Juez determinó 120 días de prisión preventiva para Balcedo y su esposa

Por: Leonel García
Publicado: 30/01/2018 12:34 | Actualizado:

El fiscal Morosoli formalizó el proceso contra el sindicalista argentino y su pareja, Paola Fiege, por lavado de activos y contrabando.

Luego de una audiencia este martes de casi dos horas y media, el juez de Crimen Organizado Pablo Benitez determinó 120 días de prisión preventiva para el sindicalista y empresario de medios argentino Marcelo Balcedo (54) y su mujer Paula Fiege (33). A ambos se les formalizó una investigación por lavado de activos y contrabando. Al primero, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (Soeme) y propietario del Grupo Hoy, también se le acusa de tráfico interno de armas de fuego.

El fiscal Rodrigo Morosoli había pedido la formalización de la investigación y una prisión preventiva por 150 días. La defensa de la pareja, liderada por los abogados Víctor Della Valle y Alejandro Balbi, había solicitado prisión domiciliaria para ambos primero, rechazando el “peligro de fuga” argumentado por la Fiscalía, y para la mujer solo después alegando razones “humanas”: el daño psicológico que, afirmaron, estaban sufriendo los tres hijos de la pareja, de 10, 4 y 2 años. El juez desestimó ambas peticiones.

Balcedo y su esposa fueron detenidos en un allanamiento realizado en la chacra El Gran Chaparral. Este es un terreno de casi 100 hectáreas dividido en 12 padrones, ubicado en la intersección de Ruta 10 y Calle 30, en Playa Verde, Maldonado, el 4 de enero.

A partir de ese allanamiento, se realizaron embargos en inmuebles por valor de 5.526.0200 dólares, en vehículos por US$ 2.270.800 y US$ 6.740.968 en cuentas bloqueadas y cofres abiertos. Días atrás, el fiscal de Corte, Jorge Díaz, calificó al operativo como “la mayor incautación de dinero vivo” de la historia del país.

La captura fue a través de un alerta roja cursada por Interpol desde Argentina. Ahí se investigaba al hombre por lavado de activos, prácticas extorsivas, maniobras defraudatorias a la cuenta bancaria del Soeme -de ahí habría sacado 80 millones de pesos argentinos entre 2012 y 2013- y vinculación a una banda dedicada al narcotráfico conocida como “Los Monos”.

Paralelamente a este proceso, se está cursando un proceso de extradición a Argentina, pedido que llegó formalmente a la Justicia uruguaya el pasado viernes. Por este motivo, Balcedo se encuentra en Cárcel Central y Fiege en el Instituto Nacional de Rehabilitación Femenino de Colón (el exhospital Musto). Sin embargo, el envío a ese país será posterior a la culminación de la investigación sobre presuntos delitos cometidos en Uruguay, señaló Morosoli.

Propiedades

“Esto no es taxativo”, señaló el fiscal Morosoli durante su primera intervención, la presentación de la formalización, lo que le insumió casi una hora. Además de fundamentar su petición, brindó detalles de los elementos y montos incautados en las dos propiedades de los Balcedo allanadas en Playa Verde. Realmente, mareaba tanta cifra.

Una Ferrari modelo California, valuada en 435 mil dólares, con matrícula uruguaya, destacaba entre 14 vehículos; varios de ellos de alta gama, varios de ellos con valores de seis cifras en dólares. Algunos de ellos estaban a nombre de Fiege o de empresas de las cuales ella era la única accionista.

En la habitación matrimonial, durante el allanamiento del 4 de enero, se incautaron 417.735 dólares, 5.740 euros, 8.397 pesos argentinos, 26.655 pesos uruguayos, 6,10 reales, 10.500 francos suizos y 500 florines holandeses. Todo un cambio. Además de varias joyas –incluyendo cadenas Rolex, Cartier y Hilfiger- se encontraron otros 10.015 dólares dentro de una cartera marca Louis Vuitton, tarjetas de crédito y dos sobres cerrados con la leyenda “abrir si me pasa algo”, fechados en junio de 2017 y abril de 2013.

También había un contrato de arrendamiento con opción a compra de dos aeronaves, dos pistolas Glock, una carabina Colt y un revolver Ruger, además de centenas de cartuchos. Los seis cofres fort abiertos en Montevideo y Punta del Este tenían en su interior 6.219.700 dólares, acciones, documentación societaria, cuatro monedas y una cadena de oro. El ya famoso “zoológico de Balcedo” incluía 14 ñandúes, cuatro ciervos dama, un ciervo axis, cinco carpinchos, tres alpacas, cinco llamas, 15 pavos reales y dos guacamayos, entre otros.

Otro chalet en Playa Verde, Sounion, había sido adquirido por Fiege por 310 mil dólares el primero de diciembre de 2008.

Ni Fiege, ama de casa, ni Balcedo –con “magras rentas” que “por añadidura no estarían declaradas”- pueden justificar semejante patrimonio. Según el informe de Interpol citado por Morosoli, el dinero invertido en Uruguay en bienes muebles, inmuebles o refacciones –El Gran Chaparral fue remodelado por 2,9 millones de dólares- “no ha ingresado a nuestro país a través del sistema financiero, como así también no se ha detectado actividad rentable de las personas investigadas”.

Porque, además, unas 22 personas trabajaban para la pareja en su propiedad percibiendo altas remuneraciones, estando en negro buena parte de esos pagos. Así, una niñera cobraba 3.000 dólares al mes (aunque el recibo indicaba solo 21.400 pesos), un personal trainer, chofer de los niños y encargado de la finca unos US$ 5.800, y otra niñera otros dos mil dólares. Muchos de ellos viajaban con la familia a Buenos Aires, Estados Unidos y Tahití.

Varios de los vehículos incautados con matrícula argentina –dos Porsche, un Chevrolet Camaro y una camioneta Range Rover- no fueron registrados como ingresados al país. Aquí se configuró el delito de contrabando. Ninguna de las armas encontradas estaba registrada en Uruguay, no tenían denuncia de hurto y extravío, ni pedido de secuestro en Argentina.

Fiege – vestida en la audiencia de buzo y championes rosados, pantalón negro y blanco- era quien le pagaba en mano al personal. Balcedo –remera negra a rayas blancas de manga corta, jeans y championes blancos- pidió una interrupción para poder ir al baño durante la alocución del fiscal. “Tomo un diurético”.

La pareja se mostró tranquila en todo momento. Incluso en algunos pasajes se permitieron sonreír.

Arraigados

“La defensa está en notoria desventaja. El fiscal lleva un mes trabajando en el caso y recién ayer (por el lunes de noche) pudimos acceder al informe de Interpol”, dijo a su turno el abogado Della Valle, uno de los patrocinantes de la pareja Balcedo-Fiege. Luego de señalar “irregularidades” en el momento del arresto, episodio que el juez Benitez dijo que correspondía más para el juicio por extradición, la defensa apeló a varios elementos a la hora de contrarrestar el pedido del fiscal.

Todos ellos, a su tiempo, también fueron desestimados por el magistrado.

El primero de ellos se basaba en que el fiscal Morosoli “hablaba por boca del juez argentino” que pidió la extradición, quien a su vez estaba enfrentado con su defendido por temas políticos. Se refiere a Ernesto Kreplak, magistrado de La Plata, con el que el diario Hoy de esa ciudad, propiedad de Balcedo, ha tenido duros enfrentamientos. Ese medio, que ha sabido ser muy crítico con el kircherista, ha tildado a Keplak de ultra-K, además de involucrarlo a él y a su hermano en casos de corrupción.

Empero, el juez decidió formalizar la investigación.

En este punto, la Fiscalía pidió 150 días de prisión preventiva como medida cautelar para preparar su investigación. Morosoli dijo presumir que la pareja podía intentar fugarse. “Aún es solvente y cuentan con recursos para irse del país”. Los máximos de penitenciaría de cada uno de los delitos que se le imputan (15 años para lavado, seis para contrabando y seis para tráfico de armas) son considerados otro “aliciente” para esa intención. Además, se indicó que una de las aeronaves arrendadas por Balcedo estaba “presta a abandonar el país” rumbo a Miami el 5 de enero, un día después de la detención.

En ese lapso, además, la Fiscalía investigaría otras diez sociedades comerciales involucradas a los imputados y a sus personas allegadas. Una de ellas es 89.5 FM de Punta del Este.

La defensa se opuso “radicalmente” a la prisión preventiva a la pareja, señalando que no se trata de “extranjeros golondrina”. Della Valle señaló que ambos llevan ya “once años” viviendo entre Playa Verde y Buenos Aires y ya están “arraigados” en el país. Los tres hijos de la pareja, además, viven en el país con la madre y “hace siete años” que asisten a un colegio en Punta del Este, agregó Balbi.

“¿De qué peligro hablamos cuando se ha allanado todo? ¿Se ha incautado todo?”, se preguntó Della Valle, argumentando en favor de otras medidas cautelares como cierre de frontera, tobilleras electrónicas, o el arresto domiciliario.

Esto último fue enfatizado en el caso de Paola Fiege. La defensa señaló –y ella asentía con la cabeza- que en este mes fue trasladada “por cuatro cárceles distintas” y que incluso fue objeto de “amenazas” por otras internas. También se alertó por daños psicológicos a los tres hijos de la pareja, actualmente a cargo de una hermana menor de la madre, de 24 años.

El juez Benitez coincidió con la percepción de la Fiscalía de la posibilidad de fuga y estableció la prisión preventiva como medida cautelar, aunque por 120 días “a contar desde el día de la fecha (por este martes)”.

La defensa de la pareja pidió, en una última instancia, el recuso de la reposición de la prisión preventiva para Fiege. “Está en riesgo la salud mental de tres niños menores de edad”, indicó Balbi. A su turno, el fiscal Morosoli respondió que los chicos están al cuidado de un familiar directo de la madre “y de un gran número de personas”, al tiempo que pidió no rever la resolución judicial “en base a cosas ajenas a esta instancia procesal”. El juez, nuevamente, acordó con el fiscal.

¿Cómo sigue?



Además de estar bajo arresto administrativo por la extradición a Argentina, ahora hay una prisión cautelar para Marcelo Balcedo y Paola Fiege por delitos cometidos en Uruguay. Si la extradición se concediera, esta tendría que esperar materialmente a que termine el proceso en el país.

Para este miércoles estaba previsto una audiencia por la extradición. Los abogados Della Valle y Balbi estuvieron acompañados este martes por un colega argentino, que también entiende del tema. Sin embargo, aún había una posibilidad de que esa audiencia se suspendiera, según le dijeron a ECOS fuentes judiciales.

En principio, los bienes están incautados y a disposición de la Fiscalía uruguaya en esta investigación. La Justicia argentina pidió la cooperación de Uruguay para la detención de las personas, no la incautación de los bienes, destacó el fiscal Morosoli a la prensa luego de la audiencia.