Lali Espósito en su papel más jugado en cine

Publicado: 17/08/2016 06:41
Lali Espósito en su papel más jugado en cine
En "Permitidos", Lali Espósito comparte cartel con Martín Piroyansky, la modelo Liz Solari y el actor chileno Benjamín Vicuña.

“No podría darle un permitido a mi pareja”, dijo la cantante y actriz que estuvo presentando en Montevideo la comedia que protagoniza.

Por Alejandra Volpi

Calificada como la comedia argentina del año, “Permitidos”, representó un gran desafío para la también cantante Lali Espósito. Después del éxito arrollador de “Esperanza mía” en televisión, donde interpretaba a una monja enamorada del personaje de Mariano Martínez, fue convocada por el director Ariel Winograd (“Sin hijos”, “Vino para robar”) para esta particular historia centrada en una pareja clásica que juega con fuego de forma inocente sin saber que se va a quemar.

Camila y Mateo son novios, se quieren y viven juntos, pero una noche cenando con unos amigos surge el tema de los permitidos. Cada uno menciona un elegido famoso (teóricamente imposible) con quien tendría permiso para una noche de amor, pero al día siguiente accidentalmente Mateo conoce a la chica que mencionó.
La monja que hice en tele tenía todo más exacerbado, era como el grotesco de un chiste, y acá la situación se desarrolla con verdad

“Nos morimos de risa haciendo una comedia de estas características con situaciones tan graciosas. Lo genial para mí, a diferencia de otros trabajos anteriores, es que la dirección de Wino (grand) fue muy nueva para mí. Yo estaba acostumbrada a hacer personajes muy monstruitos, como bichos para afuera y con todo mucho. La monja que hice en tele tenía todo más exacerbado, era como el grotesco de un chiste, y acá la situación se desarrolla con verdad.

Yo soy Camila en la ficción y ella sufre en serio lo que le está pasando, no le resulta gracioso, la pasa muy mal. Se ve gracioso de afuera, pero a la hora de actuarlo tenía que ser con una verdad muy grande y aprendí mucho en esta película”, explica Lali Espósito en diálogo con ECOS, pocos minutos antes de la avant premiere que se realizó en MovieCenter de Nuevo Centro Shopping.

“Para mí esto es algo nuevo, en el cine son mis primeros pasos”. Dice esto y continúa con alegría: “por eso me entregué con corazón y alma a este proyecto”.

-¿En la vida real serías capaz de proponer un juego como el que plantea “Permitidos”? ¿Qué pensás de eso?

-La película no muestra a una pareja que se da esa libertad, simplemente juega con esto de: ¡Che!, ¿qué harías si tu famoso amor platónico te diera bola? Pero siempre como un chiste, porque de verdad piensan que son cosas que nunca van a suceder, hasta que a Mateo se le da la posibilidad de estar con esa famosa que siempre amó y ahí el chiste se transforma en verdad y todo se convierte en un gran drama para mi personaje, que entonces sale a vengarse buscando a su permitido. Pero ellos no tenían una relación abierta. ¡Y yo en la vida real te mato! Me decís que se te dio con Meryl Streep y te digo: “¡ándate y no vuelvas nunca más!”.

Yo pensaba en el ego de Camila como mujer, si te dejan por la bomba de Liz Solari es espantoso.

-También la película plantea detalles oscuros sobre la fama y la excesiva exposición en los medios y redes sociales. ¿Esto te llevó a reflexionar sobre tu vida?
La película habla de la fama desde las redes sociales, el mundo de la opinión anónima, y eso es algo que nos afecta a todos hoy

-Sobre mi vida no. En ningún momento me hice cargo de nada, ni de la vida que tienen estos famosos, ni de los personajes que se vuelven famosos. No me siento identificada con ninguna historia en lo personal pero sí siento que hay muchas Camilas y Mateos en el mundo, gente que por un hecho hasta externo a ellos mismos, por algo que no buscaron, se vuelven famosos. Lo mejor es que la película es muy moderna, porque habla de la fama desde las redes sociales, el mundo de la opinión anónima, y eso es algo que nos afecta a todos hoy. Una persona ahora hace algo o dice algo y en treinta segundos es mega famosa y nadie sabe quién es ni por qué trascendió pero el video se viraliza. Vivimos en la inmediatez y la película lo cuenta muy bien.

-¿Vos cómo te llevás con eso?

-Me llevo como todo el mundo. Pero ojo que cuando yo era chica no existían estas cosas, yo usaba casettes, ¿se acuerdan cuando la conexión a Internet era con el teléfono y hacía tremendo ruido? (se ríe). Entonces para los que tenemos más de veinte años todo esto es nuevo.

-¿Leés los comentarios de tus fanáticos? Hay gente muy agresiva en los foros, ¿te afecta cuando recibís un insulto?
El anonimato y lo masivo llevan a la violencia

-Leo, leo. Tengo una ventaja y es que no encuentro tantos comentarios de mierda. No sé si es porque tengo suerte y justo no los leo. Pero es cierto, hay una gran agresividad que la entiendo de dos maneras. Una es que todos necesitamos poner las frustraciones de nuestras vidas en algún lado y ése es el lugar más fácil del mundo. Y también que la impunidad que te da el anonimato es tremenda, porque te puedo poner a vos cualquier cosa, me divierto ese rato y no me detengo a pensar si te puedo dañar. El anonimato y lo masivo llevan a la violencia, es un lugar para descargarla muy fácil, entonces cuando encuentro algo negativo no le doy mucha bola.

-Hablemos de música. Estás presentando tu nuevo disco “Soy” y vas a venir a Montevideo el 6 de diciembre para presentar tu show en el Teatro de Verano. ¿Qué lugar ocupa la música en tu vida? ¿Cómo lográs organizarte?

.La música ocupa el cien por ciento, igual que la película en este momento. Lo que sucede con la música es que es un proyecto propio, son mis canciones, es producción propia, todas las canciones son mías, trabajo con los mismos productores de mi primer disco entonces todo es muy ameno, ahí soy yo, no hay personaje. Estamos preparando el nuevo tour, que es un show muy grande y estoy aprendiendo a producir. Esta vez además me apoya Sony para el lanzamiento del álbum y eso es bueno para mí.