Argentinos involucrados en Panamá Papers tenían intermediario uruguayo

Publicado: 4/07/2018 08:45
Argentinos involucrados en Panamá Papers tenían intermediario uruguayo

Son estudios contables en Montevideo que salieron a la luz al comenzar a realizar los trámites de regularización fiscal de sus clientes.

Cientos de argentinos con inversiones off shore, que fueron expuestos por la difusión de los “Panamá Papers”, tenían un intermediario uruguayo para sus contactos con Mossack Fonseca, el estudio panameño considerado el epicentro de las maniobras mundiales de evasión fiscal relevados por un consorcio internacional de periodistas.

La situación quedó al descubierto luego de la difusión, en los últimos días, de una segunda tanda de documentos sobre la investigación y luego que los involucrados buscaran acogerse al “blanqueo” de capitales impulsado por el gobierno de su país para declarar propiedades, cuentas bancarias y otros bienes.

En general se trata de estudios contables con sede en Montevideo, que salieron a la luz porque comenzaron a realizar, en nombre de sus clientes, los trámites de regularización ante las autoridades fiscales argentinas.

Un relevamiento efectuado por Perfil, La Nación e Infobae, los medios de ese país que siguen la investigación, demostró que un total de 125 argentinos intentó legalizar propiedades off shore por US$ 125 millones.

Entre lo “blanqueado” se incluyeron casas en Punta del Este, departamentos en Miami o cuentas bancarias en Suiza.

Para ocultar esos bienes habían formado unas 100 sociedades en distintos países del mundo. Entre ellos el propio Uruguay, Panamá, Bahamas, Seychelles y Belice.

Esas sociedades eran, además, titulares de los inmuebles y de las cuentas bancarias. Otro tipo de activos invertían en acciones de otras compañías, también off shore, ubicadas en Montevideo.

Muchas de las sociedades que los argentinos quisieron blanquear tenían una o más propiedades en Punta del Este. Los números parciales arrojan más de 20 inmuebles en el exclusivo balneario uruguayo.

La mitad de los clientes declaraba cuentas bancarias que, por lo general, había sido abierta a nombre de una offshore en bancos de Suiza o Uruguay. También habían abierto una cuenta en Panamá, otra en los Estados Unidos y una más en Emiratos Árabes, entre otros destinos que no fueron identificados en la documentación elaborada por los abogados de Mossack Fonseca.

Un nombre conocido

Hubo casos de empresarios que blanquearon US$10 millones y US$ 15 millones, pero la gran mayoría se concentró en el rango de entre los US$ 500 mil y el millón de dólares.

Entre los clientes hay empresarios del sector agropecuario, farmacéutico y ganadero, algunos apellidos ilustres y muchos ciudadanos desconocidos para la opinión pública. Todos ellos tienen algo en común: aprovecharon la oportunidad para salir de la ilegalidad después de haber quedado expuestos por la filtración offshore. Sus identidades no se revelan debido a que la ley de blanqueo impone el secreto fiscal.

Sólo se conoce la identidad de uno de los clientes argentinos. El miércoles 20 de junio, esta segunda entrega de los Panamá Papers incluyó una historia sobre una offshore secreta de Gianfranco y Mariano Macri, hermanos del presidente de ese país.

A través de esa compañía creada por el estudio panameño, Gianfranco blanqueó unos US$ 4 millones, según revelaron sus propios voceros para aclarar que la offshore BF Corporation había regularizado su situación.