El Mides y el “dumping” laboral: médicos cubanos cobrarán 23 mil pesos

Actualidad

15/05/2019 07:14

El Mides y el “dumping” laboral: médicos cubanos cobrarán 23 mil pesos

MIDES

El acuerdo para la llegada de técnicos en prótesis prevé que el gobierno de la isla perciba 100 mil pesos mensuales por su trabajo.

La Comisión de Asuntos Internacionales del Senado retomó en los últimos días la discusión sobre el polémico convenio para la prestación de servicios que el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) firmó con su similar de Salud Pública de Cuba.

Se trata de la renovación de un acuerdo, firmado en 2008, que implica la llegada de profesionales de ese país para brindar servicios especializados y colaborar con la producción y reparación de prótesis y demás elementos ortopédicos.

También su ayuda en la capacitación de recursos humanos a nivel nacional y la instrumentación de un centro vinculado a los procesos de evaluación y control de calidad de los materiales producidos.

El Frente Amplio pretendía aprobarlo sin vueltas, pero el senador colorado Pedro Bordaberry reclamó contar con más información y planteó una serie de dudas sobre los alcances y las condiciones del acuerdo.

El oficialismo se comprometió a recabar los datos a nivel oficial, y aportarlos ante la comisión.

Así se hizo. Según el informe del ministerio, el convenio tiene una duración de cinco años, a un costo de 174 mil dólares anuales.

Uruguay además se compromete a garantizar el pago por la prestación de los servicios pactados. También asumir los gastos de transporte aéreo internacional y los traslados locales de los técnicos al inicio de su labor, por vacaciones, durante la ejecución y conclusión de los servicios pactados.

También a asegurar su alojamiento y asumir el gasto derivado con todas las comodidades y servicios necesarios. Entre ellos muebles, electrodomésticos, utensilios de cocina, lencería, agua, electricidad, gas, teléfono, climatización y transporte en función de trabajo.

A su vez, se establece un salario de 23 mil pesos mensuales para cada médico.

Según destacó la senadora socialista Mónica Xavier el acuerdo implicará que los procedimientos médicos previstos tendrán un costo cinco veces menor al que se consigue en el mercado.

En ese sentido presentó ante la comisión un listado de productos ortopédicos con precios de referencia.

“Desde el punto de vista médico y social, la elección se basó en la forma de brindar asistencia”, afirmó Xavier.

Según el ministerio, el acuerdo implica también trabajar para la creación de una licenciatura en esta especialidad, hoy inexistente en Uruguay. Hasta el momento, lo que hay es la formación de auxiliares.

Defensor de los trabajadores

Las explicaciones, sin embargo, no fueron satisfactorias para Bordaberry. En primer lugar, porque el convenio no establece que los cubanos lleguen a Uruguay a trabajar como técnicos, sino a “capacitar recursos humanos e instrumentar un centro vinculado a los procesos de evaluación y control de calidad de los elementos ortopédicos producidos”.

Para el senador, es inentendible en ese sentido la comparación realizada para decir que será más barato el producto final a través del acuerdo. “Ellos no van a producir acá”.

Otra interrogante es por qué en el convenio no participa el Ministerio de Salud uruguayo. “Mi duda es qué hace acá el Mides”, señaló.

Bordaberry dijo que asumiría la “defensa de los trabajadores” y llamó la atención que, mientras a cada uno de los profesionales cubanos se les pagará 23 mil pesos, el gobierno de ese país recibirá casi 100 mil mensuales por su trabajo.

En su visión, se trata casi de un “dumping” laboral. “De repente, 23 mil pesos es mucha plata en Cuba”, sostuvo.

Si bien admitió que a los profesionales se les proporcionará alojamiento y otros detalles, “choca un poco que el gobierno cubano lucre con estos cuatro médicos acá”, dijo.

Bordaberry recordó el acuerdo “muy bueno” que se firmó hace años para la llegada de oftalmólogos cubanos, y que fue presentado como un “aporte” del gobierno de ese país a Uruguay.

“Pero un día apareció un proyecto de ley y le regalamos 30 millones de dólares que nos debían, diciendo que era porque habían colaborado”, ironizó.

El senador sostuvo que, en realidad, se le pagará al gobierno cubano y no a los médicos por su trabajo.

“No sé si en el Uruguay hay personas que puedan hacer esta capacitación y qué pasa si las personas que pueden hacerlo se niegan a ganar 23 mil pesos”, apuntó. “Entonces, vamos a buscar unos cubanos que aceptan ganar ese dinero. No creo que sea bueno”, dijo.

Bordaberry quedó en soledad en sus planteos ya que frenteamplistas, blancos y el Partido Independiente refrendaron con sus votos el acuerdo.