UP: la derecha y FA "son lo mismo" desde el punto de vista económico

Actualidad

11/09/2019 07:22

UP: la derecha y FA "son lo mismo" desde el punto de vista económico

"Jamás votamos a la derecha y es altamente improbable que las propuestas de Martínez tengan algún punto de contacto con nuestro programa".

El candidato de Unidad Popular (UP), Gonzalo Abella, aseguró que los partidos de derecha y el Frente Amplio "son lo mismo" desde el punto de vista económico-financiero. "El piloto automático está puesto para ellos", opinó.

A su vez, quien acompaña la fórmula, Gustavo López, vislumbró la posición que tomará el partido en caso de que haya una segunda vuelta electoral, como prevén las encuestas.

Si bien dijo que al termino de octubre conversarán sobre qué hacer en noviembre, adelantó: "Jamás votamos a la derecha y es altamente improbable que las propuestas del ingeniero (Daniel) Martínez tengan algún punto de contacto con nuestro programa".

En una charla que mantuvieron los integrantes de la fórmula en la casa del periodista de la Cooperativa de Radioemisoras del Interior (CORI), instalada en la Expo Prado, Lopéz se enfocó en su partido y manifestó que aspiran a multiplicar su bancada y, eventualmente, a también tener presencia en la Cámara de Senadores.

"Estamos presenciando una campaña poblada de rostros maquillados, gigantes publicarteles en las rutas nacionales, creativos jingles en las tandas televisivas pero ausentes de ideas concretas sobre los problemas de la gente", criticó el candidato a vicepresidente.

Por su parte, Abella habló de la "irresponsabilidad de un Estado que se ha puesto de rodillas ante las transnacionales y que ha permitido a los no residentes" envenenar a la población con glifosato, a la vez que "ha destruido al pequeño productor rural y al pequeño comerciante".

"Nosotros planteamos que no puede caer todo el costo presupuestario en ellos, que los están matando. En cambio, hay que gravar la actividad bancaria privada, las redes de cobranza que ni siquiera declaran lo que ganan", planteó Abella.

"Si se grava al privilegio podríamos disponer de un capital importante para la inversión en nuestros propios recursos, no solo para una industria estatal sino también para a la industria privada que de trabajo genuino", concluyó.