Se calló el cantor: murió Horacio Guarany

Publicado: 13/01/2017 14:41
Video: PANCHO VERTIGEN

Tenía 91 años y padecía una insuficiencia cardíaca crónica. En 1985 había sido distinguido como el principal cantante folklórico argentino.

Finalmente, se calló el cantor. El folklorista argentino Horacio Guarany, nacido el 15 de mayo de 1925 como Eraclio Catalín Rodríguez Cereijo, falleció este viernes a los 91 años.

Quien en 1985 recibió el Premio Konex de Platino como el cantante masculino más importante de la historia del folklore argentino padecía una insuficiencia cardíaca crónica.

"Toda mi vida en general, no sólo la artística, ha sido una gran felicidad para mí -dijo- . Alguien me enseñó alguna vez que lo importante es saber vivir. No hace falta tener títulos, dinero o fama (...) Cuando vos odiás a alguien, el veneno te mata a vos. Yo tuve la desgracia de nacer muy pobre. Cada tanto, mis padres me entregaban a alguna familia para que me cuidara porque ellos no podían hacerse cargo. El dolor que me produjo eso se transformó en riqueza, finalmente. La falta de cariño, la falta de respeto al niño me terminó dando fortaleza y experiencia para escribir esas canciones que me llevaron a ser uno de los artistas más queridos del país", le dijo al diario argentino La Nación en 2014 recordando sus inicios humildes, en la provincia de Santa Fe.
A los 17 años viajó a Buenos Aires para probar con el canto. Llevaba el folklore en la sangre, pero –según consignó el diario argentino Clarín- no le huyó a los tangos y a los boleros. Sin suerte al principio, debió trabajar en el puerto como estibador y en los barcos como cocinero.

En total editó 57 discos –el primero de ellos a los 32 años- que incluyeron éxitos tales como “Guitarra de medianoche”, “Milonga para mi perro”, “La guerrillera”, “No sé por qué piensas tú”, “Regalito” o “Si se calla el cantor”, quizá su canción más emblemática, también título de la primera película que protagonizó.

Su trayectoria “tuvo su apogeo en los años ‘60 y ‘70, con sus mensajes de protesta y su reivindicación de las vidas de los peones, los campesinos y los trabajadores golondrina”, indicó Clarín.

Perseguido por la Alianza Anticomunista Argentina (AAA), grupo parapolicial que existió antes del Golpe de Estado de 1976 en ese país, debió exiliarse en Venezuela, México y España. Volvió en 1978, aún en dictadura, pero con la actividad restringida.

Políticamente hablando se consideraba un hombre de izquierda y estuvo afiliado al Partido Comunista. Eso no fue impedimento para que apoyara las candidaturas presidenciales del justicialista Carlos Saúl Menem, de quien era amigo. Siempre se atribuyó al cantante la frase: "Carlitos, yo sé que vos no nos vas a defraudar". Eso terminó siendo el eslogan de campaña del político, en 1989.