Contaminación en playas capitalinas es de "difícil solución"

Publicado: 11/01/2017 16:45
Contaminación en playas capitalinas es de "difícil solución"
Intendencia de Montevideo
Bandera de riesgo sanitario flameando en una playa montevideana.

Montevideo tiene tres playas inhabilitadas por contaminación, y las restantes presentan riesgo sanitario por presencia de cianobacterias.

Las playas de Montevideo tienen cianobacterias, informó el Servicio de Evaluación de Calidad y Control Ambiental de la Intendencia de Montevideo (IM), aunque sostuvo que los niveles son menores a otros años. La División Salud de la comuna desaconseja el baño en todas aquellas playas que presenten banderas sanitarias.

Alice Verón, médica general y directora de la División Salud, explicó que las cianobacterias contienen una toxina sumamente dañina para el organismo humano –la cianotoxina–, que puede ocasionar importantes niveles de intoxicación, pero sólo en el caso de que se ingieran abundantes cantidades y en forma prolongada.

La ingesta a la que se refiere la jerarca es aquella directa o “accidental”, en que pueden recaer los niños, aunque no a la relativa al consumo de pescado, ya que la metabolización del animal no conduce la bacteria a su carne, indicó.
El mero contacto con el agua contaminada puede producir reacciones alérgicas en la piel.

Sin embargo, el mero contacto con el agua contaminada puede producir alteraciones en el cuerpo, en particular, reacciones alérgicas en la piel, “como la formación de rayas y erupciones que generan molestia y comezón".

Se aconseja a la población a que cuando se presenten estos síntomas se proceda a lavarse profundamente el área de la piel afectada, y se consulte con un médico "en forma inmediata”.

Tres playas inhabilitadas



Según el último informe de la División Salud del 6 de enero, hay tres playas que no están habilitadas por altos niveles de contaminación. Estas son las playas del Gas, Buceo y Miramar. “Su situación es la de siempre, y difícilmente podamos solucionarlo”, dijo Verón, quien atribuyó la contaminación principalmente a la desembocadura de arroyos contaminados.
Las playas inhabilitadas no cuentan guardavidas.

Por otra parte, en contraste con 2016, la playa de Santa Catalina fue “recuperada” en esta temporada, permitiéndose el baño de los ciudadanos.
“La hemos monitoreado bien de cerca –contó–, y observamos que los valores de contaminación han bajado notoriamente y que se mantienen bajos, por lo cual ya no tiene bandera sanitaria”.
La directora de Salud agregó que no debe perderse de vista que las playas inhabilitadas no cuentan con la cobertura de guardavidas.


Avistamiento



Cuando su presencia es “dispersa”, como es el caso de este año, las cianobacterias se manifiesta como “yerba en el agua”, pero también puede aparecer en cantidades concentradas, y en ese caso se expresa en forma de espuma, según dijo la química y doctora en biotecnología Beatriz Brena, responsable de la Unidad de Estudios de Calidad de Aguas del Laboratorio de Calidad Ambiental de la IM.

En cualquier caso, explicó Verón por su parte, el sólo hecho de avistar esas manifestaciones es confirmatorio de la presencia bacteriana. “Siempre que analizamos muestras de las zonas donde se avistó su presencia, los valores que resultan son altos”, afirmó.

Por esto mismo, los guardavidas son los responsables de asignar la bandera sanitaria cuando detectan la bacteria, y ya no aguardar primero la autorización de la División Salud, como se hacía hasta el año pasado. "De esta forma nos anticipamos".

Causas



Para el biólogo y máster en Gestión y Auditoría Ambiental Ricardo Hladki la presencia de las cianobacterias en la costa de Montevideo se debe a múltiples variables que en algunos casos son de “difícil solución”.

El cambio climático es una de ellas, aseguró, pero también lo es el aumento de la producción de soja de los últimos 15 años –con el uso de los fertilizantes que conlleva– y las naturales alteraciones de las dinámicas de los ríos.
Hladki: no hay un único factor responsable.

Hladki, que también es investigador en la estación experimental Dr. Mario A. Cassinoni de la Universidad de la República, añadió que todos esos factores "propician la formación de nutrientes de que se alimentan las cianobacterias". Pero es importante recalcar, dijo, "que no hay un único responsable”.

Sin embargo, los especialistas municipales atribuyen mayor responsabilidad a la acumulación de agua en el sistema sanitario cuando se producen fuertes precipitaciones. Esa agua, que luego se vierte al mar, "está cargada de enterobacterias de todo el saneamiento de la ciudad", expresó Verón.

Por ese motivo es que durante las 24 horas posteriores a tormentas e intensas lluvias, la Intendencia recomienda no bañarse en sus playas.