UPM: Seguimiento “continuo y especial” a evolución en Finlandia

Actualidad

12/04/2019 19:00

UPM: Seguimiento “continuo y especial” a evolución en Finlandia

EFE

En el Frente Amplio preocupan las repercusiones que puedan tener en la empresa y en el gobierno finlandés las críticas a la inversión.

El gobierno dio por terminada el pasado 31 de marzo la segunda fase de las negociaciones con la finlandesa UPM para la eventual instalación de una nueva planta de pasta de celulosa en Uruguay.

Así lo dijo a inicios de esta semana el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García. La intención del Poder Ejecutivo es, marcó, asegurar la construcción de la obra a corto plazo.

El acuerdo estipula que la empresa tendrá hasta el 15 de febrero de 2020 para tomar la decisión final que, “indudablemente”, marca la relación bilateral entre Uruguay y Finlandia.

Así lo afirmó ante el Parlamento el embajador Pablo Porro, que fue ratificado como nuevo representante diplomático en ese país.

En ese marco, Porro dijo que su intención será hacer un “continuo y especial” seguimiento del tema, manteniendo un contacto fluido con los principales actores públicos y privados de Finlandia, informando a Cancillería de la evolución que tenga en el ámbito local finlandés.

El senador frenteamplista Carlos Baráibar (Asamblea Uruguay) coincidió en que se requiere un seguimiento especial del tema.

“Sabemos que todo el proceso que el país está intentando poner en práctica, tanto la instalación del ferrocarril como los intereses creados en torno a la instalación de la planta, ha generado reacciones diversas, algunas de apoyo y otras de crítica”, mencionó.

En ese sentido, el legislador llamó a tener “oídos muy sensibles” para escuchar las noticias y saber si lo que está sucediendo en el Uruguay repercute en las empresas y en el gobierno finlandés.

“De esa manera, tendríamos la suficiente anticipación como para estar en condiciones de ir ajustando los procesos a fin de minimizar los inconvenientes que eventualmente pudieran suceder, porque si las cosas funcionaran bien, sería más fácil”, apuntó.

Porro fue a la Comisión de Asuntos Internacionales del Senado a exponer su plan de trabajo en Finlandia para los próximos cinco años. Ante los legisladores citó un documento de la Cancillería de ese país que alude al “gran prestigio” de Uruguay por estabilidad social y política, por la transparencia en la gestión de gobierno y por un marco legal que hace predecibles las inversiones.

Ese documento señala a su vez que Uruguay ha expresado un “considerable interés” en la experiencia finlandesa en educación.

Ambos países tienen vigentes un acuerdo de protección de inversiones, uno de doble imposición y otro de cooperación aduanera.

El comercio con ese país osciló en los últimos cinco años entre 23 y 36 millones de dólares entre exportaciones e importaciones en los últimos cinco años, con un intercambio siempre deficitario para Uruguay, que el año pasado fue de 36 millones.

Las ventas a Finlandia son básicamente de carne fresca y congelada, cítricos y vinos. Las principales importaciones, en tanto, están constituidas por máquinas para citricultura, papel, tractores y aparatos de telefonía.

El país escandinavo es el segundo inversor extranjero en términos de stock acumulado de inversión extranjera directa en Uruguay, y también es el mayor inversor de la historia. A su vez, según remarcó Porro, las mayores inversiones individuales de Finlandia están aquí.

Porro aclaró que, como país de renta alta, Uruguay no tiene acceso a ayuda oficial finlandesa para el desarrollo. De todas formas, dijo que intentará perseguir una cooperación en educación, sobre todo en la formación docente para la enseñanza técnica.

El interés pasa también por dar seguimiento a los derivados de la industria forestal, como la industrialización mecánica de la madera, no solo la venta de celulosa, que es el producto más importante del sector.

Otra posibilidad gira en torno a la lignocelulosa, el tratamiento de los restos no solo con la intención de obtener energía, sino también  con la de lograr una economía circular para la obtención de productos químicos y fibras textiles.

Las inversiones finlandesas han fomentado los vínculos políticos entre ambos gobiernos en los últimos años. Uruguay instaló una embajada residente en Helsinki en 2014, y Porro será el segundo embajador en ser nombrado.

Ese mismo año viajó el entonces presidente José Mujica, en visita oficial. El finlandés Sauli Ninistö llegó a Montevideo en 2016, y Tabaré Vázquez retribuyó la visita en 2017.