Uruguay cambia postura para evitar "aislamiento total" de Venezuela

Publicado: 5/05/2017 14:27
Uruguay cambia postura para evitar "aislamiento total" de Venezuela

Cancillería rompió su adhesión a las declaraciones críticas hacia Maduro para fomentar el diálogo e impedir que quede radiado de la región.

Por primera vez, en en una larga secuencia, el gobierno uruguayo eludió suscribir una declaración crítica hacia el gobierno de Venezuela en la que se deplora la escalada de violencia en el marco de la crisis que vive ese país.

Firmada por ocho países, la declaración expresó este jueves su enérgico rechazo al "uso excesivo de la fuerza por parte de las autoridades venezolanas contra la población civil".

Se trata de un cambio notorio en las acciones que viene promoviendo Cancillería con respecto a la situación en ese país.

Fuentes oficiales explicaron a ECOS que existen dos razones para que el nombre de Uruguay no apareciera en esa declaración crítica. Una de ellas es el propio tenor del comunicado. Uruguay teme que se transforme en el primer paso de un camino que desemboque en una condena total al gobierno de Nicolás Maduro y su expulsión de todos los organismos regionales.

"Esto termina en la aplicación de la carta democrática", sostuvieron.

Montevideo mantiene su postura en cuanto a que lo peor que se puede hacer ahora es aislar a Venezuela. Es por eso que la acciones de Cancillería estarán enfocadas en "promover el diálogo interno" entre oficialismo y oposición.

La prioridad es frenar los hechos de violencia en ese país, que se cobraron la vida de 35 personas desde que estalló la crisis.

Otra razón es que el Palacio Santos analiza sumarse a otro grupo de países que, en vez de realizar condenas sistemáticas, tienen decidido promover la formación de una mesa internacional de diálogo que ayude a componer la situación política en Venezuela.

Esta acción se pondrá en marcha sólo si existe la anuencia de todas las partes involucradas, para evitar una injerencia indebida en los asuntos internos venezolanos.

Más allá de estos motivos, las fuentes entienden que este cambio de actitud sirvió como una "señal" a la interna del Frente Amplio, en momentos en que no existe un respaldo unánime de la bancada oficialista hacia el canciller Nin, de cara a la interpelación que afrontará el próximo miércoles.

En ese marco, el hecho de que Montevideo no se sumara a la declaración de este jueves genera un "gran ambiente" para lograr consensuar una moción de apoyo en común al ministro.

De todas maneras, la Cancillería uruguaya sigue expectante sobre la forma en que el gobierno venezolano resolverá el llamado a la Asamblea Nacional Constituyente. La postura de Nin Novoa es que sus integrantes deben ser electos por el voto popular.

Reclamos y preocupaciones

El 30 de abril Uruguay había suscrito una declaración conjunta de "adhesión" a las expresiones del Papa Francisco sobre la situación política en Venezuela, lo que le valió ser acusado de "injerencista" por parte de Caracas.

El día 20 del mes pasado firmó otra declaración en que la se condenaba enérgicamente la violencia en ese país, lamentando la pérdida de vidas. Allí sumaba su voz al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres en el pedido de adopción de "urgentes medidas" para reducir la polarización y crear las condiciones necesarias para resolver la crisis.

Se reclamaba también que el gobierno de Maduro fijara fechas para el cumplimiento del cronograma electoral previsto, liberara a los presos políticos de las cárceles y garantizara la separación de poderes.

Tres días antes Montevideo rechazaba la muerte de seis manifestantes en un enfrentamiento con la policía venezolana y expresaba su solidaridad con los familiares. Hacía además otro reclamo para la convocatoria a elecciones regionales y municipales.

El 31 de marzo condenaba la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia venezolano que, en los hechos, desposeía de sus atribuciones a la Asamblea Nacional, una decisión que luego fue revertida.

El 24 de ese mes Uruguay se mostraba "profundamente preocupado" por la situación en Caracas, a raíz de un informe elaborado por el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro.