliendo siete años al frente de la compañía, aseguró que el premio es “más que merecido”, porque “ella es una persona que siempre ha trabajado, que siempre ha buscado más, que sigue buscando y que está en un momento maravilloso de su carrera”.

Bocca, que ganó este premio en 1992, cuando se entregó por primera vez, integraba el jurado de siete personas que nominaban a los candidatos y definían al ganador. La noche anterior a la entrega fue la reunión de votación y se enteró de antemano que la uruguaya era la elegida, pero no podía decir nada y eso fue lo más difícil, contó.

“Tenía que ver cómo mentirle para no decirle que había ganado. Esa noche nos encontramos en el bar del hotel y ella me preguntó. Tuve que decirle que no, que votamos y que al día siguiente el presidente del jurado sacaba el ganador y recién ahí se sabía. Fue bastante difícil, porque estaba tan feliz, que costó controlarme”, relató, sonriendo.

Y en la ceremonia, aunque para él ya no era una sorpresa, la emoción pudo más. “Cuando la nombraron, ver su reacción, yo lo sabía, pero me emocioné. Me hace muy feliz”, señaló.


En su vuelta y con el premio en mano, Riccetto se dedicó a agradecer. A los amigos, la familia, los compañeros, a Bocca, a la prensa. “Desde que se supo que había ganado hasta ahora no para de sonarme el teléfono, de caerme mensajes en todas las redes sociales. Me encanta estar conectada, pero no me dan las manos para agradecer a todos”, afirmó y soltó alguna lágrima mientras mencionaba a sus seres queridos.

Pero el agradecimiento especial, el más destacado, fue para Bocca. “La razón por la que volví fue él. Lo que ha hecho con la compañía y la transformación que ha tenido el ballet nacional, no sé si otra persona lo hubiera podido lograr. Me siento afortunada de formar parte de todo esto. Él fue la persona que me trajo de vuelta, lo adoro por eso”, resumió.

Lea además: María Riccetto, desde Moscú: "¡No lo puedo creer, estoy en shock!"

Nacida en Montevideo, Riccetto comenzó a estudiar ballet a los seis años. Ingresó a la Escuela Nacional de Danza a los ocho y al Cuerpo de Baile del Ballet Nacional del Sodre en 1996. Dos años después viaja a Estados Unidos a perfeccionarse, siendo parte del prestigioso American Ballet Theatre.

Su vuelta a Uruguay para ser parte del BNS, como primera bailarina residente, fue en 2013.