Frente presenta proyecto para regular cannabis medicinal y terapéutico

Salud

9/05/2019 14:32

Frente presenta proyecto para regular cannabis medicinal y terapéutico

Pretende solucionar las dificultades de acceso a los que opten por la sustancia para mejorar su salud. Se venderá en farmacias.

La bancada de diputados del Frente Amplio presentó esta semana un proyecto de ley para regular de forma integral el acceso de la población al cannabis medicinal y terapéutico.

Se trata de 21 artículos que buscan proponer un conjunto de medidas complementarias a la normativa ya vigente para garantizar sobre la accesibilidad de los pacientes que, contando con una prescripción médica, opten por un tratamiento en base a a esta sustancia para la mejora de su salud.

Así, se declara de interés público las “acciones tendientes a proteger, promover y mejorar el acceso a la salud pública mediante productos de calidad controlada, a partir de buenas prácticas de producción agrícola y de manufactura en base a cannabis o cannabinoides, así como la accesibilidad, asesoramiento y seguimiento médico, e información sobre cannabis de uso medicinal y terapéutico”.

Se obliga al Ministerio de Salud Pública a implementar y evaluar el Programa Nacional de Cannabis de Uso Medicinal y Terapéutico, aplicando a la planta los controles y mecanismos comprendidos en la convención Única de 1961 sobre estupefacientes.

Así el acceso al uso de la sustancia con estos fines se integrará a las prestaciones previstas en el Fondo Nacional de Salud.

Las farmacias habilitadas realizarán la dilución, fraccionamiento, elaboración y venta de este tipo de productos, divididos en varias categorías: especialidades farmaceúticas, vegetales,medicamentos fitoterapéuticos nuevos o tradicionales, o productos vegetales en base a cannabis.

En caso que por motivos excepcionales sea necesaria la importación, deberá ser habilitada por el Ministerio de Salud Pública.

Además, el oficialismo pretende generar un marco regulatorio que promueva la producción de cannabis y sus derivados para uso medicinal, en particular a pequeña y mediana escala, a través de la elaboración de productos vegetales.

Así, se propone habilitar una nueva vía de acceso al crear las Asociaciones de Pacientes para el uso de cannabis con fines medicinales, así como las formulaciones médicas o magistrales destinadas al tratamiento de enfermedades y síntomas de acuerdo a la indicación médica especificada en cada caso a través de la receta correspondiente.

Estas asociaciones deberán tener un mínimo de quince socios y un máximo de cien, así como contar con una licencia oficial, además de un médico tratante y un químico farmacéutico.

En estos casos los pacientes también deberán presentar receta médica.

Para los legisladores del oficialismo, la implementación del componente de cannabis prevista en la que reguló lo referido a la marihuana estatal adolece de una serie de dificultades.

Citando cifras aportadas en 2017 a la Comisión de Adicciones de Diputados, el texto indica que, pese a la presentación de más de 20 proyectos de Licencias de Producción e Investigación Científica, solo existía un único producto en base a cannabis disponible en las farmacias. Asimismo fueron constatadas importantes demoras y dificultades financieras y reglamentarias en la tramitación de los proyectos de investigación, que han impedido su concreción.

De acuerdo a la investigación realizada por el equipo Monitor Cannabis de la Facultad de Ciencias Sociales de Universidad de la República, el 90% de la población entre 15 y 64 años de edad estaba de acuerdo con la implementación del componente de cannabis medicinal de la regulación. Un 24% de la población está interesada en utilizar estos productos. Sin embargo, solo un 10% del total de interesados está efectivamente en tratamiento con productos en base a cannabis o cannabinoides.

De acuerdo con la citada investigación, un tercio de ese 10 % accede mediante productos registrados a nivel nacional o internacional. Otro tercio lo hace a través de aceites, tinturas y cremas gracias al auto cultivo propio, con y sin registro. El último tercio lo hace por vías irregulares, sin contar con la debida información sobre los productos ni controles de calidad que garanticen un uso seguro.

El proyecto plantea además el desarrollo de una “línea de formación” de los recursos humanos del Sistema Nacional Integrado de Salud en el uso medicinal y terapéutico del cannabis.

Sería en coordinación entre las autoridades de la Salud, el Instituto de Regulación y Control del Cannabis, el Instituto Nacional del Empleo y Formación Profesional, el Sindicato Médico del Uruguay, la Asociación de Química y Farmacias, el Sindicato de la Industria del Medicamento y la Sociedad Uruguaya de Endocannabinología.

También la Inclusión, dentro del Sistema Nacional de Transformación Productiva y Competitividad, tanto a la cadena de valor del cannabis y sus derivados como la investigación aplicada.

Por otra parte se propone una comisión institucional para la inclusión de todo lo relacionado a la sustancia en el sistema financiero.