Histórico: Kerry en izamiento de bandera de EEUU en Cuba

Actualidad

14/08/2015 12:12

Histórico: Kerry en izamiento de bandera de EEUU en Cuba
La bandera de EEUU ondea en la embajada de La Habana. Se completa una nueva fase de la normalización de las relaciones entre EEUU y Cuba.

El último antecesor de Kerry en la isla fue Edward Stettinius en 1945. El fin del bloqueo y los cambios políticos en Cuba entre los desafíos

Tres jóvenes marines izaron hoy la bandera de Estados Unidos en la embajada de este país es el Malecón de La Habana, que recibieron de los tres militares que la habían arriado en 1961.

"Los invito en nombre del presidente Obama y el pueblo norteamericano para cumplir su compromiso presentando la bandera de barras y estrellas para ser izada", les instó el secretario de Estado norteamericano, John Kerry en su discurso.
John Kerry en la ceremonia realizada en la Embajada de EEUU. Cuenta de Twitter del Departamento de Estado.
John Kerry en la ceremonia realizada en la Embajada de EEUU. Cuenta de Twitter del Departamento de Estado.

La visita de Kerry es considerada histórica porque es la primera en 70 años de un secretario de Estado de EE.UU a Cuba. Además de consolidar la nueva etapa de relaciones bilaterales entre ambos países, se cumple con la formalidad del izado de banderas en la reapertura de las embajadas de ambos países. El pasado 20 de julio ocurrió en Washington DC en el edificio de la embajada de Cuba.

En su discurso, John Kerry, afirmó que una "democracia genuina" en la que puedan "elegir libremente a sus gobernantes" es la mejor opción para los cubanos, aunque dijo que son ellos quienes deben definir su futuro.

"Nuestras políticas del pasado no han conducido a una transición democrática aquí en Cuba. Sería poco realista esperar que la normalización de relaciones tenga un impacto transformador en el corto plazo".

Uno de los momentos más aplaudidos fue cuando se refirió al embargo comercial que su país impuso a la isla: "El bloqueo sobre Cuba queda en manos del Congreso, pero su final es un paso que apoyamos (la Casa Blanca) con gran fuerza".

Kerry afirmó sentirse "en casa" en la embajada estadounidense en La Habana, en "una jornada para dejar a un lado viejas barreras y explorar nuevas posibilidades". "No hay nada que temer, ya que serán muchos los beneficios de los que gozaremos cuando permitamos a nuestros ciudadanos conocerse mejor, visitarse con más frecuencia, realizar negocios de forma habitual, intercambiar ideas y aprender los unos de los otros", dijo en un fragmento en español durante su discurso en la ceremonia oficial de inauguración de la embajada.

El jefe de la diplomacia estadounidense señaló que esta apertura sucede como resultado de la "valiente" decisión de los presidentes Barack Obama y Raúl Castro de dejar de ser "prisioneros de la historia" y enfocarse en el presente y el futuro de ambas naciones.

"Mis amigos, no se necesita un GPS para darnos cuenta que el camino de mutuo aislamiento y alejamiento que los EE.UU. y Cuba han seguido no es el correcto y que ha llegado el momento de movernos en una dirección más promisoria", insistió.

La historia de los 3 marines
Los tres marines de EEUU que arriaron la bandera en 1961 y volvieron a La Habana.
Los tres marines de EEUU que arriaron la bandera en 1961 y volvieron a La Habana.

Larry Morris, Mike East y Jim Tracey, los antiguos marines, todos septuagenarios, entregaron la bandera a los jóvenes marines encargados de colocarla en el mástil e izarla.

El jefe de la diplomacia estadounidense recordó la promesa que Morris, East y Tracey hicieron en 1961 de regresar a la capital cubana "e izar la bandera sobre la Embajada de los Estados Unidos que arriaron en aquel día de enero tan lejano".

"Larry, Jim, Mike. Es su momento para pronunciar las palabras que harían orgulloso a cualquier diplomático justo como a cualquier miembro del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos: Promesa hecha, promesa cumplida", dijo Kerry.

Los veteranos forman parte de la delegación compuesta por unos 20 funcionarios y legisladores estadounidenses que acompañan a Kerry.

Los tres marines estaban a cargo de la seguridad de la misión diplomática en Cuba el 4 de enero de 1961, cuando el suboficial a cargo pidió voluntarios para arriar la bandera por última vez, antes de abandonar la isla y cerrar la embajada.

La tarea recayó sobre Jim Tracey, el guardia de mayor rango en la embajada en aquel momento, Morris, un soldado que hoy tiene 75 años, y East, un cabo que se convirtió en sargento de artillería y en la actualidad tiene 76 años.

En base a EFE y redacción Ecos.la