Entre el “respeto a la soberanía” y una actitud “abyecta y servil”

Actualidad

10/01/2019 19:01

Entre el “respeto a la soberanía” y una actitud “abyecta y servil”
Presidencia Venezuela

Oficialismo y oposición volvieron a cruzar facturas luego que el gobierno reconociera este jueves un nuevo mandato de Maduro.

“Agradezco a mis hermanos por su visita y respaldo al pueblo de Venezuela. Ratificamos nuestro impostergable compromiso de hacer realidad el sueño de unidad de la Patria Grande”.

Así se expresó este jueves el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en reconocimiento a los tres colegas que viajaron a Caracas a legitiminar su nuevo mandato presidencial, fuertemente discutido por gran parte de la comunidad internacional.

Maduro hacía referencia al boliviano Evo Morales, el cubano Miguel Díaz-Canel y el salvadoreño Salvador Sánchez Cerén.

En un discretísimo segundo plano estaba José Luis Remedi, encargado de negocios uruguayo acreditado en Venezuela.

Si bien el gobierno evitó designar a un representante que viajara especialmente desde Montevideo, también confirmó su negativa a seguir la línea de la mayoría de los países de la región, totalmente ausentes en la toma posición.

Y, como ha sucedido en los últimos años, la actitud del Poder Ejecutivo hacia Venezuela generó un nuevo cruce de posiciones entre el oficialismo y la oposición.

La mayoría del Frente Amplio optó por guardar silencio ante los cuestionamientos a Maduro, y eligió defender la posición del gobierno cuestionando una carta que el presidente de la Cámara de Representantes, el nacionalista Jorge Gandini, envió a Caracas sobre el tema.

La misiva, dirigida al nuevo presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, aseguraba que muchos uruguayos sentían “vergüenza” del accionar del gobierno.

El problema es que Gandini divulgó la carta a través de la cuenta institucional de Diputados en Twitter, lo que desató la furia del oficialismo.

“El Frente Amplio, como partido democrático y tolerante, ha respetado el derecho de las minorías”, afirma una declaración de su bancada, que dijo entender que la actitud de Gandini “no hace honor a la tradicional representación institucional que todo presidente de un cuerpo colectivo y plural debe expresar”.

Los diputados de la coalición reconocieron su derecho a expresar sus opiniones, pero le reclamaron que use canales personales “en temas tan relevantes como lo es la realidad venezolana”.

Hasta el momento, el único sector del Frente Amplio que se expresó orgánicamente sobre la reasunción de Maduro fue el Movimiento de Liberación Nacional- Tupamaros.

“Saludamos al pueblo hermano de Venezuela y a su legítimo gobierno, electo el pasado 20 de mayo por más de seis millones de venezolanos”, se destacó.

En ese marco, “desconocer la legitimidad del gobierno electo por parte del Grupo de Lima no solo es ilegal y violatorio de la soberanía venezolana, sino que claramente es funcional a la estrategia del Departamento de Estado de aislar a Venezuela y de justificar una intervención militar contra su pueblo”, adujo el sector.

El MLN convocó “a los pueblos de América Latina” a expresar su solidaridad con ese país y redoblar el compromiso con los principios de autodeterminación y de respeto a la soberanía.

Al respeco, se rechazó la “asfixia política, económica y mediática” a la que, asegura, se quiere someter a Venezuela. “Habrá Patria para todos”, concluye.

Desde el Movimiento de Participación Popular, la diputada Manuela Mutti salió al cruce de las afirmaciones del legislador opositor venezolano Armando Armas, que días atrás acusó al presidente Tabaré Vázquez de “alcahuete” de Maduro y vinculó al gobierno uruguayo de facilitar actividades de lavado de dinero en favor del chavismo.

Armas sostuvo que el hecho de no reconocer a la Asamblea Nacional como el único poder legítimo en Venezuela transforma a Vázquez en “complice” de Maduro.

Al respecto, Mutti lo desafió públicamente a presentar pruebas. “Tu declaración es violenta e intromisoria. Uruguay te queda grandísimo”, le dijo.

El día de la vergüenza

Lo cierto es que la postura sobre Venezuela le costará al gobierno una nueva interpelación.

El canciller Rodolfo Nin Novoa será convocado a la Comisión Permanente por el senador colorado Pedro Bordaberry, que consideró “inexplicable” el hecho de que Uruguay no acompañe la declaración del Grupo de Lima y evite condenar a Maduro.

“Con totalitarios nada”, pidió por su parte el nacionalista Jorge Larrañaga, parafraseando la famosa sentencia de Wilson Ferreira Aldunate.

El líder de Alianza Nacional le envió una carta a Vázquez en que la que repudia la postura del gobierno sobre Venezuela.

“Hay una dictadura y Nicolás Maduro es un usurpador del poder y un Dictador que no ha vacilado en reprimir a su propio pueblo”, sostuvo Larrañaga.

En su visión, la actitud del oficialismo “constituye un gesto de insolidaridad con el pueblo venezolano y una deslealtad con la propia historia de nuestro país que siempre supo ser defensor de los Derechos Humanos y la Democracia”.
 
El papel de Nin Novoa fue considerado “lamentable” por la senadora Verónica Alonso. “Defiende a una dictadura por amiguisimo y negocios entre el régimen chavista y algunos avivados”, afirmó.

Otro tema precandidato nacionalista, Enrique Antía, rechazó la afirmación del canciller en cuanto a que Uruguay reconoce “Estados y no gobiernos”.

El intendente de Maldonado apuntó que “cuando aquí asumía el Goyo Álvarez, cruzábamos los dedos para que nadie viniese a reconocer y validar un régimen militar contrario a la democracia. Qué paradoja”.

Para el diputado Pablo Abdala, la actitud del gobierno de Vázquez ante lo de Venezuela es, a esta altura, “abyecta y servil”.

El ex presidente colorado Julio María Sanguinetti consideró en tanto que Venezuela vive una crisis humanitaria en la cual se va a seguir hundiendo, sin debate y sin horizonte.

“Hundiendo al pueblo cada vez más e intentando hacer de Venezuela otra Cuba”, afirmó.

Desde el Partido Independiente, Pablo Mieres consideró que el de este jueves es “un día para la vergüenza” en Uruguay, ya que el gobierno “apaña y reconoce una dictadura sangrienta y corrupta, abandonando una larga y gloriosa tradición de defensa de la democracia y los derechos humanos”.

“Esta conducta cómplice no será olvidada”, prometió.

No te reconocemos

El precandidato nacionalista Juan Sartori se sumó, desde Uruguay, a una campaña internacional de rechazo al nuevo mandato de Maduro. “No te reconocemos,” es el lema utilizado en distintas redes sociales ante la reasunción del presidente venezolano.

“No es posible voltear la mirada e ignorar que en Venezuela está ocurriendo una tragedia de magnitudes incomprensibles e intolerables”, afirmó Sartori.

Hace dos días ya, el precandidato había sido muy crítico del gobierno de Tabaré Vázquez por voltear la mirada ante las fraudulentas elecciones venezolanas, y había suscrito su apoyo al Directorio del Partido Nacional, en su declaración sobre la ilegitimidad del mandato de Nicolás Maduro.

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía anunciaron que desconocerán al gobierno de Maduro y que, además, prohibirán el ingreso a sus países de funcionarios chavistas.

A la campaña se sumó el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, al afirmar que la soberanía de Venezuela “está en su pueblo y Nicolás Maduro no es su presidente”.

Según Almagro, la región se pronunció claramente “desconociendo el ilegítimo régimen de dictador”.

Mientras el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, anunciaba el rompimiento de relaciones con Venezuela, su colega argentino Mauricio Macri también cuestionaba a Maduro.

“Su poder no es auténtico, aunque trata de escabullirse en la victimización”, afirmó. “Maduro se presenta como el presidente perseguido. Pero él no es la víctima, Maduro es el victimario”, señaló Macri.

A la campaña se sumó también, desde Estados Unidos, el senador y ex candidato republicano Marco Rubio.

“La comunidad internacional debe tener claro que el brindar cualquier tipo de legitimidad a Maduro o el estar callado sobre la grave crisis que afronta Venezuela es tildarse como cómplice de las barbaries que comete el régimen contra los venezolanos”, expresó.

Junto a Uruguay, Bolivia, Cuba y El Salvador, a nivel regional el nuevo mandato de Maduro ha sido reconocido por los gobiernos de México y Nicaragua.