La historia de dos mochileros que crían a su hijo desde una combi

Por: Diego Domínguez

Sociedad

8/12/2019 10:16

La historia de dos mochileros que crían a su hijo desde una combi

Una combi sin instalación eléctrica se transformó en el hogar de Rafael y Tatiana donde crían a su hijo Newen de apenas un año.

A las seis de la mañana se escucha el llanto de un niño que, apenas despierta, reclama leche a sus padres desde una combi. Es el llanto de Newen.

Bajo los árboles y sobre un cordón de la Plaza de Deportes de la ciudad de Minas, está parada una camioneta que es la casa de una familia; allí viven Rafael y Tatiana con su hijo de un año.

Cocina, tachos, estantes, un colchón, un 'banquito' y una garrafa, son algunas de las prestaciones que tiene el vehículo —reacondicionado con el fin de parecerse a una casa convencional—.

Con ojos celestes y bien abiertos, mira atento Newen mientras ve conversar a su madre. Está contento y con ansías de que Rafael lo lleve a darse una ducha.

"Che, ¿lo llevo a bañar al 'gordito'?", pregunta Rafael mientras Tatiana explica el motivo que los llevó a comprarse la combi: "Cuando nos enteramos que venía el 'gordito' estábamos en Chile y decidimos que para seguir viajando debíamos tener un vehículo, porque con una mochila a cuestas y un bebé era complicado".

La compraron en Córdoba, donde nació Newen. Después de estar en Chile casi seis meses juntaron 2000 dólares: 500 los destinaron al nacimiento de su hijo y 1500 a la combi. Le hicieron la chapa, la pintura, le arreglaron "temas de mecánica" y hasta le compraron un asiento especial, al que dejan abajo de la cama, para cuando viajan con el niño.

Rafael y Tatiana se conocieron en Valizas, en un viaje con amigos. Él es de Minas, pero "no le quedó casa por temas familiares" y ella de Buenos Aires, aunque sin lugar en la casa de sus padres.

Trabajan en los semáforos haciendo malabares y venden artesanías en las plazas. En Minas les va bien y, según explican, los dejan trabajar a diferencia de otros lugares.

Bolivia, Chile, Brasil y Paraguay son algunas de las tierras que han visitado. Sin embargo, Uruguay es el lugar donde más han permanecido pese a que lo consideran "el país más caro de Sudamérica".

Ambos asumen que "esta es su casa ahora". Si bien no tienen ni baño ni heladera ni luz, aprovechan que en la Plaza de Deportes les prestan vestuarios para poder bañarse y cargar sus celulares.

"Acá en Minas tuvimos que hacer un montón de documentos y temas de la combi para poder viajar en ella. Tenemos gente que nos prestó materiales, herramientas, y en la plaza nos dejaron bañarnos, cargar los teléfonos. Como vimos que pudimos trabajar decidimos quedarnos para poder terminar con el proyecto", relata Tatiana.

Los artesanos viven en un lugar que, si bien no les disgusta, funciona como reemplazo provisorio de la casa que tanto anhelan.

"Hoy en día estamos queriendo una casa porque no es fácil criar a un niño en una combi. Está bueno para decir 'me hago un viaje unos meses, pero después vuelvo a casa'. Lo elegimos, pero a la vez estamos obligados a vivir en ella, queramos o no, porque no tenemos una casa y no tenemos la posibilidad de alquilar", dice Tatiana, quien calcula que "esto va a tener que parar cuando su hijo cumpla cuatro o cinco años".

Empezar a viajar con 20 años y abandonar el seno de una familia tradicional de Buenos Aires parecía ser el cambio más grande en la vida de esta joven, que ahora es madre a los 28. Pero este año superó esa barrera y le costó aún más que cuando exploraba en aquel entonces: "Fue un año de cambio, de adaptación, porque empezamos a ser padres y a viajar en un vehículo. Es todo nuevo para nosotros. Ni mi compañero ni yo teníamos mucha experiencia en manejar vehículos, no teníamos experiencia en ser padres", explica.

Con la participación de Rafael, el espíritu mochilero de la familia junta fuerzas y parece que volverá a resurgir el año que viene. "En enero o febrero calculamos estar arrancando para Argentina. Queremos ir a alquilar una casa en Córdoba o San Luis y estancarnos unos meses para terminar de armar la combi, ponerle aire acondicionado e instalación eléctrica que nos está faltando", concluye.