Nin: "Quien sugiera que Uruguay quiere presos políticos es miserable"

Actualidad

12/02/2019 17:33

Nin: "Quien sugiera que Uruguay quiere presos políticos es miserable"

El canciller dijo que en Venezuela hay crisis democrática, humanitaria y presos políticos pero Maduro fue electo por 6 millones de personas.

"Hay una visión distorsionada sobre la quita de condiciones. Lo que hizo Uruguay es actuar sobre una situación inédita, que es que hay dos presidentes en un país, uno que fue votado por 6 millones de personas y otro que se autoproclamó. Lo que hizo Uruguay fue no poner condiciones porque son los propios venezolanos que deben resolver sus conflictos de forma interna y ver de qué quieren hablar. No se puede intervenir desde afuera y Uruguay reclamó muchísimas veces la liberación de los presos políticos porque no nos gustan de ninguna especie ni color. El que sugiera que Uruguay quiere presos políticos es miserable", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, en clara respuesta a los dichos del director ejecutivo de la División Américas de la Organización Human Rights Watch, José Manuel Vivanco.

Por casi cuatro horas el Canciller y su equipo comparecieron ante la Comisión Permanente que lo convocó para informar sobre el posicionamiento de Uruguay en la crisis de Venezuela, sobre el Mecanismo de Montevideo y la permanencia en el cargo de Lilian Alfaro, la cónsul uruguaya en Buenos Aires.

"Los uruguayos tenemos por el Estado de Derecho una convicción muy fuerte. Venezuela es un país hermano que atraviesa una situación difícil y el llamado a sala fue pasional; es verdad que a veces se repiten las cosas, pero quedó claro que Uruguay apuesta a la paz, a la democracia y a recorrer un camino de entendimiento entre venezolanos", agregó Nin Novoa, en una instancia con los periodistas.

En la comparecencia, cuestionado por el senador Pedro Bordaberry, el ministro reconoció que en Venezuela hay presos políticos y que la situación democrática es débil.

Consultado por los pedidos de ayuda humanitaria por parte de los uruguayos que viven en el país caribeño, el jerarca dijo que en la noche del lunes llegaron siete solicitudes médicas. "Hay siete uruguayos en Isla Margarita con afecciones de salud y ayer de noche nos llegó un pedido de ayuda humanitaria para compatriotas que piden determinados medicamentos. Hay 9 mil uruguayos en Venezuela y hoy los pedidos son solo por esos siete", aseguró.

Una comparecencia extensa marcada por la pluralidad de voces

El senador Pedro Bordaberry comenzó el pedido de informes señalando que defendió muchas veces la gestión del ministro Nin Novoa, "que tuvo aciertos que aplaudimos".

"Esta gestión limpió de manera extraordinaria el desorden de la gestión anterior, que tenía más de 20 embajadores políticos en un club de amigos sin formación. Por eso es que esto es como la novela de Robert Louis Stevenson, El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde. Hay veces que la política exterior de Uruguay es el doctor Jekyll y hace las cosas bien, pero a veces es el señor Hyde que hace cosas malas. Esas contradicciones se ven a cada rato y es desconcertante", sostuvo el líder colorado en el Parlamento.

Rodeado por su equipo de confianza, Nin Novoa escuchó como Bordaberry fustigó la postura de Uruguay en la asunción de Maduro. "Se hizo un proceso electoral con opositores presos y Maduro ganó una elección que no reconoce nadie. Y cuando digo nadie me refiero a las democracias honestas porque si te reconoce Cuba...que bien, los felicito, es una linda medallita", agregó.

Bordaberry dijo que el gobierno uruguayo fue neutral ante un presidente "que tiene 1100 presos políticos y que aceptó el diálogo para ganar tiempo, como hizo en 2016, 2017 y 2018".

El senador colorado citó declaraciones de Nin Novoa en el programa radial En Perspectiva donde destacó que Uruguay rechazó el pedido de liberación de presos políticos. "Nos quedamos helados porque presentar como un éxito no pedir la liberación de presos políticos es algo que no compartimos", expresó.

"Me gustaría preguntarle Ministro. ¿En Venezuela hay democracia o no la hay? ¿Hay crisis humanitaria o no la hay? ¿Maduro, a juicio de nuestra Cancillería, es un gobernante legítimo? Y la última, ¿hay presos políticos en Venezuela?", cerró su discurso Bordaberry.

Primera respuesta en defensa a la cónsul en Buenos Aires

Nin Novoa comenzó defendiendo la gestión de la cónsul en Argentina, Lilián Alfaro, quien fue centro de las críticas de Bordaberry por su estrecha vinculación con el Movimiento de Participación Popular y el gobierno kirchnerista.

"No debemos confundir lo que hizo una funcionaria antes de asumir porque no investigamos la vida de nadie. Buscamos y evaluamos resultados y no hay en la historia una cónsul en Argentina que trabajara como lo hizo Alfaro, que tiene una gestión brillante", dijo el Canciller.

Nin Novoa dijo que la cónsul atendió a "213.000 compatriotas, que representan el 44% de los uruguayos residentes en el exterior que realizaron 20 mil trámites al año. Se le acusa de organizar viajes de uruguayos para votar antes de asumir su cargo como si el Partido Nacional y el Partido Colorado no lo hicieran".

Indicó además que, en la última elección, de los 213.000 uruguayos en Argentina solo vinieron a votar nueve mil.

Venezuela y reconocimiento a Maduro

Sobre la presencia en el acto de asunción de Nicolás Maduro, Nin Novoa dijo que se trató de mera "cortesía diplomática en una ceremonia protocolar". "La simple asistencia no es un acto de reconocimiento al gobierno, en muchas oportunidades dijimos que Uruguay no reconoce gobiernos sino Estados".

El ministro dijo que la postura de Uruguay buscó proteger la paz y el diálogo, además de evitar un conflicto armado con consecuencias "incalculables".

"Abogamos por el diálogo, por la paz y por una salida para Venezuela. Mantuvimos firme una postura de canales abiertos porque sabemos el peligro que representa una solución donde el que gane se quede con todo. La solución puede llegar a través del Grupo de Contacto, del Mecanismo de Montevideo o de otro lugar pero nunca desde una guerra o de una intervención armada extranjera. Y otra cosa, la iniciativa de Uruguay con la Unión Europea comenzó a perfilarse en setiembre del año pasado, no se trata de una solución improvisada ni pensada a último momento".

Sobre el nulo reconocimiento que el gobierno uruguayo hizo del autoproclamado presidente Juan Guaidó, el canciller dijo que el dirigente "no tiene control".

"Guaidó no tiene control sobre el territorio, los ministerios o la Policía. Solo puede tener el control mediante una intervención extranjera que Guaidó viene pidiendo y que tira abajo la inclaudicable posición de América Latina. Reconocer este gobierno es un acto irresponsable y sin una solución dialogada Venezuela va camino a un enfrentamiento armado de consecuencias insospechadas", afirmó.

"En Venezuela hay crisis de democracia, hay crisis humanitaria, Maduro es un gobernante elegido por 6 millones de personas y con un porcentaje del padrón electoral superior al que llevó al gobierno a Donald Trump, a Teresa May o a Pedro Sánchez. Y la última pregunta del senador es sobre los presos políticos y la respuesta es que sí, hay presos políticos", le contestó Nin Novoa a Bordaberry.

El canciller dijo que personalidades de todo el mundo elogiaron el Mecanismo de Montevideo y que la vara de Uruguay es muy alta.

"Hoy en el mundo solo hay 11 democracias plenas y Uruguay es una de ellas. La vara de la democracia para nosotros está muy alta. ¿De donde sale eso de poner plazos o ultimátum para que los países resuelvan sus problemas? ¿Qué tradición tiene eso? ¿Sería lógico que le pusiéramos un plazo a Inglaterra para resolver el brexit? Sería una locura. Acá lo que le interesa a Estados Unidos es la reserva petrolera y lo mismo importaba en Irak, donde justificaron una intervención para destruir armas químicas que no existían", sentenció.

Nin Novoa dijo también que la situación de Venezuela no será tema de la reunión entre el presidente Tabaré Vázquez y su par argentino Mauricio Macri.

"Los temas de la reunión con Macri es una especulación de la prensa. Yo participé en la coordinación de la agenda con el canciller de Argentina y la agenda es abierta, no hay temas específicos, se puede hablar de Venezuela como de la final del Mundial del 1930 (que Uruguay le ganó a Argentina en Montevideo)".

Dardos de Moreira a Bordaberry

La legisladora Constanza Moreira dijo que la política exterior del Uruguay merece un reconocimiento y que la situación de Venezuela hay que entenderla por su contexto. "Está en medio de un eje de poder con Rusia y China y está en cuestión el poder geopolítico de la región. En las elecciones de Honduras hubo 20 días de espera para saber el resultado pero claro, ¿a quién le importa Honduras?".

La legisladora oficialista desestimó las prácticas de deslegitimación y apuntó al pasado reciente. "En Uruguay ganó Julio María Sanguinetti y fue un presidente legítimo pese a que sus dos competidores directos, Wilson Ferreira Aldunate y Líber Seregni, estaban proscriptos. Maduro es un presidente legítimo que ganó con el 46% de los votos. No se cuestiona la legitimidad de Maduro sino la legalidad del proceso y eso debería saberlo Bordaberry porque su padre fue un presidente legítimo pero juzgado por la ilegalidad del proceso", sentenció.

Bordaberry no contesto ni pidió la palabra: tenía la mirada fija en su teléfono celular.

Moreira dijo que en Venezuela hay presos políticos como los hay en Brasil. "En Brasil se llevaron preso político al principal líder de la oposición ( Lula) y acá a nadie se le movió un pelo. En Colombia mataron a 300 personas pero como son campesinos...nadie se alarmó. Lo que se cuestiona de fondo es la ilegalidad del proceso porque eso deriva en el derrocamiento. Es una trampa mortal, engañosa y venenosa en una maniobra violenta e injerencista", sostuvo.

La diputada Graciela Bianchi dijo que Maduro no resiste una pericia y hasta habló de Bolívar y Artigas. "Venezuela tiene un gobierno ilegítimo, hay presos políticos y Maduro no resiste una pericia psiquiátrica, porque habla con pajaritos y va y viene del futuro", indicó.

"El doctor Pérez Manrique que integra la Corte Interamericana de Derecho dijo que hay dos límites para el derecho internacional que son los delitos de lesa humanidad y los delitos a los derechos humanos. Me da vergüenza ser uruguaya", agregó Bianchi.

Otro de los cruces que levantó la temperatura en la sala fue cuando el nacionalista Pablo Iturralde tomó la palabra y gritó: "Acá hay muertos, presos políticos y no se respeta el estado de derecho. Acá hay una dictadura, ni de izquierda ni de derecha, hay una dictadura que la Fuerza Política (hace referencia al FA) no critica. La izquierda tiene una actitud de defender sinvergüenzas porque son mis sinvergüenzas".

El volumen y la energía en el discurso del dirigente blanco motivó que la presidenta de la cámara, Ivonne Passada, le recordara que "todos los micrófonos funcionan bien".

Finalmente, Bordaberry anunció que presentó una moción -que será tratada este miércoles- que rechaza la intervención militar en Venezuela y pide elecciones libres, ayuda humanitaria supervisada por las Naciones Unidas y la liberación de los presos políticos.