Sanguinetti advirtió sobre la deuda: “Este país está hipotecado”

Actualidad

30/12/2018 15:06

Sanguinetti advirtió sobre la deuda: “Este país está hipotecado”

Dijo que no cometerá “el pecado de Macri de no decirle a la gente la verdad”. Llamó a asumir de que “estamos en un muy mal momento”.

El segundo semestre del año fue “complicadísimo” y de “mucho esfuerzo” pero rindió sus frutos. El Partido Colorado recuperó posiciones y está en carrera para las próximas elecciones.

Lejos de tener una presencia secundaria como en los últimos comicios, en 2019 la elección “la vamos a decidir nosotros”.

Así se expresó el ex presidente Julio María Sanguinetti, cuando en la tarde de este sábado mantuvo un nuevo intercambio virtual con la ciudadanía a través de Facebook Live, una herramienta al que el dirigente, de 82 años, optó por recurrir en los últimos tiempos.

Durante el intercambio, el ex mandatario recibió una consulta puntual: ¿Cuál será el principal desafío del proximo gobierno?

Para Sanguinetti no se puede hablar de uno solo, porque las prioridades son muchas. Lo que sí hizo fue lanzar una dura advertencia.

“Lo primero, acá no vamos a cometer el pecado de Macri, de no decirle a la gente la verdad”, afirmó. “Este país está hipotecado, y no habrá un peso más para nadie”, al hablar de una deuda pública que, en su visión, se ha tornado inmanejable.

Esa ha sido la razón, dijo, del escaso apoyo que el Poder Ejecutivo ha otorgado a sectores en problemas, como el arroz o la lechería.

“Tuvieron años de bonanza pero, en lugar de ahorrar, gastaron, y en lugar de reducir la deuda, la aumentaron”, cuestionó.

Por ende, la prioridad inmediata del próximo gobierno será, a su juicio, equilibrar las cuentas públicas para poder seguir atendiendo las obligaciones del país. A partir de allí, sostuvo, recién podrá comenzarse a encarar otros problemas.

“Hay que asumir que estamos ante un muy mal momento, pese al optimismo que quiere demostrar el gobierno”, afirmó. “El Estado está endeudado, y si se endeuda más perderemos el grado inversor”.

Sanguinetti sostuvo que, en las circunstancias actuales, el Ejecutivo tiene poco margen para manejar la deuda.

“Habrá que ver cómo administrarla y buscar un respiro a través de refinanciaciones. Es la única manera de que sea manejable”, dijo al señalar que “será un tema del día a día”, para la próxima administración.

“Una opción sería decirle a la gente cosas bonitas. Honestamente, estoy diciendo lo que pienso y siento”, confió.

Consultado, el ex presidente afirmó que su sector tiene un enorme plantel de economistas que, eventualmente, podrían asumir el timón.

Entre otros, mencionó a varios que tuvieron responsabilidades durante los últimos gobiernos colorados. Por ejemplo, Luis Mosca, Isaac Alfie, Ariel Davrieux, Carlos Sténeri y Ricardo Pascale.

Otra de las prioridades a atender, reafirmó, será la seguridad.

En ese marco tuvo que responder sobre su postura ante la reforma constitucional propuesta por el nacionalista Jorgr Larrañaga. Entre otros puntos, promueve habilitar los allanamientos nocturnos y poner a los militares en tareas de lucha contra el delito.

Sanguinetti destacó las “buenas intenciones” de Larrañaga al promover una reforma que “responde a los reclamos de la gente”.

Una reforma que, confió el ex presidente, marca una división en su propia familia. “Martha y Emma firmaron, Julio Luis y yo no”, señaló.

Sin ahondar en detalles,explicó que su negativa se basó en aspectos “constitucionales” por su condición de abogado. De todas formas, sostuvo que, si la reforma prospera, habrá que aplicarla.

Para Sanguinetti el planteo de Larrañaga responde a los problemas muy serios que existen en la seguridad pública.

En ese marco cuestionó la “novedad” de que la dirección del Ministerio del Interior parece estar ahora en manos de “un sociólogo”, en referencia a Gustavo Leal. “Aparece como el vengador,” ironizó, en referencia a la reciente apuesta de las autoridades por la aplicación de megaoperativos policiales en varias zonas de Montevideo y el interior. “ Parece que ahora son la panacea”, dijo.

El feminismo, Astori y la intolerancia

“Soy un feminista práctico,” afirmó Sanguinetti al ser consultado sobre la “ideología de género”. El ex presidente se congratuló por los avances experimentados en los últimos años en cuanto a los derechos de la mujer.

Marcó sí su postura contraria frente al “lenguaje inclusivo” y llamó a no confundir derechos con gramática, exhortando a evitar la “destrucción” del idioma.

Advirtió también de ciertos episodios de intolerancia que dijo percibir en determinados sectores del movimiento feminista.

“Hay que cuidarse de los excesos, porque generan reacciones contrarias”, afirmó. “El mundo está lleno de Bolsonaros”.

En ese marco, debió dar su opinión sobre los insultos que recientemente recibió el ministro de Economía, Danilo Astori, difundido en un video que se hizo viral en las redes sociales.

Un episodio que Sanguinetti consideró repulsivo y penoso. “Da asco, pero aquellos polvos trajeron estos lodos”, sentenció. En su opinión, se está viviendo un clima de intolerancia en el país cuyos orígenes están en actitudes que en el pasado fogoneó el Frente Amplio.

“Descalificaban y tildaban de fascista a todo el que pensara distinto,” dijo. Puso como ejemplo el caso de Hugo Batalla, agredido y acusado de “traidor” por haber abandonado la coalición para retornar al Partido Colorado.

Sanguinetti destacó la actitud conciliadora que siempre tuvo Líber Seregni y evitó responsabilizar de este fenómeno a algún dirigente en particular. Sí, afirmó, desde adentro del Frente Amplio se fue fomentando el clima que desembocó en el actual nivel de intolerancia.

“Esto no empezó con el episodio de Astori”, afirmó.

Una grappita

Durante el intercambio, Sanguinetti debió responder algunas preguntas sobre temas personales. Por ejemplo, dónde y cómo pasará Fin de Año.

Según contó, lo hará en su casa, viendo con su familia los fuegos artificiales. “Me encantan”, admitió, para asegurar que personalmente participa en tirar algunos. “Si se toman medidas y se tiene cuidado, no pasa nada”, afirmó.

También por la curiosa circunstancia de haber nacido un 6 de enero, lo que lo llevó de niño a recibir un solo regalo, que servía por su cumpleaños y también por el Día de Reyes.

Sanguinetti recordó entre risas lo que le decían sus padres cuando se quejaba. “Es que a vos te trajeron los Reyes, no la cigüeña”, le contaban.

El ex presidente tuvo también que optar por su preferencia entre el whisky, el vino y la cerveza. “Me gustan los tres”, aseguró.

De todas formas, relató que whisky hace muchos años que no toma. , por una cuestión de “kilos”, trata de evitar la cerveza. “Es muy rica, y uno no toma solo un vasito”, admitió.

Así, lo que más toma el ex mandatario es vino. “Y de vez en cuando una grappita”, confió.