Astoristas no se bajan y mantienen postura de topes para cincuentones

Por: Fabian Cambiaso
Publicado: 6/12/2017 21:03
Astoristas no se bajan y mantienen postura de topes para cincuentones
sci

El ministro de Economía se mostró sorprendido por la escasa "receptividad" de sus advertencias sobre el impacto fiscal del proyecto.

Danilo Astori retornó en la mañana de este miércoles de Ecuador. A ese país había viajado el domingo, en misión oficial.

Lo primero que hizo en Montevideo fue reunirse con los principales integrantes de su sector para intercambiar información sobre un asunto concreto: la marcha de la discusión interna en el Frente Amplio sobre el proyecto de ley de los "cincuentones".

Participantes de la reunión dijeron a ECOS que el ministro de Economía se mostró sorprendido por el hecho de que, en los días en que estuvo fuera del país, el oficialismo no hubiera avanzando en una solución.

Y sobre todo, se quejó de que el resto de los sectores no mostraran una mayor receptividad a sus advertencias sobre las consecuencias que se abatirán sobre el país si el proyecto se aprueba tal como lo envió el Poder Ejecutivo.

En el astorismo se remarca que el tema, más allá de la justicia de los reclamos de los afectados, debe ser resuelto a la luz de los necesarios equilibrios de la sostenibilidad fiscal de la cuentas públicas y el cuidado de la equidad intergeneracional.

La posición del titular de Economía es que, como integrante del Poder Ejecutivo, debió remitirse a lo expresado por el presidente Tabaré Vázquez y firmar el proyecto enviado al Parlamento por el Poder Ejecutivo.

De todas formas entiende que, a la hora de la discusión, el Poder Legislativo deberá tomar en cuenta la información actualizada aportada por el MEF, que habla de una diferencia sustancial en cuanto a los costos que supondrá la iniciativa.

En ese marco y, si bien remarcó la postura de su sector de negociar, el diputado Alfredo Asti dijo a ECOS que, para Asamblea Uruguay, el acuerdo significa que los costos deben bajar.

Valoró en ese sentido la propuesta que elevó en los últimos días el Movimiento de Participación Popular, en torno a la posibilidad de que los "cincuentones" difieran al momento de jubilarse la opción por uno u otro sistema.

De todas formas, Asti sostuvo que es claramente insuficiente al no reducir la erogación que supondrá el proyecto para las arcas estatales.

Así, el astorismo mantiene su postura de topear el monto de las pasividades que recibirían los que decidieran dejar las administradoras privadas en favor del Banco de Previsión Social.

El legislador le trasladó la responsabilidad a los sectores que siguen reclamando aprobar el proyecto sin cambios. "Hay otros actores que deben jugar, y veremos como juegan en el momento de la definición", sostuvo.

El astorismo reforzó su postura luego del informe que el Ministerio de Economía y Finanzas presentó este martes ante el Parlamento, en el marco de la discusión del proyecto de ley.

Basándose en la simulación efectuada por el Banco de Previsión Social (BPS), los números elevados por el subsecretario Pablo Ferreri son muy superiores a los estimados por el propio organismo.

Mientras el banco estimó un costo de US$ 2550 millones a lo largo de 48 años, Economía lo ubicó en casi US$ 3700 millones.

"Fue una explicación contundente sobre los números reales del proyecto y el efecto sobre el gasto fiscal en relación al PBI para cubrir el costo de esta solución", destacó Asti. "No es terrorismo".

La última frase del legislador tuvo un destinatario directo.

Al mismo tiempo que el MEF exponía las cifras y luego de asistir a otra comisión, el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, se mostró sorprendido por el "terrorismo de cifras" que hubo en los últimos días en torno al déficit que generará la iniciativa.

El jerarca cuestionó que el equipo económico manejara los costos en términos globales en vez de hacerlo en forma anualizada en relación al producto.

"No hablemos de cifras globales, que parece que le molestan al ministro", ironizó Asti al sostener que, aún medido en forma anual, el proyecto supondrá un impacto del 0,4% del PBI a partir del sexto año de aplicación y a lo largo de 24 años.

Todo eso tomando en cuenta un producto creciendo a un 3% anual lo que supone, en términos actuales, un costo de US$ 240 millones por año.

"No sé quién hace terrorismo," se preguntó Asi, al sostener que fueron el Ministerio de Trabajo y el BPS los que siempre hablaron de cifras globales.

Más diferencias

Las diferencias de Economía con los cálculos realizados previamente por el Banco de Previsión Social (BPS) radican en la forma de calcular el valor presente neto del flujo de los fondos que generará el proceso a lo largo de casi 50 años.

Es que, para calcular el rendimiento de los fondos de la AFAP, el BPS fijó una tasa de 1,5% por encima del valor de la unidad reajustable.

Economía estimó más prudente tomar como referencia el promedio de los últimos diez años, y aplicó una tasa de 0,5%, manteniendo las simulaciones realizadas por el organismo.

Uno de los detalles que se preocupó en remarcar Ferreri este martes ante el Parlamento fue las diferencias entre los escenarios estimados por el BPS entre el primer y el segundo informe del organismo.

Así, entre mayo de 2016 y octubre de este año, el número de posibles beneficiados aumentó 70%.

La postura del astorismo se endureció aún más luego que este martes los diputados del oficialismo recibieran un informe de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) sobre el "efecto regresivo" que tendría el proyecto de los "cincuentones".

Es que el 67% de los potenciales beneficiarios de la iniciativa están comprendidos en los tres decibeles de mayores ingresos del país, según el documento. Más de la mitad se encuentran en los dos niveles más altos.

Así, si el Índice de Gini está hoy ubicado e 0,405, la aplicación de la ley hará que suba a 0.426.

Este índice es el que calcula la igualdad de ingresos, siendo 0 una sociedad perfectamente igualitaria y 1 una totalmente desigual.