Vázquez quiere el acto del Día del Ejército en la Plaza Independencia

Actualidad

14/05/2019 06:22

Vázquez quiere el acto del Día del Ejército en la Plaza Independencia

MDN

Acto por el Día del Ejército, 18 de mayo de 2018

La celebración llega en un momento muy particular y delicado en el relacionamiento entre el poder político y las Fuerzas Armadas.

El próximo sábado a las 10 de la mañana tendrá lugar el acto oficial por el 208 aniversario del Ejército Nacional, cuyo origen se sitúa por tradición en el triunfo de José Artigas en la Batalla de Las Piedras.

El de este año tendrá una particularidad especial. No se hará en el Comando General de la fuerza ni en otra depedencia militar.

Por orden directa del presidente Tabaré Vázquez, la celebración se desarrollará en la Plaza Independencia de Montevideo. Al pie del monumento al prócer y a escasos metros de la Torre Ejecutiva.

Así lo confirmaron a ECOS fuentes del Ejército. Otra de las particularidades es que, por el lugar, cualquier persona que así lo quiera podrá asistir, por lo que la concurrencia no se limitará al personal militar.

El aniversario llega un momento muy particular y delicado en el relacionamiento entre el poder político y las Fuerzas Armadas, por lo que el ámbito elegido para recordarlo no parece ser aleatorio.

Menos de dos meses atrás, Vázquez descabezó a la cúpula de Defensa y removió a siete generales por lo sucedido en torno a la actuación del tribunal se honor que juzgó la conducta del ex represor José Nino Gavazzo.

Durante sus recientes presencias en unidades del Ejército el presidente fue recibido con extrema frialdad por parte de los oficiales de la fuerza.

Por ejemplo al imponer en su cargo el mes pasado al actual comandante en Jefe, Claudio Feola, que tendrá su bautismo de fuego en el mensaje que elevará a sus subordinados.

El titular de la fuerza de tierra fue obligado a aclarar los dichos que pronunció inmediatamente después de asumir, cuando en rueda de prensa afirmó no estar en condiciones de responder al pedido de Familiares de Detenidos Desaparecidos para que repudiara en público el terrorismo de Estado.

“No voy a repudiar los hechos del pasado porque no sé si están confirmados o no,” había sido su respuesta.

En la aclaración que debió hacer, Feola sostuvo que fue mal interpretado y que nunca pretendió desconocer la existencia de desaparecidos.

El acto por el Día del Ejército de 2018 dejó un sabor amargo en el gobierno. Significó el principio del fin del relacionamiento de las autoridades con el entonces en comandante en Jefe, Guido Manini Ríos, uno de los siete destituidos en abril.

Con un discurso de fuerte tono político, el hoy candidato presidencial de Cabildo Abierto les pidió a sus subordinados “no reaccionar ante la provocación de aquellos que respondiendo a intereses inconfesables, viven de la confrontación", en una clara referencia a sectores sociales y políticos vinculados al Frente Amplio.

Manini también había cuestionado que, mientras el país había logrado reducir en estos años a menos del 8% el nivel de pobreza en términos generales, ese índice en las Fuerzas Armadas llegaba al 44,5%.

El entonces comandante se había pronunciado así en presencia del presidente, y se retiró ovacionado del acto, celebrado en el campo deportivo del Comando General del Ejército.

El panorama también condicionará el planteo que Familiares de Detenidos Desaparecidos hará el lunes, en la edición 24 de la Marcha del Silencio.

Seguimos buscando

“Que nos digan dónde están, contra la impunidad de ayer y de hoy” será la consigna, que será esgrimida en Montevideo y en todas las capitales del país, a las que se sumarán las marchas que se desarrollarán en Buenos Aires, Madrid, París y Santiago.

Este año y bajo el lema “seguimos buscando”, durante los días previos se llevará a cabo una campaña en Twitter en la que serán puestas en línea cuentas personales de los desaparecidos.

Con autorización de sus familiares, las publicaciones incluirán comentarios en primera persona sobre los momentos exactos en que fueron detenidos y nunca más se supo de ellos.

Una de las cuentas se atribuye a Marta Severo, integrante del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros.

“Llegaron de madrugada el 20 de abril de 1978 a mi casa en Buenos Aires. Nos llevaron a todos: mi esposo, mi tía, mi hermano Carlitos de 16 años. Mi beba quedó con vecinos. Nos llevaron al centro clandestino de detención y tortura Pozo de Quilmes”, dice el texto.

Otra de las cuentas muestra un perfil de Pablo Errandonea, militante de la Federación Anarquista Uruguaya, con una foto. “En esta foto estamos en Buenos Aires. Era febrero del 75, típica noche de calor húmedo. Estábamos de celebración y brindis entre amigos. Conmigo Phillippe, Nelly, Miguel y Santiago. Un año y medio después, fui secuestrado”.

La tercera cuenta en línea es la de Luis Eduardo González, que integraba el Partido Comunista Revolucionario.

“El 13 de diciembre de 1974 nos secuestran a Elena y a mí a las dos de la mañana. Nos despertaron los golpes en la puerta. Vivíamos en Montevideo, en la calle Scosería 2556, apartamento 701. Nos llevaron separados al Batallón 6to de Caballería”, concluye.