Sanguinetti: Colorados deben elegir bien para “estar en la final”

Actualidad

26/06/2019 06:10

Sanguinetti: Colorados deben elegir bien para “estar en la final”

ECOS

El ex presidente espera encabezar por tercera vez la “recuperación” del Uruguay, luego de la “hipoteca” que dejará el FA.

El norte del país. Allí llegó Fructuoso Rivera en 1828, luego de haber finalizado la campaña de las Misiones Orientales. “Aquí me quedo,” dijo, luego de haber cruzado el Cuareim. Para Julio María Sanguinetti, en ese acto nació la República Oriental del Uruguay.

Y en esa zona, como hizo siempre en su carrera política, el ex presidente y actual candidato colorado terminará la campaña hacia las internas del domingo. Entre miércoles y jueves, recorrerá Artigas, Bella Unión, Tacuarembó y Rivera.

Será, dijo, apenas el final de una primera etapa. “La política es razón, pero también emoción,” sostuvo Sanguinetti, ante unas 500 personas que, en la Sala de la Convención de la Casa del Partido Colorado, presenciaban el último acto de Batllistas en Montevideo.

Allí Sanguinetti transmitió un mensaje claro: “Este partido está en marcha”.
Un partido que, contó, se retiró del gobierno luego de la crisis de 2002, “pagando un pesado tributo político por haber defendido al país”.

Mientras, relató, Argentina caía en el default y se hundía en una crisis de confianza de la que aún se no recupera. “Este partido resistió, y entregó el gobierno con un crecimiento del 4%”, dijo.

Sobre esa base fue que llegaron “años esplendorosos” de los que se beneficiaron las sucesivas administraciones del Frente Amplio, que sin embargo dejarán un país “hipotecado y con una deuda externa tres veces más grande”.

Es por eso que Sanguinetti se propone encarar ahora su tercera “recuperación” del país. La primera, dijo, fue en 1985, luego de la crisis de “la tablita”. La segunda, diez años después, con la deuda externa que “aterrorizaba” a América Latina.

En suma, dijo, tocará recuperar la hipoteca que deja el Frente Amplio luego de un período de despilfarro y mala administración.

Así, Sanguinetti prometió que volverá el Uruguay “de las verdaderas políticas sociales” y de “los verdaderos procesos de transformación en la enseñanza media”. En resumen, dijo, lo que el Frente Amplio destruyó.

“Si estamos aquí es porque somos hijos del Uruguay Batllista, los que en febrero de 1973 no estuvimos coqueteando con un golpe presuntamente nacional y popular”, remarcó.

A un año de que su sector comenzará a rodar, Sanguinetti considera que los objetivos trazados están cumplidos. Se logró, dijo, recuperar al Partido Colorado y transformarlo en un actor decisivo en estas elecciones.

También instalar la idea de la necesidad de una coalición de gobierno entre todo el arco opositor. Hoy, expresó, hay otro objetivo más importante: cambiar al gobierno, cambiar al país e impulsar un nuevo tiempo de reformas y de ordenamiento.

También, sostuvo, un tiempo de esperanza y de alegría.

A cinco días de la elección interna, Sanguinetti advirtió que será una jornada decisiva. En términos futbolísticos, explicó que ese día se juega la clasificación.

“Si no elegimos bien el equipo, no llegamos a semifinales”, señaló. Y, si el partido quiere jugar la semifinal, y después la final, debe elegir el equipo adecuado. “Elijámoslo ya”, pidió.

El ex presidente dijo no tener dudas de lo que pasará el domingo de noche en la Sala de la Convención. Su sector, dijo, estará festejando que los Batllistas recuperaron la mayoría colorada.

Los votantes de Ernesto Talvi, el haber hecho una “extraordinaria elección”. Y los de José Amorín, “el haber derrotado a las encuestas al triplicar la magra votación que le adjudican”. Será, vaticinó, una “jornada histórica y en unidad”.