En la Junta de Tacuarembó quisieron “solidarizarse” con Manini Ríos

Actualidad

15/03/2019 16:45

En la Junta de Tacuarembó quisieron “solidarizarse” con Manini Ríos

JDT

Ediles blancos y colorados intentaron promover saludo al ex comandante ante “las nuevas contiendas cívicas que se avecinan”.

Un grupo de ediles blancos y colorados intentó promover en la Junta Departamental de Tacuarembó un moción que expresada la “solidaridad” de ese cuerpo con el destituido comandante en Jefe del Ejército, Guido Manini Ríos.

El anteproyecto subrayaba que Manini “ha defendido públicamente y con honor a sus subalternos, más que nada a todos los de menor jerarquía, hoy en día sumergidos en el fondo de las retribuciones presupuestales”.

También que el ex comandante “ha sido defensor en el área de los jubilados de los integrantes del Ejército, a quienes en reiteradas ocaciones (sic) el Estado ha pretendido apoderarse de sus retribuciones”.

El anteproyecto señala que a Manini hoy se le lo visualiza no solo como comandante del Ejército, sino también como “jefe del mismo, en el cual todo el conjunto de la tropa se siente identificado por su severidad en la conducción de la misma, por su firmeza, por su transparencia en los procedimientos, por su imagen de hombre de bien y su honradez, dejando translucir su adhesión a las tropas que representa y su profundo amor a la patria”.

La declaración expresaba una profunda preocupación por el alejamiento de “tan digno ciudadano” al frente de las Fuerzas Armadas y pretendía hacerle llegar “nuestra más profunda solidaridad”.

También señalaba la seguridad de que “este obstáculo no va a hacer mella en sus convicciones” y la certeza que “este nuevo traspié servirá para juntar fuerzas para estar al frente de las nuevas contiendas cívicas que se avecinan”.

El planteo, elevado este jueves, fue confirmado a ECOS por el edil frenteamplista Roberto Cáceres, que remarcó que uno de los firmantes fue el presidente de la Junta Departamental, el nacionalista José Felipe Bruno.

En agosto del año pasado Bruno, que responde a la línea de Luis Lacalle Pou, estuvo en el centro de la polémica al considerar que “acá va a tener que venir otra dictadura para que estos ‘sabandijas’ se terminen de una vez”.

En declaraciones a Radio Zorrilla, el edil expresaba así su molestia con la administración del intendente Eber Da Rosa, también nacionalista, por haber divulgado información sobre una deuda que mantenía por contribución inmobiliaria.

“La gente está pidiendo a gritos que alguien ponga orden”, consideró Bruno, que terminó retractándose luego de un apercibimiento del Directorio partidario.

La moción finalmente no prosperó porque a la hora de inicio de la sesión no hubo quórum para sesionar.