Ex fiscal de Gobierno "jamás" le aconsejó a Mujica "transar" con Casal

Publicado: 8/11/2018 16:33
Ex fiscal de Gobierno "jamás" le aconsejó a Mujica "transar" con Casal

Daniel Borrelli afirmó que la decisión de perdonarle la deuda al empresario con la DGI fue exclusiva del ex mandatario y su entorno.

"En absolutamente ningún momento aconsejé que se perdonara la deuda. Con el señor expresidente Mujica nunca intercambié una palabra en mi vida. ¡Nunca intercambié una palabra! Nunca me llamó para pedirme opinión ni nada por el estilo".

Así se expresó el lunes pasado ante el Parlamento el ex fiscal de gobierno, Daniel Borrelli, con respecto a su actuación en torno la polémica decisión, tomada en su momento por el ex mandatario, de cancelar una deuda que la Dirección General Impositiva le reclamaba al empresario futbolístico Francisco "Paco" Casal.

Borrelli fue convocado ante la Comisión Investigadora que, en Diputados, indaga los vínculos entre las últimas campañas políticas y determinadas empresas y que, entre otros temas, procura esclarecer si la decisión de Mujica respondió a un intercambio de favores debido a los eventuales nexos políticos entre el Movimiento de Participación Popular y la empresa Tenfield.

Como fiscal, de gobierno, Borrelli elaboró un informe por encargo del Poder Ejecutivo en el que el Mujica se amparó para tomar su decisión. Ante los legisladores, revindicó la independencia de su actuación."En el informe puse lo que entendí: que la empresa del señor Casal no debía", afirmó.

En ese marco, se preocupó en aclarar que la decisión de clausurar las actuaciones contra Casal fue decisión exclusiva del ex mandatario.

"Lo que quiero que se entienda bien es que jamás aconsejé al presidente a que transara o que llegara a un acuerdo. Jamás", afirmó. Borrelli recordó que, en última instancia, Mujica tenía su propia asesoría jurídica y, además, tanto su secretario como su prosecretario de Presidencia, Alberto Breccia y Diego Cánepa, eran abogados. "Pienso que también se asesoró con ellos", afirmó.

El ex fiscal de gobierno negó por su parte haber recibido presiones para un pronunciamiento favorable a Casal. Ni de Mujica y su entorno, ni de Leonardo Costa, que en ese momento era el abogado de Casal y que había trabajado con él durante la administración Batlle.

"Jamás levantó un teléfono para preguntarme si ese expediente iba a salir más rápido o más lento", aseguró.

Consultado por los legisladores, Borrelli admitió que no tenía elementos concluyentes para afirmar con seguridad que Casal iba a demandar al Estado.

"Fue puro instinto jurídico. Como jurista, algo se vislumbraba. Habían pasado muchos años y había muchas empresas paralizadas", sostuvo el jerarca ante la Comisión.

"Uno visualizaba que realmente podía haber una acción reparatoria contra el Estado", dijo. "No tenía constancia de nada, pero si uno ve que, pasados tantos años, tantas empresas están paralizadas por un embargo, podía ser posible que hubiera una acción", ratificó.

Borrelli se preocupó en incluir en su dictamen una recomendación al Ejecutivo de la época de, ante una eventual demanda de Casal, hacer uso del artículo 25 de la Constitución, responsabilizando a los funcionarios pertinentes de los perjuicios que el Estado pudiera sufrir por su mala praxis y repetir contra ellos la demanda.

El jerarca había sido designado fiscal de gobierno por Jorge Batlle el 20 de diciembre de 2004. Se desempeñó allí hasta el 7 de febrero de 2017, cuando pasó a prestar funciones en la dirección de la Junta de Transparencia y Ética Pública.

También señaló que el informe que redactó en su momento sobre Casal no fue concluyente en torno a la responsabilidad contributiva de Casal. Basó su decisión, dijo, tomando en cuenta las "muy respetadas posiciones doctrinarias" que hubo sobre el tema, incluyendo la del Tribunal de lo Contencioso Administrativo.

Según relató, el expediente llegó a sus manos en 2012. "Me llamó la atención su considerable tamaño, con más de seis mil folios", recordó. "Tuvo que ser trasladado en un carrito, nunca en mi vida judicial vi algo así", aseguró.

Borrelli dijo que leerlo fue muy dificultoso. Tardó tres meses en resolver su posición, debido a que existían muchas opiniones. La mayoría se inclinaba a que Casal no debía.

En ese sentido se expresaron especialistas tributarios de las consultoras Deloitte, Ferrere y KPMG, entre otras.

Todos habían sido previamente consultados por Casal.

En la postura contraria estaban la Dirección General Impositiva y el Ministerio de Economía y Finanzas, que sostenían que el empresario era deudor.

Tomando en cuenta la situación, desde el gobierno se optó por realizar una consulta concluyente al estudio Guyer & Regules, sobre si Casal debía o no y sobre si existió o no defraudación. La respuesta fue que no la hubo, y que además la eventual deuda ya había prescrito.

Luego de este dictamen, los abogados que representaban a Casal pidieron al gobierno que se avocara el expediente.

"Con toda la jurisprudencia a favor de que el señor Casal no debía, me pronuncié que Casal no debía. Fue por razones técnicas", explicó Borrelli al fundamentar su resolución.

El ex presidente Mujica será uno de los próximos convocados por la polémica en torno a Casal, que enfrentó en su momento al entorno del ex mandatario con su entonces vicepresidente, Danilo Astori.