Manini Ríos: "la gente está harta de que se le rían en la cara"

Actualidad

9/06/2019 15:19

Manini Ríos: "la gente está harta de que se le rían en la cara"

Guido Manini Ríos

Dijo que las encuestas “ya no pueden ocultar” a Cabildo Abierto y advirtió que “cinco años más de lo mismo" serán un punto de "no retorno".

“Nos hablan de la Concertación, pero esto es la Concertación. Esto es la unión de todos los que quieran encontrar soluciones reales. No nos vamos a atar a nadie que nos diga lo que tenemos que decir”.

Así se pronunció este domingo el candidato presidencial del Partido Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos que, en el tramo final de la campaña hacia las internas, insistió en desmarcarse de las definiciones político-ideológicas que le asignan desde otras tiendas.

“No aceptamos que nos pongan etiquetas”, afirmó. “No somos de izquierda ni de derecha. No somos la extrema derecha ni un partido militar. Somos la pista que transitarán todos los uruguayos, vengan del partido que vengan”.

La única condición, precisó, es que quieran cambiar la realidad que hoy se vive. “Que quieran más al país que a su parcelita chica o a su interés mezquino”.

Manini, que como único candidato de su partido tiene la mira puesta en octubre, adelantó su objetivo.

“No vamos por una, dos o diez bancas en el Parlamento. “Vamos para llegar a la Presidencia de la República, porque es desde allí que se pueden implementar los cambios impostergables. Este país se nos está yendo de las manos”.

Cabildo Abierto, dijo, ya es una realidad en el escenario político nacional. “Las encuestas ya no nos pueden ocultar, a pesar de las preguntas que hacen negando nuestra opción” advirtió, al sostener su convencimiento de que “tenemos mucho más” de lo que marcan.

Para Manini, los cambios que necesita el país no serán rápidos ni fáciles. “Que nadie piense eso”, sostuvo. “El deterioro que hoy tenemos en casi todas áreas no se va a poder recuperar en meses o en un año”.

En ese marco, pronunció una clara advertencia. “Es ahora Uruguay. Cinco años más de lo mismo puede significar una línea de no retorno, y la imposibilidad de recuperar al país de una vez por todas”.

Al respecto, aseguró que Cabildo Abierto es la única opción de cambio. “Está claro que el 27 de octubre el país tiene dos opciones: o seguir en lo mismo, o cambiar de una vez por todas”.

En base a la experiencia de este tipo de campaña, dijo esperar la segunda opción.

“La gente está harta de que le mientan y quiere cambiar”, sostuvo. “Está harta de la que estafen, de que la roben, está harta de la corrupción y el despilfarro. Está harta de que se le rían en la cara una y otra vez”.

Insistió en que el partido que encabeza representa ese cambio profundo y significativo, “que nos llevará a las raíces del Uruguay”.

Manini habló de esperanza. “La esperanza ha renacido, se la ve en la mirada de miles de uruguayos, una esperanza como no de veía desde hace muchos años. El momento es ahora”, insistió.

En su visión, el principal desafío será recuperar la cultura del trabajo y terminar con el “vivir de arriba” y con la “ley del mínimo esfuerzo”. Admitió que no se podrá lograr a corto plazo.

Respuesta y propuesta

El ex comandante en Jefe del Ejército encabezó este domingo en la Plaza Gomensoro el primer “cabildo abierto” en Montevideo, luego de haber recorrido todo el interior en los dos meses que lleva de campaña.

Son instancias, explicó, en las que la gente se junta y habla de sus problemas en contacto con los conductores, “algo que nunca se debió perder en la política uruguaya”.

Fueron los cabildos abiertos, recordó, los que a lo largo de la historia tomaron las grandes decisiones para el país. “Y será Cabildo Abierto, en la nueva historia del Uruguay, el que tomará las grandes decisiones para llevar al país donde tiene que ir”, prometió.

Ante las decenas de personas que se congregaron en el lugar, Manini sostuvo que, a lo largo de sus recorridas, ha visto el mismo entusiasmo. “La gente está encontrando la esperanza que había perdido, el camino a seguir para volver a las raíces del Uruguay que todos queremos”.

En ese sentido, afirmó que Cabildo Abierto es respuesta y propuesta. “Es la respuesta al Uruguay del desánimo, al ‘ya no se puede’, al país del Aeropuerto de Carrasco como solución para el futuro de nuestros hijos, a los brazos caídos de la gente”.

Es, resumió, una propuesta de “rebelión y rebeldía democrática, marcada por un pueblo que dice basta a esta incapacidad manifiesta, ante el rotundo fracaso , que está llegando a niveles insospechados”.

En un discurso que sorprendió por su tono marcadamente nacionalista, el candidato se comprometió a promover todas las políticas necesarias que lleven a la generación de empleos.

“No seguiremos la ortodoxia económica que se aprende en las universidades de otras latitudes”, dijo. “Que a veces nos las imponen como dogmas, y que evitan que el país encuentre soluciones a sus propios problemas.

En ese marco dijo estar convencido que el Estado puede ser el impulsor de muchas políticas que permitan la creación de puestos de trabajo. Por ejemplo, estimulando fiscalmente a las empresas. También encargándose directamente de la generación de empleo.

“El Estado no puede lavarse las manos y dejarle todo a la mano invisible del mercado”, sostuvo.

Eso, dijo, “es lo que nos quieren hacer creer que la solución viene desde los centros desarrollados, a los que les sirve que sigamos en esa línea”.

Por eso, ratificó, un gobierno de Cabildo Abierto será un activo propulsor de todo lo que genere trabajo. Empezando por evitar que los sectores que dan empleo sigan cerrando.

“No aceptamos las recetas que escriben otros”, insistió. "Tenemos claro que el Estado debe ser un activo impulsor del empleo en Uruguay, en una política en la que deben participar todos los partidos, los trabajadores y los empresarios”.

Será, dijo, sobre la base de los que dan trabajo no son enemigos de los trabajadores. “Los trabajadores no trabajan para el empresario, trabajan con el empresario”, aclaró. “Si salen juntos adelante, ganan todos”.

Manini reiteró sus planteos de “mano firme” en seguridad, en donde prometió ejercer efectivamente la autoridad, “sin una coma más” de lo que marca la Constitución y la ley, para posibilitar la recuperación de las normas de convivencia y el respeto, y volver “al Uruguay que alguna vez tuvimos”.

Serán respuestas, dijo, ejecutadas desde el primer momento. “No podemos perder más tiempo”. Entre las principales, enumeró un mayor respaldo a la Policía para que pueda cumplir con efectividad y eficacia su misión , y cambiar el Código del Proceso Penal, ya que el actual “parece haberse hecho para defender a los delincuentes y no a la sociedad”.

También insistió en la obligación del trabajo para las personas privadas de libertad, y en una lucha “frontal, firme y sin corrupción” contra el narcotráfico.