Lacalle Pou trancó firme con la AUF por el mundial 2030

Por: Jorge Savia

Actualidad

8/02/2020 08:17

Lacalle Pou trancó firme con la AUF por el mundial 2030

El gobierno electo apoyará la candidatura de Uruguay, sólo si un estudio asegura que es económicamente viable y no genera gastos posteriores al Estado.

El gobierno electo no impulsará en forma oficial la candidatura de Uruguay para ser uno de los países organizadores del Mundial 2030 si previamente no se realizan profundos estudios técnicos acerca del esfuerzo inversor que demandará el desarrollo de la iniciativa y el resultado del citado análisis no establece que la misma será económicamente viable.

Ese mensaje, según pudo saber ECOS con el correr de las horas, fue el que le transmitió el Dr. Luis Lacalle Pou a las altas autoridades de la Asociación Uruguaya de Fútbol que lo visitaron en la sede de “Todos” el martes pasado.

En representación de la AUF concurrieron el presidente, Ignacio Alonso; los integrantes del Comité Ejecutivo, Gastón Tealdi, Jorge Casales y Matías Pérez; y la Cra. Victoria Díaz, que es la Secretaria General del organismo rector del fútbol uruguayo.

El tema principal del encuentro fue el de plantear por parte de los dirigentes del fútbol una propuesta referida a la Ley de Urgente Consideración que será presentada por el futuro gobierno ante el Parlamento el próximo 2 de marzo, procurando -entre otras cosas- que el mencionado cuerpo normativo incluya una regulación del Derecho de Admisión y Permanencia en los Espectáculos Deportivos.

Sin embargo, en el encuentro que se prolongó a lo largo de una hora y cuarto, la candidatura conjunta de Uruguay, Argentina, Paraguay y Chile para organizar el Mundial de 2030 ocupó también un tramo, sino extenso, al menos muy importante en la conversación mantenida por el mandatario electo con las autoridades del fútbol uruguayo.

En ese lapso el futuro gobernante se mostró dispuesto a apoyar la postulación de Uruguay, por el alto significado de carácter histórico que tendrá el la disputa del campeonato en el año que se cumplirá el centenario del primer Mundial, que se llevó a cabo en 1930 en Montevideo, pero también -de acuerdo a lo que supo ECOS- reveló firmeza al exponer que la próxima administración respaldará en forma oficial dicha candidatura si concienzudos estudios que se deberán realizar a corto plazo aseguran que la iniciativa no representará una carga económica para las arcas del Estado.

En ese aspecto, Lacalle Pou dejó planteado en forma clara que la aspiración gubernamental no es que la organización de una de las doce sedes del Mundial, que es lo que correspondería a Uruguay, sea una empresa rentable, que deje ganancias, pero sí que no implique un desvío de recursos que podrían ser destinados a otras áreas, o invertirse en obras de infraestructura que después que se juegue el Mundial puedan transformarse en innecesarias e, incluso, demandar gastos de mantenimiento que, por su poca o nula utilidad, resulten tan gravosos como desproporcionados.

En ese aspecto, la figura de Sebastián Bauzá, próximo director de la Secretaría Nacional de Deportes en sustitución del profesor Fernando Cáceres, quien detenta actualmente dicho cargo, va a resultar particularmente importante, no sólo porque la citada repartición estatal seguirá teniendo -como hasta ahora- una incidencia importante en todo lo referido a la gestión de la candidatura de Uruguay para ser uno de los cuatro países del Cono Sur de América que aspiran a organizar en forma conjunta el Mundial 2030, sino por la experiencia que el ex presidente de la AUF tiene en ese plano.

Es que, aunque pocos lo recuerdan, Bauzá integró antes del Mundial de Rusia 2018 una comisión de FIFA -nada más ni nada menos- cuyo rol tenía que ver justamente con los requisitos de infraestructura y logística que debían cumplir los países que se postulaban como candidatos a ser sedes de los mundiales, y en tal sentido ECOS tiene muy presente el tenor de una charla informal mantenida con el ex presidente de la AUF en el “Lion D’Or”, la confitería de la cual es propietario, mucho antes de las elecciones nacionales del año pasado y de que siquiera se manejara la posibilidad de que podía ocupar el cargo en el que se desempeñará a partir del 1° de marzo.

En aquella oportunidad, ya lejana, Bauzá recordó que “un año después del Mundial 2010 tuve la oportunidad de volver a Sudáfrica y ver qué era de la mayoría de los estadios donde se jugó el Mundial: daba lástima”.

En sintonía con las conclusiones que extrajo en aquel viaje el ahora futuro director de la Secretaría Nacional del Deporte, con el cual el equipo que rodea a Lacalle Pou viene delineando planes de gobierno desde hace mucho tiempo a esta parte, el mandatario electo seguramente les transmitió a las autoridades de la AUF que su administración respaldará la candidatura de Uruguay para organizar el Mundial 2030 junto con Argentina, Paraguay y Chile, siempre cuando se realicen estudios previos que demuestren que el emprendimiento es económicamente viable, pero además que el desarrollo del mismo -aún estando solventado- no represente después que pase el Mundial una erogación de gastos de mantenimiento de infraestructura ociosa que resulten gravosos para las finanzas del Estado.

La postura del presidente electo, además, parece estar ajustada a la realidad; o también condicionada por ella, acaso, porque el largo camino que ha transitado una idea original nacida durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez, llega a una altura de su recorrido en donde, tanto el cumplimiento de todos los requisitos necesarios para presentar la candidatura para organizar el Mundial en conjunto con otros países sudamericanos, como la propia decisión de la FIFA para elegir al ganador entre varios posibles postulantes, tendrán lugar durante los cuatro años en los que se extenderá el mandato del gobierno que regirá el destino de nuestro país a partir del próximo 1° de marzo.

El profesor Fernando Cáceres, precisamente, por haber tenido hasta ahora una muy activa y protagónica participación en representación de nuestro país en el seno de la Comisión de Postulación para el Mundial 2030 que integran autoridades nacionales, empresarios y fuerzas vivas de Uruguay, Argentina, Paraguay y Chile, también tiene muy claro esto último, tal cual lo dejó entrever este viernes 7 a ECOS, al admitir que “los tiempos que nos quedan por delante son cortos”, porque las postulaciones de las candidaturas deben hacerse efectivas ante la FIFA -cumpliendo todos los requisitos exigidos por ésta- “en 2021”, y el Congreso del organismo que se realizará en noviembre de 2022, previo al inicio del Mundial de Qatar, elegirá a los organizadores del campeonato de 2030.

En suma, de acuerdo a lo planteado por Lacalle Pou a la dirigencia de la AUF, en un año -o año y poco, como máximo- puertas adentro de nuestro país se deberá hacer un estudio sobre la viabilidad económica de una eventual postulación de Uruguay para ser uno de los cuatro organizadores del Mundial 2030, y sólo si la conclusión de ese trabajo es de carácter positivo, el gobierno que entrará en funciones el próximo 1° de marzo acompañará la candidatura y le dará su respaldo; aunque en algunas esferas del mismo no se descarta la posibilidad de plantear alguna salida alternativa a la propia FIFA, argumentando que “al cumplirse una fecha tan significativa para la historia de los mundiales, debería hacerse cargo de por lo menos una parte de los gastos para que el campeonato de 2030 se juegue en donde todo empezó hace cien años”.