Así es por dentro la mansión del Pato Celeste que va a remate judicial

Actualidad

16/03/2019 10:39

Así es la fachada de la mansión de Gustavo Torena.

La propiedad principal se desarrolla en tres plantas.

Además de tener cocinas integradas y equipadas, el padrón tiene una barbacoa de uso exclusivo.

La casa tiene una piscina de grandes proporciones.

La propiedad de Gustavo Torena tiene un valor de mercado superior a los 700.000 dólares pero será ejecutada tras una hipoteca impaga.

Por disposición de la Juez Letrado de Primera Instancia en lo Civil de 13º Turno se rematará la mansión que Gustavo Torena tiene en Punta Colorada y que está valuada en más de 700.000 dólares.

El empresario, conocido por ser el hombre detrás del disfraz de Pato Celeste, perderá la propiedad por una ejecución hipotecaria del banco Bandes, quien dejó de cobrar las cuotas del préstamo otorgado.

La casa, que se encuentra a nombre de Gabriel Torena entre otros titulares, se ubica en el padrón 21.979 de Punta Colorada y tiene una superficie de 2.061 metros cuadrados y se encuentra frente por frente al Complejo SkyBlue, que el propio Torena levantó como emprendimiento turístico en la zona.

"Es una casa muy grande, muy buena y muy bonita, en un punto que no es el ideal porque no es Punta del Este ni Piriápolis. Pero de todas formas es una propiedad que tiene un valor de mercado cercano a los 750.000 dólares. Aún no estamos en condiciones de marcar una expectativa de precio final porque depende de que la gente se entere y la noticia es muy reciente", dijo a ECOS el rematador Sergio Fain, director del estudio que llevará adelante la subasta.

La propiedad es una verdadera mansión en Punta Colorada y tiene tres plantas, con piscina, barbacoa y una segunda vivienda en el mismo padrón.

La casa principal tiene 260 metros cuadrados edificados y consta de tres plantas. En el subsuelo hay un garaje con capacidad para dos vehículos, lavadero y baño, en la planta principal se reparte un living comedor, una sala de estar y dos dormitorios con baño completo mientras que en la planta alta se desarrolla una sala master suite con baño privado, terraza techada y vestidor.

Al costado de la casa hay una piscina de 61 metros cuadrados y una segunda habitación de 180 metros cuadrados en dos plantas. En la planta baja hay un estar, una cocina y dos dormitorios mientras que en la planta alta hay un baño y un dormitorio.

Ambas propiedades tienen el usufructo de una barbacoa equipada con salón, parrillero, baño y cocina que se distribuye en 167 metros cuadrados.

"Que el remate sea sin base responde a la ley vigente porque los remates judiciales no pueden llevar una base. De todas formas, así se presente una sola persona en la sala y ofrezca un precio muy por debajo del valor, yo puedo anular la subasta y que el acreedor reprograme una fecha. Pongo un ejemplo claro. Si la casa tiene un valor de mercado de 750.000 dólares y la única persona que se presenta en sala me ofrece 100.000 dólares, yo la subasta la debo anular porque es un precio vil, muy por debajo del valor de mercado, y el rematador queda expuesto a posibles juicios por daños y perjuicios", explicó Fain.

El rematador dijo que este año será "difícil" para los remates a nivel inmobiliario porque hay factores que lo hacen especial, como ser un año electoral y un precio del dólar que va en escalada.

El remate tendrá lugar el miércoles 3 de abril a la hora 14.30 en el edificio Barreiro y Ramos, ubicado en 25 de mayo 604.

Gustavo Torena apareció el último día de febrero de este año para presentarse ante la Justicia, que había librado un pedido de captura en setiembre de 2018. En esa misma instancia le propuso un acuerdo reparatorio al relator Julio Ríos que constaba del pago de 10 mil dólares y un pedido de disculpas y retractación en los medios de comunicación y en particular en el programa Algo Contigo, de Canal 4, donde atacó con sus declaraciones al comunicador.

Fuera de este acuerdo, que es de carácter privado, la Justicia condenó a Torena a seis meses de libertad vigilada por violencia privada, luego de un proceso abreviado.

Un día después, el 1 de marzo de 2019, Gustavo Torena fue procesado con prisión por usar documentación falsa para salir del país, estando impedido por tener un cierre de fronteras impuesto por la Justicia.