FUS: "El cierre de Casa de Galicia será responsabilidad del gobierno"

Actualidad

5/06/2019 15:52

FUS: "El cierre de Casa de Galicia será responsabilidad del gobierno"

Casa de Galicia

Los trabajadores no médicos de ese centro anunciaron que si no cobran el sueldo el viernes entrarán en un conflicto "tal vez sin retorno".

Si para este viernes los aproximadamente 2.000 trabajadores no médicos de Casa de Galicia no cobran su sueldo, se ingresará “en un conflicto en el que tal vez no haya retorno”, indicó este miércoles en un comunicado la Federación Uruguaya de la Salud (FUS).

Ese no retorno puede significar el cierre de ese prestador de salud, de 102 años de vida y hoy con 47.000 afiliados, cuya responsabilidad directa sería “del gobierno del Frente Amplio en un año electoral”, dijo a ECOS Jorge Bermúdez, secretario general del gremio. A su criterio, eso podría significar “el entierro” del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS).

“Sabemos que un conflicto en esta situación es muy grave”, subrayó.

Este miércoles, la FUS se concentró en la puerta del Ministerio de Salud Pública (MSP). Ahí ofrecieron una rueda de prensa. En su interior estaba reunida la Junta Nacional de Salud (Junasa). "Venimos a decir que no se puede firmar nada antes de que el gobierno de un fideicomiso y que nosotros no vamos a participar en ninguna guerra empresarial", adelantó el dirigente.

"Para demostrar que nosotros somos democráticos, vamos a ingresar todos”, dijo el dirigente y entró al MSP. Detrás suyo lo siguieron manifestantes, banderas, bombos y cornetas. A la reunión con la Junasa entró solo Bermúdez.

Fideicomiso

Según el dirigente, los trabajadores no médicos aceptaron la pasada semana ingresar a la reestructura propuesta por la nueva dirección de la centenaria mutualista, que arrastra una grave situación económica desde hace tiempo, siempre y cuando se les asegurara el pago de los salarios mes a mes.

De acuerdo con Bermúdez, la clave para esa reestructura es el otorgamiento de un fideicomiso por parte del Poder Ejecutivo.

“Al día de hoy ese fideicomiso no ha llegado, no sé si por la Junta Directiva (de Casa de Galicia), por el Poder Ejecutivo o por otro actor. Hoy (por el miércoles) nos movilizamos para avisar. Pero si no hay fideicomiso y no hay garantías, el viernes habrá conflicto”, afirmó el secretario general de la FUS.
Bermúdez indicó que los trabajadores no médicos han discutido el tema desde febrero y la semana pasada decidieron asumir “los costos” para que saliera el fideicomiso. “Sin embargo, otros actores siguen deshojando la margarita”, apuntó el dirigente sindical, en referencia al Sindicato Médico del Uruguay (SMU).

“Los trabajadores no médicos hemos sido serios y responsables para no precipitarnos en una decisión. Lo que nosotros decimos es que si nos empujan a un conflicto, hay un conflicto con un final incierto. Y si Casa de Galicia se termina cayendo, eso será responsabilidad directa del gobierno del Frente Amplio, en este año electoral. Y su cierre de Casa de Galicia será prácticamente el entierro del Sistema Nacional Integrado de Salud”, subrayó Bermúdez.

Ese agravamiento del conflicto no sería con el gremio de trabajadores no médicos de Casa de Galicia, integrado por unas 1.500 personas, sino "con toda la FUS".

La FUS ya está barajando “el peor de los escenarios”, que es el cierre de Casa de Galicia. Bermúdez adelantó que el gremio “va a exigir” que se cumpla el acuerdo del 4 de abril de 2001, durante el gobierno de Jorge Batlle, que estableció que ante el cierre de una mutualista los trabajadores irán a los prestadores de salud que absorban a los afiliados de esa institución. “Eso permitió el salvataje de 2.000 puestos de trabajo en el peor momento del Uruguay”.

En la calle, antes de entrar al MSP, Bermúdez dedicó algunos dardos aún más duros hacia el Sindicato Médico: "Si algunos se siguen mirando el ombligo y se cree que es más porque tiene un título universitario, le decimos que no hay nadie más importante que los trabajadores. Los médicos no puede administrar la institución. Lo único que hacen es llenarse los bolsillos. Nosotros luchamos por los salarios y ellos también lo cobran".